Rosario

Un maratón virtual por el living, el balcón y la terraza

El PF Leonel Lucci organizó una inédita maratón virtual. Todos los detalles de una carrera inspirada en una historia de superación personal

Jueves 21 de Mayo de 2020

En tiempos de coronavirus todo se readapta, se modifica y se reinventa. Pero lo que no se altera son los gestos genuinos y nobles para tenderle la mano al otro y, a la vez, mantener el espíritu de superación en contextos de incertidumbre y aislamiento como el actual. El domingo pasado en Rosario se realizó un maratón virtual, en el que participaron 42 atletas que se lanzaron a la aventura inédita de correr en sus hogares. Fueron 25 minutos de actividad física, entre trote y caminata, en los que los corredores armaron circuitos en los ambientes hogareños, patios, balcones o terrazas para cumplimentar el tiempo de la prueba. La iniciativa fue obra del preparador físico Leonel Lucci, de 33 años, que nació en Acebal y reside en Rosario. El PF, que además se desempeña en el club Adiur, le contó a Ovación con lujo de detalles los pormenores del novedoso “maratón virtual”. Es anecdótico, pero el vencedor fue Juan Sebastián Castro Montoya, un colombiano que vive en Rosario, tras recorrer una distancia de 5 kilómetros y 357 metros. Sin dudas, lo más trascendente fue la emoción que invadió a los corredores al culminar la prueba y todos coincidieron en juntarse a compartir un asado cuando sea posible. Y para Lucci, el organizador, la movida sí que valió la pena, ya que en lo personal el año pasado debió afrontar una situación de salud muy complicada, logró sobreponerse y siente que con esta carrera colaboró para transmitir un mensaje de superación en plena pandemia. “Si hay algo que sé de la vida es que no hay que bajar los brazos y tener esperanza”, expresó Lucci, ya pensando en una segunda vuelta de la prueba.

   “La carrera virtual consistía en realizar 25 minutos de actividad física, fraccionados en 45 segundos de trote y 15 segundos de caminata obligatoria de manera continua, a través de la plataforma Zoom, donde pude ver cómo se ejercitaban los atletas. Y mediante un sistema de medición de GPS, que podía ser un reloj o alguna aplicación en el celular, monitoreamos los movimientos. Fueron 42 participantes que corrían en sus casas, de distintas partes del país. Hubo gente de Buenos Aires, Entre Ríos, Venado Tuerto, Rosario, Santa Fe capital y un colega como Marcelo Geralnik que lo hizo en España, pero en otro horario que el resto. Corrieron hombres y mujeres divididos por categorías. También estaba la modalidad de 30 segundos de trote y 30 de caminata. El GPS detectaba cuándo frenaban o aceleraban”, detalló Lucci sobre la prueba.

M2.jpeg
La felicidad por volver a participar de una carrera.

La felicidad por volver a participar de una carrera.

   La idea fue hacer la actividad dentro de las restricciones de la cuarentena. “Fue una iniciativa para motivar a los corredores, generar un domingo diferente y avisé que a nadie se le ocurra por ejemplo hacerlo en la vereda, algo que hoy está prohibido porque es un espacio público. Todos cumplieron con esta petición y disfrutaron mucho de la prueba”, expresó.

   “En la previa cada uno enviaba una foto y todos nos fuimos conociendo. Los atletas contaban cómo se iban preparando y la noche previa comentaban su ansiedad. Todo salió bastante bien y fue más allá de una carrera. Yo tuve un grave problema de salud el año pasado y sé lo que es estar encerrado y ahora tengo que estar de nuevo encerrado como todos. Creo que me debía devolverle un poco esa sonrisa, esa alegría a la gente, que a veces en estos tiempos es difícil de encontrar y cumplí un poco con ese objetivo. Hubo atletas que se largaron a llorar o se emocionaron luego de la carrera. Yo mismo me sorprendí. Pensé que iba a ser una carrera más, pero la gente se emocionó muchísimo. Esos 25 minutos fueron más que una carrera, fue un encuentro emocionante de personas. Había chicos que filmaban a los papás mientras corrían por su casa”, reveló.

Yo tuve un grave problema de salud el año pasado y sé lo que es estar encerrado y ahora tengo que estar de nuevo encerrado como todos

   ¿Habrá segunda edición? “Empezó como un juego y así tomó forma. Sé que existen maratones virtuales en distintos lugares. Me enganché con la idea y tal vez ahora haga algo solidario, acá la inscripción fue gratuita y si hay próxima podría pedir un alimento o artículo de limpieza para ayudar a los que más necesitan”, auguró Lucci, que es coordinador del área física de inferiores de Adiur y está en la categoría 2005.

  

M3.jpeg
Leonel Lucci, junto a su grupo de entrenamiento.

Leonel Lucci, junto a su grupo de entrenamiento.

 A modo de mensaje final, Lucci abrió su corazón. “Siempre se puede. No hay que resignarse ante nada. Yo fui paciente oncológico. Tuve un problema el año pasado y en septiembre pude revertir la situación y todavía sigo bajo controles. Gracias Dios, a la ayuda de mi familia, mi novia, los amigos, el club y el grupo de entrenamiento pude salir adelante. Mi mensaje es que nadie baje los brazos y que siempre se puede volver a la actividad que uno hace. Yo hace un año estaba bajo quimioterapia y ahora organicé un maratón virtual en el que participaron 42 personas. Me quedo con este mensaje de esperanza. Y terminé emocionado de haber logrado esta iniciativa. Es un momento complicado y quise colaborar de alguna manera. Se también que hay muchos profes que están pasando un momento complicado con la pandemia. Nosotros somos educadores en los sitios en los que nos desempeñamos. Si hay algo que sé de la vida es que no hay que bajar los brazos y tener esperanza”. Un campeón de la vida, un ejemplo a seguir.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario