Policiales

Dos jóvenes a prisión por matar a un cuadripléjico

Tienen 19 y 21 años y están imputados de quitarle la vida a Bernardo Charpentier el lunes pasado y de robarle para comprar drogas

Sábado 19 de Mayo de 2018

Los dos hombres detenidos por el crimen de Bernardo Charpentier, ocurrido entre las últimas horas del domingo y la madrugada del lunes en la ciudad de Reconquista, fueron imputados por el hecho y el juez de Garantías Gonzalo Basualdo les dictó la prisión preventiva a pedido del fiscal Alejandro Rodríguez. Para el acusado como autor material del crimen, la medida cautelar fue dictada por seis meses; mientras que a su cómplice, sospechado de encubrimiento y estafa, la prisión preventiva lo alcanzará por 15 días.

   Charpentier era un informático francés cuadripléjico, de 52 años, quien vivía en Reconquista desde 1970, donde trabajaba en el hospital regional. El hombre se movilizaba en una silla de ruedas luego de un accidente que sufrió a los 17 años y el lunes pasado, a la 11 de la mañana, fue hallado sin vida por su acompañante terapéutico en su casa de Primera Junta al 200, en el barrio San Jerónimo del Rey.

   La víctima presentaba varias heridas de arma blanca y había sido degollado. El cuerpo estaba sobre la silla de ruedas, frente a su computadora, y en la escena del crimen se encontró un cuchillo tipo tramontina.

   La investigación del hecho recayó en los fiscales Alejandro Rodríguez y Aldo Gerosa, quienes de inmediato siguieron una línea de investigación que presume que el homicida (no se descarta que sean dos) conocía a la víctima. En ese sentido, una de las hipótesis indica que el asesinato pudo tener que ver con la intención de ocultar otro delito o extraerle información a la víctima.

   Respecto de los sospechosos, personal de la Policía de Investigaciones (PDI) comenzó por analizar el entorno de Charpentier, la gente que lo asistía en tareas que van desde los mandados hasta extraer dinero del banco. Al respecto trascendió que varios vecinos del hombre de origen francés comentaron antes los pesquisas que en los últimos tiempos se percibían movimientos raros en la casa de la víctima.

Allanamientos

En ese marco, entre los elementos a peritar en busca de información estaba la computadora de la víctima de la cual se extrajeron datos sobre sus contactos próximos. Tras las primeras investigaciones, los agentes de la PDI llevaron adelante varios allanamientos por orden del juez Mauricio Martelossi. Como resultado de los mismos fueron detenidos dos jóvenes.

   El primer allanamiento fue en una vivienda de Belgrano al 2300 donde se detuvo a Lucas A., de 21 años, quien cuenta con numerosos antecedentes penales. Según los registros, el joven sindicado como autor del homicidio se encontraba detenido en la unidad de detención de Santa Felicia, donde purgaba una pena por hurto desde el 21 de octubre del 2017 cuando lo condenaron a 3 años de prisión. Pero en marzo pasado salió bajo el régimen de libertad condicional. Además había tenido otros dos ingresos a la mencionada cárcel: el 29 de junio del 2016 por robo agravado; y el 19 de enero de 2017 por robo calificado.

   Otro de los allanamientos se llevó adelante en una finca de Lucas Funes al 100 donde la PDI detuvo a Mariano G., de 19 años. Además, los pesquisas estuvieron en la casa de un familiar político del primer joven, donde secuestró "material de interés para la causa" y en otros allanamientos lograron incautar elementos probatorios que fueron puestos a disposición de la Justicia.

   Hasta el momento todos los indicios permiten determinar que el asesino ingresó en la casa de la víctima mediante un engaño y con intenciones de robo.

   Ayer, en el marco de la audiencia imputativa, el juez de la Investigación Penal Preparatoria Gonzalo Basualdo dictó la prisión preventiva de ambos jóvenes. Lucas A. deberá cumplir seis meses tras las rejas mientras avanza la pesquisa acusado de homicidio agravado por alevosía, hurto y estafa, todo en concurso real entre sí. Mientras que Mariano G. sólo estará preso los próximos 15 días mientras el fiscal recaba nuevas pruebas que lo involucren acusado de encubrimiento agravado en concurso real con estafa.

Un microondas por droga

El fiscal Rodríguez explicó tras la audiencia imputativa que Lucas A. "utilizó elementos punzocortantes con los que le provocó heridas de distinto tipo y en diversas partes del cuerpo a la víctima" y que "uno de esos elementos tiene una hoja de metal de 32 centímetros de largo y 19 de ancho. Esa arma blanca fue encontrada en un recipiente que era utilizado para depositar basura".

   Agregó además que "se le atribuyó a Lucas A. haberse apoderado ilegítimamente de un teléfono celular, un horno microondas y 500 pesos de la víctima; y también se le imputó una estafa porque ofreció y entregó como suyo el horno microondas a cambio de estupefacientes".

   En relación a Mariano G., Rodríguez sostuvo que "recibió el microondas de manos del otro imputado y lo ayudó a ocultar el electrodoméstico. Por otra parte, y a sabiendas de que provenía de un ilícito, también lo ofertó y lo entregó a una tercera persona a cambio de cocaína".


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario