Policiales

Cayó en un "cuento del tío" y entregó unos 100 mil pesos

Una anciana de 81 años fue víctima de una nueva modalidad de "cuento del tío" y entregó unos cien mil pesos a una persona que dijo ser un funcionario bancario que le iba a cambiar pesos por dólares.

Viernes 18 de Agosto de 2017

Una anciana de 81 años fue víctima de una nueva modalidad de "cuento del tío" y entregó unos cien mil pesos a una persona que dijo ser un funcionario bancario que le iba a cambiar pesos por dólares. La víctima fue una vecina de Riobamba al 3900, en barrio Bella Vista, quien recibió un llamado de una mujer que le dijo que era su nieta y la convenció de entregar sus ahorros a un timador.

Pasado el mediodía del miércoles María recibió una comunicación de una mujer que la llamó por su nombre y le dijo ser su nieta, identificándose con el nombre de la joven. La falsa nieta le dijo que sus ahorros perderían valor, que cambiaría la moneda y que los billetes de cien pesos dejarían de circular, por lo cual le convenía cambiar sus pesos por dólares en un banco.

La falsa nieta le explicó que en minutos pasaría un amigo que era contador del banco que le mencionó, y donde la anciana cobra su jubilación, para retirar el dinero. Cinco minutos después un hombre bien vestido se presentó como "el contador" en el domicilio de la octogenaria. Así, sin la menor sospecha, María le entregó cien mil pesos.

Una vez realizada la entrega, y para quedarse tranquila, María llamó a su nieta para indicarle que ya se había pasado el gerente y se había llevado el dinero. Fue entonces que la joven le dijo que ella no había mandado a nadie y que la abuela había sido engañada. "Era la voz de mi nieta y caí como una estúpida", dijo la anciana a medios de prensa, asombrada de que alguien supiera que contaba con esos ahorros.

Y agregó que cuando le dijo a la falsa nieta que iba a hablar con su hijo, del otro lado del teléfono le sugirieron que no lo hiciera porque no había mucho tiempo.

"La persona que me llamó conocía el nombre de mi nieta y el de mi hijo. Después, un hombre bien vestido vino a mi casa y yo lo hice pasar y le entregué el dinero. Eran los ahorros de mucho tiempo de mi jubilación. Encima de lo que me pasó, mi hijo me dijo de todo. Al tipo le abrí la puerta para darle la bolsa. Le di todo lo que tenía".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario