Policiales

Al despertarse se dieron cuenta que les habían entrado a robar

Fue la madrugada del martes en la casa de una familia de barrio Azcuénaga, vecino a Echesortu, donde hay una ola de atracos.

Jueves 28 de Noviembre de 2019

Un matrimonio fue víctima de una entradera el martes a la mañana en su casa de Marcos paz al 4900, en el barrio Azcuénaga. Mónica S.C. y su marido, Mario, se levantaron a las 7.30 y vieron con asombro que tenían levantadas las persianas y arrancadas las rejas del ventanal de su casa que da a la calle. "No sé si escucharon ruidos o qué, pero cuando nos levantamos y fuimos al comedor se habían ido. La cámara de un vecino captó cuando pasaron por Marcos Paz buscando una casa para entrar, la cámara toma a dos jóvenes pero en realidad son los mismos tres que están robando en todo el barrio", dijo Mónica.

El matrimonio aseguró que les robaron "9 mil pesos, 200 dólares y una cartera con documentación" y se lamentó que deba vivir "encerrada. Pusimos candados en las rejas, en las persianas y en otras ventanas. Es imposible vivir así. A la vuelta un edificio hace poco fue atacado de la misma manera", comentó Mario.

Según expresaban vecinos de Marcos Paz al 4900, "este robo es uno más de los que suceden en la zona. A media cuadra de acá entraron a un edificio y desvalijaron varios departamentos y todos los días tenemos noticias de entraderas y arrebatos". Mario recordó que "el domingo pasado a una mujer que iba a trabajar casi la matan para robarle la cartera".

Una seguidilla

El 19 de noviembre pasado al menos cinco personas armadas cometieron una violenta entradera en barrio Echesortu, a diez cuadras de la casa de Mario y Mónica. En pleno mediodía los delincuentes maniataron a los moradores de la vivienda y amenazaron a dos jóvenes con cortarles los dedos. Los ladrones ingresaron a cara descubierta a una casa de tres plantas de Zeballos al 3900 en busca de dólares que nunca encontraron, y tras dos horas de revolver todos los rincones de la propiedad se llevaron electrodomésticos y objetos de valor.

En agosto pasado los comerciantes de Echesortu denunciaron una ola de robos tanto en los comercios como a vecinos de la zona y a transeúntes del centro comercial. "Estamos soportando uno o dos robos por día" dijo Alfredo Mir, un veterano comerciante del barrio y uno de los organizadores de una protesta que se concentró en la esquina de Mendoza y Alsina.

Cuando se llevó a cabo la protesta explicaron que "en un día hubo seis o siete robos en pocas cuadras a la redonda y no sólo a los comerciantes. Hay arrebatos permanentemente a quienes esperan colectivos y hasta a los chicos que salen de la escuela".

Según dijeron, la policía no tiene presencia, salvo en determinadas fechas. "Además, hay cantidad de motos sin patente dando vueltas y tampoco vemos controles municipales para eso. Nadie los para ni los controla", señalaron cuando empezó a llamar la atención lo que luego denominaron "zona liberada".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario