Central

Un romance irrompible

Los canallas recibieron al Chacho con afecto.

Lunes 30 de Septiembre de 2019

Volvió a pisar un sitio que lo marcó a fuego en su carrera futbolística, primero como jugador y luego en el rol de entrenador. Eduardo Coudet estuvo ayer nuevamente en el Gigante, esta vez como conductor de Racing. Y el afecto de la gente canalla fue inmediato desde que su figura puso un pie en Arroyito. Primero los hinchas auriazules lo saludaron con efusividad cuando arribó el micro antes de entrar al vestuario, después lo ovacionaron en el momento en que la voz del estadio anunció las formaciones de los equipos. Y el momento culminante fue cuando entró al campo de juego y caminó emocionado, saludando a los cuatro costados, rumbo a ocupar su lugar en el banco de suplentes.

Fue la segunda vez que el Chacho enfrentó a Central en el Gigante, pero el romance sigue vigente. Por ello lo ovacionaron antes del inicio del partido y el DT de Racing se puso de pie y devolvió el cariño con un aplauso.

Embed

Antes de comenzar el juego lo fue a saludar su colega auriazul Diego Cocca. Cuando empezó el partido el Chacho lo vivió con su habitual intensidad, junto a la línea de cal. Y en el instante que empató, no lo celebró por respeto a su pasado en Arroyito.

Luego el Chacho dialogó con los medios en conferencia de prensa. "No hicimos un buen partido y sólo se puede rescatar el empate", dijo de entrada el entrenador. "El punto, cuando tenés una tarde así, es más que importante", acotó con claridad.

"Es evidente que no jugamos bien y que no nos salió lo que preparamos en la previa", deslizó. "No estuvimos finos y la manera en la que jugamos no es la que estamos acostumbrados. Nos faltó juego, llegadas, no tuvimos buenos niveles individuales desde la gestación, estuvimos imprecisos y erramos mucho", enumeró Coudet. "Y ellos (Central) generaron muchas más situaciones", concluyó el Chacho.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS