Policiales

Ejecutan a un hombre con dos tiros en un ajuste vinculado a las drogas

Estaba en su casa junto a dos mujeres pero los sicarios sólo le apuntaron a él. Los pesquisas dicen que tenía tantos antecedentes penales como deudas por el narconegocio

Sábado 31 de Mayo de 2008

"Me están buscando". Esas tres palabras sintetizan lo que fueron las últimas horas de vida de Eduardo Godoy, el hombre con antecedentes penales que en la localidad de Pérez era conocido como La Chancha. El jueves a la tardecita, dos motos de baja cilindrada llegaron hasta la puerta de su casa en el barrio Terraplén de la vecina ciudad. Dos hombres bajaron de los rodados con una pistola 9 milímetros y fueron hasta la puerta de la vivienda. Tras abrirla de una patada, balearon sin piedad a Godoy, quien no alcanzó a refugiarse en su habitación. Un proyectil le impactó en la pierna derecha y el otro le dio en el pecho. La hipótesis sobre la que trabajan los pesquisas del crimen es el ajuste de cuentas por una deuda por drogas.

Godoy tenía 40 años y, según contaron sus vecinos, vivía solo desde hace más de 15 años en el barrio Terraplén, en una casa de Malvinas Argentinas al 1000. Claro está que ese tiempo transcurrió con los altibajos que le solían traer las entradas y salidas de las comisarías. Incluso, dicen que hace poco menos de un año logró la libertad condicional tras pasar un tiempo en Coronda. Tenía varios antecedentes penales, en su mayoría delitos contra la propiedad y las personas, eufemismo que utiliza la jerga policial para sintetizar los robos con armas de fuego.

En el límite. Malvinas Argentinas es de las últimas calles que tiene Pérez al sur. El límite natural del barrio. Después del terraplén todo es zona de quintas. El jueves, pocos minutos antes de las 19, por esa calle llegaron dos motos de baja cilindrada. Los vecinos no podían precisar sus marcas pero sí que no superaban los 110 centímetros cúbicos. Al menos dos hombres bajaron de los rodados, traspasaron un precario portón de madera y fueron directamente hasta la puerta de entrada. Patearon la chapa hasta abrirla y buscaron su objetivo. Adentro, Godoy estaba con dos mujeres, pero los recién llegados encararon directamente hacia él.

Godoy entendió rápidamente que ese era su final y trató de guarecerse en su habitación. Fueron al menos cinco disparos los que se escucharon en las casas vecinas y la gente del barrio no asomó sus narices a la calle hasta que los motores de las motos dejaron de oírse. De esos balazos calibre 9 milímetros, dos dieron en el blanco. Uno en la pierna derecha, casi a la altura de la ingle; y el otro en el tórax, sobre el costado izquierdo. En minutos La chancha Godoy estaba liquidado.

Ruidos del ajuste. "Fue todo muy rápido. Primero escuchamos el ruido a chapa cuando la pateaban. Después fueron cinco tiros. No todos juntos, en dos series. Los perros ni ladraron del susto. Después se escucharon los motores de las motos. Salí a ver cuando llegó la policía", explicó un vecino.

Según pudo saberse, La chancha se había abierto al mundo de la venta de drogas en el último tiempo de su vida. "En Pérez era conocido como alguien que vivía en la ilegalidad. Después se pasó al palo de la droga, no supo cumplir y el que le proveía la droga no lo aguantó", precisó una fuente allegada a la investigación. "Primero vendió fasos (marihuana) y después se pasó a la cocaína. Pero nunca vendió en su casa. Rotaba el lugar todo el tiempo", indicó un informante.

De acuerdo con quien se hable entre las fuentes que trabajan en el caso, Godoy mantenía una abultada deuda en dinero. Algunos hablan de 5 mil y otros de 10 mil pesos. En lo que todos coinciden es que la deuda se generó dentro de submundo de las drogas, aunque no se puede precisar de qué tipo: si de las naturales o las de laboratorio. El homicidio es investigado por el juez de Instrucción Juan José Pazos.

El segundo

Este fue el segundo homicidio registrado en Pérez en los últimos dos meses y con la droga como móvil. El anterior fue el del policía federal Claudio Alvarez, ocurrido el 5 de abril a metros de la esquina de Belgrano y Morelli. Por ese hecho hay dos detenidos, uno de ellos Raúl José, un vendedor de cocaína conocido como Raulo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario