Policiales

Con una nueva marcha, Rosario se suma al reclamo nacional contra el gatillo fácil

Organizaciones sociales y familiares de víctimas de las fuerzas de seguridad en la ciudad convocan a una movilización desde las 17 a Gobernación.

Lunes 27 de Agosto de 2018

"Jamás podrán silenciar nuestro grito, porque sale de las entrañas como salieron nuestros hijos. Justicia va a haber el día que el Estado deje de matar a nuestros pibes". La desgarradora voz de una madre pidiendo Justicia para su hijo muerto por balas de una fuerza de seguridad resuena en uno de los videos que convocan a participar de la 4ª Marcha Nacional contra el Gatillo Fácil que se llevará a cabo hoy en todo el país y que tendrá su espacio en Rosario.

Familiares de víctimas y la Multisectorial contra la Violencia Institucional convocan a las 17 en las escalinatas de los Tribunales provinciales para marchar hacia plaza San Martín frente a la sede de Gobernación tras pasar por los Tribunales Federales de Oroño al 900. La consigna de la marcha, la segunda a la que se suma Rosario, es "Ni un pibe ni una piba menos. Ni una bala más. El Estado es responsable".

"La violencia institucional es una de las deudas más importantes de nuestra democracia y recrudece actualmente en un contexto político, social y cultural que avala y habilita cada vez más decididamente estas prácticas represivas y violatorias de los derechos humanos", expresa el documento que convoca a la marcha, que define a ese fenómeno como "sistemático, extendido en el tiempo y focalizado contra un grupo social específico como lo son los jóvenes de sectores populares".

Detenciones por averiguación de identidad, torturas y ejecuciones sumarias hasta desapariciones forzadas de personas seguidas de muerte son las prácticas de las fuerzas de seguridad que enumeran los organizadores. "Estas prácticas son sistemáticamente negadas por el Estado, que no implementa políticas adecuadas para su prevención, detección y sanción, como tampoco se ocupa de garantizar el acceso a la Justicia a las víctimas y sus familiares. Involucra no sólo a las fuerzas de seguridad sino a los tres poderes del Estado tanto a nivel nacional, provincial como local", plantea el documento.

La escena local

En el caso de Rosario, señala, "los acontecimientos de la historia reciente muestran la profundización de estas prácticas. El año 2013 registró un récord de homicidios dolosos y se intensificaron los casos de «gatillo fácil»". Los convocantes son familiares y víctimas de violencia institucional y diferentes organizaciones sociales, políticas, académicas, sindicales, culturales y de derechos humanos y la Multisectorial Contra la Violencia Institucional Rosario, quienes demandan "decisiones para detectar, prevenir, sancionar, detener y erradicar estas prácticas".

En la Multisectorial coexisten más de veinte agrupaciones defensoras de derechos humanos, activistas allegados a las víctimas, organizaciones sociales, políticas y sindicales. Públicamente la organización se presentó acompañando a familiares en cuatro casos resonantes: la muerte de Franco Casco tras su detención en una comisaría en 2014, la de Gerardo "Pichón" Escobar en 2015, la de Jonathan Herrera acribillado el mismo año y la doble ejecución en una balacera de Alejandro Medina y David Campos en 2017.

La de hoy será la segunda marcha que se llevará adelante en Rosario adhiriendo a la manifestación nacional, cuyo acto central se realizará a partir de las 16 desde el Congreso a Plaza de Mayo. También se llevarán adelante marchas en Córdoba, Mar del Plata, Salta, Tucumán, Bariloche, Mendoza, Santiago del Estero, San Luis, Chubut, San Juan y Misiones.

"Esta marcha es muy importante para nosotros porque la del año pasado tuvo un apoyo contundente. Mucha gente se acercó y se acerca a apoyarnos sin tener que haber pasado por lo que nos sucedió a nosotros. Comprenden la lucha y nos acompañan en la diaria", explicó Luciana Escobar, hermana de "Pichón", el empleado de Parques y Paseos golpeado tras salir de un boliche cuyo cuerpo apareció flotando en el río Paraná el 21 de agosto de 2015.

Su expediente judicial es tramitado por el juez Federal Marcelo Bailaque, quien en agosto de 2016 absolvió a los cinco implicados. Ese temperamento jurídico fue revocado por la Cámara Penal que lo consideró apresurado. La querella pidió que la causa sea investigada como "desaparición forzada de persona".

"El año pasado con mi mamá tuvimos la oportunidad de marchar en Buenos Aires. Y el ver tantas fotos en pancartas, remeras y carteles te hace dimensionar y comprender lo que significa esta marcha. Es la necesidad de poder marchar acompañadas", indicó.

"A la marcha cada uno puede ir con su remera y la pancarta de su familiar. También se pueden acercar aquellas personas que quieran apoyar el pedido de Justicia. El lema de la marcha es: «Ni un pibe ni una piba menos. Ni una bala más. El Estado es responsable». También el que quiere se puede sacar una foto con el cartel que convoca a la marcha", explicó Luciana. El cartel puede descargarse en el perfil de la red Facebook.com/multisectorialcvi.

Los rostros del drama

Una iniciativa de los organizadores a nivel nacional para ponerle rostro humano a la convocatoria fue que los manifestantes contaran en un breve video qué le había sucedido a su familiar y en qué contexto. Luciana está en uno de esos videos que puede consultarse en el perfil de Facebook de la marcha.

Como también los padres de Brandon Cardozo, el muchacho de 16 años asesinado por un policía en Entre Ríos y Centenario el 1º de enero de 2016; los parientes de Campos y Medina, asesinados en un oscuro procedimiento policial el 23 de junio de 2017 en Callao al 5700; la mamá y la tía de Maximiliano Zamudio, el pide de 16 años asesinado por un prefecturiano el 27 de mayo de 2015 en un pasillo de Colón al 4300 y la hermana de Sasha Ventura, uno de los cuatro pibes detenidos en un oscuro procedimiento policial el 22 de marzo pasado.

Balas legales. Muertes oscuras. Y datos que, consignados en los videos de convocatoria, terminan dimensionando un fenómeno que lastima. "Cada 23 horas muere una persona a manos de fuerzas del Estado"; "5.462 son los casos (de gatillo fácil) desde 1983 a la fecha"; "el 66 por ciento de las víctimas tenían entre 15 y 35 años"; "para el Estado ser joven es delito". Frases y números para apuntalar un reclamo que sólo se visibiliza cuando los familiares de víctimas reclaman en la calle.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario