Policiales

Aceptan un habeas corpus por mujeres detenidas

El Defensor Regional Gustavo Franceschetti interpuso un recurso de habeas corpus colectivo y correctivo en favor de las mujeres privadas de su libertad alojadas en la alcaidía de Rosario con motivo del "agravamiento en las condiciones de detención".

Miércoles 21 de Marzo de 2018

El Defensor Regional Gustavo Franceschetti interpuso un recurso de habeas corpus colectivo y correctivo en favor de las mujeres privadas de su libertad alojadas en la alcaidía de Rosario con motivo del "agravamiento en las condiciones de detención". La denuncia se funda a partir de las irregularidades detectadas por la Defensora Provincial, Jaquelina Ana Balangione; el equipo de la Subsecretaría del Registro de Torturas, Malos Tratos y demás afectaciones a los Derechos Humanos; y los miembros de la Unidad de Ejecución de la Defensoría Regional Rosario, quienes durante febrero y marzo inspeccionaron en numerosas oportunidades la alcaidía que actualmente funciona como centro de detención penitenciario de mujeres.

"Las anomalías detectadas fueron oportunamente informadas al Secretario de Asuntos Penitenciarios, Pablo Coccoccioni, el 9 de febrero", pero "la Defensoría no recibió respuesta alguna".

En ese marco el lunes se desarrolló la audiencia donde Franseschetti manifestó que en las inspecciones "se detectaron agravamiento en las condiciones de alimentación, higiene, atención médica, condiciones edilicias, recreación y comunicación".

En detalle

La Defensoría planteó que no es adecuada la comida que se le provee a los niños que se encuentran conviviendo con sus madres presas como así también el menú para las internas. Respecto de la provisión de agua potable se mencionó un informe del Ente Regulador de Servicios Sanitarios (ENRESS) que detectó que "el agua no era apta para su consumo". En cuanto a la salud se advirtió que se dejó de prestar el servicio del Dispositivo de Adscripción para Personas Privadas de Libertad. Además se hizo hincapié en los problemas edilicios y la falta de agua caliente para bañarse.

También plantearon la escasez de tiempo para acceder al patio y se solicitó que el Servicio Penitenciario garantice una mayor cantidad de talleres para hacer tolerante la vida de encierro y generar mayores posibilidades de resocialización.

En ese orden la jueza Silvia Castelli resolvió hacer lugar al habeas corpus y dispuso que por las cuestiones de infraestructura y mobiliario se realice una inspección a la alcaidía; respecto de la alimentación, atención médica y psicológica se realizará una audiencia el viernes 23 de marzo; y en relación a las temáticas de esparcimiento, talleres y trabajo se resolverá sobre la misma en las próximas 48 horas.

Asimismo, ordenó al Servicio Penitenciario que provean 40 litros de agua potable por módulo hasta tanto se resuelva el problema de la potabilización y requirió que se habilite que una mujer por pabellón acceda a la cocina para cocinar la comida para los niños con alimentos provistos por el Servicio Penitenciario.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario