Ovación

Un Delgado auténtico que espera darle algo más a Rosario Central

“Hubo momentos en que me sentí mal desde lo mental y lo físico porque no podía darle al grupo lo que esperaba de mí”, dijo el Chelito Delgado sobre su presente en el club de Arroyito.  

Jueves 11 de Junio de 2015

Se lo escucha como en deuda consigo mismo. Viene de ser figura ante Independiente y mostró una leve mejoría en los últimos partidos que jugó defendiendo la bandera de Central. No obstante, César Delgado no saca a relucir su clase ni dulce pasado que incluye la selección nacional mientras dialoga con Ovación. El Chelito apeló a la humildad para confesar a corazón abierto que hubo pasajes en los que la pasó mal porque sentía que no estaba a la altura de las circunstancias o de lo que necesita el equipo. Sin embargo, no se apichona y espera la vuelta al trabajo para ponerse a tono desde lo físico y demostrar que puede serle muy útil al grupo para encarar la etapa crucial del campeonato.
  —¿Qué sentís que te falta aún por mejorar?
  —Desde lo futbolístico terminé bien y contento, pero sé que debo mejorar desde lo físico. Tengo bien en claro que arranqué desde atrás porque me costó muchísimo jugar nuevamente. La verdad es que me costó más de lo que me imaginaba, pese a que sabía que no iba a ser fácil porque no había hecho una buena pretemporada. Por suerte me fui adaptando poco a poco.
  —¿Ahora sabés que tenés que estar bien físicamente porque Central impone un estilo muy intenso?
  —Sí, ni hablar. Sé que si no estoy bien desde lo físico te pasan por encima o no estoy a la altura de las circunstancias. En el fútbol argentino se juega con todo. Además es cierto, Central impone un ritmo muy intenso, va siempre para adelante e intenta en todo momento ser protagonista. Es por eso que para poder rendir hay que estar bien preparado. En mi caso, me fui acoplando al grupo. Y si pude rendir, o al menos dejé todo para hacerlo, es por la ayuda de mis compañeros y cuerpo técnico, quienes me aguantaron bastante.
  —¿Qué significará entonces esta pretemporada para vos?
  —La estoy esperando con muchas ganas y ansiedad. Deseo trabajar con tranquilidad para además prepararme para lo que viene.
  —¿Y qué es lo que viene?
  —Una etapa muy dura. Se viene algo importantísimo para mí desde lo físico y también desde lo grupal porque debemos redoblar esfuerzos porque queremos seguir siendo protagonistas.
  —¿Te pasó sentir en algún partido que no estabas bien?
  —Es que fue así. Y sí, lo sentí en algunos partidos y no me da vergüenza decirlo. Hubo algunas veces que no estaba cómodo porque no había hecho la pretemporada con el grupo. Encima venía de otro fútbol y además me tenía que readaptar al fútbol argentino, que tiene mucho roce. La verdad es que para mí fue muy feo sentirme así porque estaba mal desde lo mental y lo físico. Es como que  no podía jugar en la forma que lo hacía el equipo. Sentía que no estaba a la altura. Aunque por suerte sobre el final me puse bien, pese a que me falta para estar como quiero. Por eso quiero apuntarle con todo a esta pretemporada para luego poder darle mucho más a Central.

“Ahora juego más suelto o como volante”

Llegó a Central de la mano del Negro Palma para reforzar a la 5ª división. Luego de haberse destacado en inferiores asomó en el profesionalismo jugando de delantero. Y en poco tiempo demostró tener chapa, picardía y jerarquía. Fue así que más tarde mudó su derecha endiablada a México y Francia. Hasta que regresó al pago antes de lo estipulado. Prácticamente por fuerza mayor. Pero desde que llegó ocupa otra función. El Chacho le está sacando jugo a su buena técnica desde la línea media.
  “Ahora juego suelto, es cierto. El otro día, ante Independiente, lo hice atrás de Marco (Ruben). También pasa que cuando el Chacho (Coudet) hace un cambio, soy un volante más. Como conozco el puesto, no me molesta. Al contrario, siento que me favorece. Es obvio que jugando más atrás tenés otro desgaste, pero no tengo drama para hacerlo. Lo importante es aportar en beneficio del equipo”, abundó César Delgado mientras disfruta de las vacaciones.

 Entre la ilusión, lo hecho y la fortaleza del grupo

A la hora de referirse a la actualidad deportiva, el Chelito no dudó en destacar que están haciendo una buena campaña portando la bandera canalla. También afirmó que están muy ilusionados. A la vez ponderó la unión que reina en la faz colectiva. Y le dio sus claros argumentos a Ovación.
  “La verdad es que estamos ilusionados y contentos por lo que hicimos. Claro que no nos conformamos con eso. Al contrario, iremos por más sabiendo que será un largo período el que se nos viene. Por eso trabajaremos el doble para poder conseguir algo importante. Lo que está reflejado es que nos plantamos en cualquier cancha con mentalidad ganadora”, abundó César Delgado.
  —¿Y qué explicaciones le encontrás a los siete empates que obtuvieron de los últimos nueve partidos?
  —Pasa que el fútbol argentino es difícil, es muy duro. A eso hay que sumarle que erramos mucho. O también, por qué no, que nos faltó más suerte. Tampoco hay que olvidar que enfrente hay un rival que también juega. No hay una explicación para argumentar eso porque hay varios factores.
  —¿El grupo quedó fortalecido luego de los frentes de tormenta que vivieron?
  —Ni hablar. Sabemos que no nos sobra nada y que no somos menos que nadie. Hubo compañeros como Pablo (Alvarez) y Damián (Musto) que pasaron por momentos muy duros y eso nos fortaleció. Desde que llegué noté que hay gente sana. Y se ve a la hora de entrenar, jugar o en el vestuario. No siempre se ven planteles que se quedan tomando mates en la utilería. Y este Central es así, humilde y armado por un cuerpo técnico que se la jugó por nosotros.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS