Pandemia

Tras un viernes de furia, el escenario en los bancos fue de calma y distanciamiento

La menor afluencia de jubilados y beneficiarios de ayuda social hizo que en general se terminara de pagar antes del mediodía.

Domingo 05 de Abril de 2020

La furia del viernes, la previsión por parte de las autoridades y fundamentalmente la merma en la cantidad de gente hicieron que la calle fuera otra durante la mañana de ayer. Hubo colas, sí. Sin embargo, los jubilados y beneficiarios de asignaciones universales esperaron sentados, a más de dos metros de distancia e incluso se les repartió té y café. La Municipalidad dispuso nuevamente de un enorme número de voluntarios e incluso agentes identificados con chalecos que organizaron la circulación de las personas a través de micrófonos. Tal fue la merma de la cantidad de gente, que a todavía no eran las 10.30 cuando al menos en la city rosarina, epicentro del caos del viernes, los dos principales bancos de pago, Piano y Supervielle, habían terminado de atender a casi la totalidad de los clientes.

"Pudimos establecer otra situación, todo se ha encaminado y espero que siga así", consideró el intendente Pablo Javkin un escenarios distinto al del viernes, que lo encontró en a él mismo improvisando estrategias para organizar la masiva presencia de los jubilados y beneficiarios de ayudas sociales hacia las 60 sucursales que abrieron sus puertas por primera vez desde la Nación decretó la cuarentena obligatoria.

La clave que contrapone ambas jornadas, para Javkin, estuvo en el pico de movilización de personas registrado en el transporte público (ver aparte).

Otro escenario

La secretaria General de La Bancaria, Analía Ratner, consideró que "la información clara" fue fundamental para que ayer la mañana se iniciara de otro modo, y también señaló que la merma fue "tan grande que hizo que las sucursales que quedaron desbordadas el día anterior, a las 11 de ayer terminaron de atender".

Incluso, el mismo viernes, muchos de los que no habían logrado ingresar a los bancos para cobrar, sí se llevaron un turno y con ese número regresaron y esperaron.

"Los voluntarios estuvieron el viernes y hoy (por ayer), lo que cambió fue el escenario y eso permitió atender a la gente de otro modo y asegurar el distanciamiento", señaló Javkin, recalcando la presencia de más de 250 personas del municipio identificadas en su totalidad con chalecos celestes, que volvieron a asistir a la gente, fundamentalmente en los bancos del centro, donde se da la mayor concentración de personas.

De hecho, desde muy temprano, se colocaron sillas, se ofrecía alcohol en gel para higienizarse las manos —el que produce el Laboratorio de Especialidades Medicinales (LEM) — y hasta se les dio té y café calientes.

Lo que señalaron quienes fueron a cobrar es que los operativos fueron más estrictos en el centro y macrocentro, ya que en sucursales barriales, como Echesortu, hubo más gente y poco distanciamiento.

"Lo que no se dio fue la angustia y la desesperación que por momentos atravesamos el viernes y sí podemos decir que se respetó la cuarentena y el distanciamiento social en el que tanto se insiste como medida sanitaria", remarcó la titular de La Bancaria, sin embargo, tanto la dirigente gremial como el intendente señalaron la necesidad de "mantenerse alerta" ya que en los próximos días comenzarán a cobrarse las jubilaciones de abril y la demanda volverá a ser alta.

La marca de la necesidad

Lejos de responsabilizar a quienes por necesidad se acercaron al centro como en estampida en el que parecía sería el último día hábil de la semana, el intendente explicó la mejora lograda en la organización de ayer al señalar que "si se hubiera planteado de entrada lo que luego pasó, que es la apertura de los bancos el fin de semana, seguramente la foto habría sido otra".

Es más, fue claro al marcar el impacto social que estos días de aislamiento obligatorio generan en la población, y señaló: "Hay muchísima necesidad en nuestra gente. Hay un sistema de cajeros que tiene tope. Hubo muchos diciendo que querían sacar toda su jubilación, pero que el cajero sólo les daría una parte. Y después de tantos días con los bancos cerrados, no hay que abrir de golpe. Esta es una lección".

En el mismo tono, Ratner hizo hincapié en que "para nada se puede responsabilizar a la gente", y agregó: "Cobrar o no cobrar para muchos de los que hicieron la cola el viernes era la diferencia entre poder y no poder poner comida en la mesa".

Del mismo modo, dejó en claro la predisposición de los trabajadores y afirmó que "cuando se los convocó a poner plata en los cajeros, se hizo; y ahora que se los convocó el fin de semana, también están", y recalcó que "se trata de una emergencia sanitaria que atraviesa a todos y los empleados estarán a disposición de las indicaciones que dé el Banco Central".

El impacto de la actividad bancaria en el transporte

El transporte de pasajeros es una de las claves para ver el impacto de la apertura de los bancos y la movilización de gente del último viernes, sobre todo analizando horario bancario. Claro que la suba se dio en el marco de un caída interanual del 41%que se registró durante de marzo, respecto de marzo de 2019. Y una cuarentena obligatoria que cuando se inició el 20 de ese mes, puso el corte de boleto por debajo de los 50 mil diarios, (días hábiles) cuando ese mismo mes tuvo picos de 400 mil.

   “Ese impacto marca la gravedad de lo que sucedió”, indicó el intendente, Pablo Javkin, aunque remarcó una y otra vez que todo se produjo “en un contexto de caída generalizada del uso tanto del servicio de taxis como de colectivos que muestra que los vecinos están cumplen el aislamiento”.

   Comparando el incremento del uso de colectivos entre el jueves y el viernes, ya a la siete de la mañana, el corte de boletos se disparó y pasó de 2900 registrados 24 horas antes, a casi 4700. Una diferencia de casi 1.800 boletos que marcan una suba del 60%. A las 9, la diferencia superó los 2 mil y así se mantuvo así hasta las 12, que comenzó a mermar.

   Todo eso sin tener en cuenta que eso no registra el uso del transporte que hicieron los jubilados que utilizan franquicias.

   Quizá en menor medida, el impacto también se registró en la cantidad de viajes realizados a través del servicio de taxis, uno de los sectores con mayor caída de la actividad desde el inicio del aislamiento preventivo y obligatorio.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario