Policiales

Después que le robaran, la dueña del local siguió a los ladrones y los pudieron atrapar

Fue en la vecina ciudad de Villa Gobernador Gálvez, donde una mujer sufrió un asalto en su local de electrónica y posteriormente pudo dar con los dos delincuentes que se escondían en una villa.

Jueves 14 de Junio de 2018

Dos delincuentes que robaron en un negocio de electrónica de Villa Gobernador Gálvez fueron atrapados esta tarde por la dueña del local, juntamente con personal del Comando Radioeléctrico, luego de que los malvivientes activaran uno de los 21 celulares que habían sustraído.
El robo, que quedó registrado en las cámaras de videovigilancia del local, tuvo lugar en la vecina localidad de Villa Gobernador Gálvez, cuando dos delincuentes vestidos con ropa de trabajo (que también habían sustraído) y un arma de fuego tipo tumbera ingresaron a un negocio y en pocos minutos se llevaron muchos elementos: 21 teléfonos celulares, una notebook, equipos de audios, un televisor LCD y dinero en efectivo.
Apenas sucedió el hecho, la dueña, Nancy, fue alertada del asalto. Al llegar al local y hablar con un técnico, lograron dar con la señal de GPS de uno de los celulares robados.
Con ese dato, las fotos de los ladrones y el lugar donde supuestamente podían estar los asaltantes, Nancy fue hasta la villa Costa Esperanza, acompañada de personal del Comando Radioeléctrico. Si bien llegaron muy rápido al local, los delincuentes ya se habían ido.
"Yo ya tenía datos de quienes eran, y fui con las fotos más la activación del GPS de un teléfono y me marcaba que estaban en una villa, llamada Costa Esperanza", contó Nancy en Canal 5.
Y enseguida narro cómo fue el periplo. "Cuando llegamos a la villa, que yo no conocía, empecé a preguntar dónde vivía uno de los muchachos y me dijeron dónde era", relató, antes de resaltar que siempre estuvo acompañada por la Policía. "Se portaron muy bien conmigo", destacó.
Los ladrones tenían antecedentes penales y uno de ellos pedido de captura. "Estaban escondidos en un ranchito, acostados y tapados", dijo la mujer.
En ese lugar, de acuerdo con el relato de Nancy, encontraron a los ladrones, además de "un par de teléfonos que teníamos de clientes para reparar y la moto a un par de metros. Mis celulares nuevos estaban en una iglesia evangelista de la villa, que curiosamente es de los padres del muchacho que quedaron implicados en el robo por encubrimiento".
Enterado de esta situación, el propietario de la moto en la que se movilizaban los delincuentes pudo recuperar el rodado que le había sido robado.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario