Policiales

El descargo del forense que hizo la autopsia

Viernes 27 de Octubre de 2017

El médico Raúl Rodríguez, quien realizó la primera autopsia al cuerpo de Franco Casco y acercó en julio pasado a los investigadores un informe odontológico realizado por docentes de la UNR, explicó que esa pericia fue ordenada en el marco de un convenio entre el Instituto Médico Legal (IML) y la Universidad, dado que el instituto ubicado en 3 de Febrero y Avellaneda "no cuenta con odontólogos forenses".

Según explicó en un escrito acompañado por el abogado Froilán Ravena, el cuerpo de Casco ingresó al IML como NN y en ese momento la fiscal provincial Mariana Prunotto ordenó una pericia odontológica, por lo que un empleado del IML se ocupó de llamar por teléfono a los peritos docentes. El médico asegura que él se ocupó de atender a los padres de Casco que en esos días reconocieron el cuerpo y que nunca tuvo conocimiento de que se practicó la pericia odontológica. "El informe pericial nunca fue ingresado al IML, por lo que al no poseer dicho informe no hice referencia en ninguna documental de su realización", aclaró Rodríguez en el escrito.

Hallado por pedido

"Es de destacar que esta tarea la realizan profesionales que no pertenecen al staff del IML y que a ese momento no estaba claramente definida la actuación y responsabilidades de dichos profesionales respecto a los tiempos y procedimientos para la realización y entrega de informes", añadió. Aclaró que recién tomó conocimiento de la existencia del informe al revisar la documentación existente sobre el caso, por pedido judicial, en julio pasado. Entonces advirtió que la pericia estaba archivada en la cátedra de la UNR como NN porque se hizo antes de saber que el cuerpo pertenecía a Franco.

"Entendí en ese momento que mi obligación al enterarme de la existencia de dicha pericia, y sin saber el resultado de la misma, era ponerla a disposición de la Fiscalía actuante", añadió Rodríguez. Aclaró además que la pericia "está debidamente documentada con fotografías" y da cuenta de que un tercer incisivo fue extraído a los fines de identificación del cuerpo, cuando Casco llevaba muerto ya veinte días, lo que "pone en duda la veracidad" del posterior informe de peritos nacionales que atribuyen esa pérdida a golpes en vida.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario