Newell's

Teodoro Paredes: "Estamos tranquilos, vamos de menos a más"

El zaguero paraguayo considera que la respuesta del equipo contra Independiente es un paso adelante tras el flojo debut. Uno de los destacados en el Coloso habló de su adaptación, características y expectativas.

Martes 21 de Agosto de 2018

Teodoro Paredes se acomoda sobre el sillón del hotel donde se hospeda en estas primeras semanas de estadía en Rosario y cuenta que el fin de semana libre le sirvió para recuperarse de la exigencia del enfrentamiento con Independiente. "Todavía me cuesta el pospartido", dice el zaguero paraguayo de 25 años. Pasó una presentación personal auspiciosa en el Coloso, con un rendimiento que no hizo notar que todavía está en un período de adaptación. Cuando se le comenta que el día del debut de Newell's, en la derrota contra Vélez en Liniers, se lo vio entero para cerrar sobre los costados en los minutos finales, señala sonriendo y sin rodeos: "Es cierto que salí a cortar, pero con el corazón en la boca". La igualdad contra el rojo la considera un paso adelante, teniendo en cuenta la floja actuación de la primera fecha. "Estamos tranquilos porque vamos de menos a más", asegura tranquilo el ex futbolista de Cerro Porteño, Sol de América, Rubio Ñu y Atlético de Rafaela.

¿Cuál es el sentimiento con el que se fueron después del empate con Independiente?

Comparando lo que fue el primer partido, quedamos satisfechos. Y también con un poco de bronca porque en nuestro mejor momento en el primer tiempo cometimos ese error que terminó con el segundo gol de Independiente. Y cuando mejor andábamos en el segundo tiempo, lo expulsaron a Joel (Amoroso). Más allá de eso, notamos una mejoría. Durante casi todo el partido los superamos. En ese sentido estamos tranquilos porque vamos de menos a más. Esperemos que en la tercera fecha consigamos la victoria.

Hubiese sido dura otra derrota.

Sí. Aparte este club te obliga a ganar, a ir a buscar el partido. Pero si no podés ganar, no es malo un empate. Con Independiente supimos aguantar con diez hombres. Sentimos que hubo una mejoría en relación con la primera fecha.

El comienzo de Newell's en el torneo no había sido bueno.

Siendo la primera fecha, y más de visitante, siempre es difícil el estreno. Encima con un equipo que juega bien. Igual no esperábamos jugar tan mal. Pero rápidamente pudimos cambiar la cara frente a Independiente. No conseguimos la victoria, pero se jugó mejor.

¿Que fue lo que cambió del equipo?

Un poco de todo. Hubo más fútbol, se demostró actitud y que queríamos ganar. Adentro del campo de juego sentimos que podíamos dar vuelta el resultado. Conseguimos el 2 a 2 y la expulsión de Joel nos llevó a resguardar un poco más nuestro arco. Igualmente con uno menos tuvimos la posibilidad de marcar el tercero.

¿Las equivocaciones que cometieron y facilitaron los goles de los rivales son cuestiones a corregir cuanto antes?

Sí, es algo a mejorar, seguramente la concentración. También hay que ver el mérito del rival. Tuvimos un error en el primer gol de Independiente, pero ellos también hicieron bien el contraataque. Son detalles que debemos ir puliendo. Tuvimos una virtud estando en desventaja. No nos volvimos locos y lo empatamos.

Si bien estuviste en Cerro Porteño, que es un club popular de Paraguay, ¿cómo viviste el partido en el Coloso con tanto público?

Fue emocionante. El público respondió y alentó durante los 90. Eso se siente. Para mí es un orgullo representar a este club. Y pisar esa cancha y ver a la hinchada hacer semejante fiesta es conmovedor.

También debe ser una presión.

Sí, pero es normal. Esta es una linda responsabilidad para mí, un desafío grande. Cuando me fui de Cerro y estaba por arreglar con Nacional me llamó mi representante para decirme que existía la posibilidad de venir a Newell's. Me reuní con el vicepresidente D'Amico y me convenció. Tengo que agradecerle a él por la confianza. Y estoy muy feliz porque arranqué jugando.

¿Cómo es llegar a un club en el que te ponen de titular desde el principio, sabiendo que sos el responsable de ocupar una posición que no tenía dueño?

A D'Amico le dije que venía para aportar, sumar al equipo y tratar de seguir creciendo como jugador. Lo hago con mucha responsabilidad porque para un futbolista es importante jugar en este club.

También es un salto importante para un jugador paraguayo venir al fútbol argentino.

Seguro. Es un salto que todo jugador está esperando. Aparte el fútbol argentino se ve en todo el mundo. Es muy lindo comparado con otras ligas. Con el transcurso de las fechas seguramente me costará menos la adaptación.

¿Cómo te sentís jugando al lado de Fontanini?

Fabricio es un zaguero con mucha experiencia. Desde que llegué, no sólo con él sino con todos los defensores, tenemos una muy buena relación y eso ayuda para que adentro del campo de juego nos entendamos. Con su experiencia e indicaciones, es una ayuda para que nos podamos entender en la cancha.

¿Cuáles considerás que son tus virtudes, en qué aspectos del juego te sentís más cómodo?

Me gusta el juego aéreo, jugar con dinámica, fuerza y actitud los 90. Seguramente, por lo que se vio en los dos primeros partidos, todavía no estoy en mi techo. Me falta adaptarme un poco más.

De Felippe dijo que de los tres paraguayos vos sos el que mejor se adaptó porque conocías el fútbol argentino a partir de tu experiencia en Atlético de Rafaela.

Al principio en Rafaela a mí también me costó bastante porque este fútbol es distinto al paraguayo.

¿Cuáles son esas diferencias?

La dinámica y el roce. En Paraguay se corta mucho el juego y acá no tanto, entonces se juega a una intensidad que allá no hay. Son pequeños detalles a los que cuesta adaptarse. Pero a Alfio (Oviedo) cada vez lo veo mejor y Piris es un jugador con mucha trayectoria y sé que nos va a ayudar bastante. Espero que todos nos adaptemos lo más rápido posible.

De arriba fuiste bien el otro día cuando cabeceaste esa pelota que Fontanini después le dio de volea para convertir el segundo gol.

Sí, me siento bastante cómodo de arriba. Igual en el fútbol argentino hay muy buenos cabeceadores, delanteros bastante fuertes y zagueros muy altos. Es una disputa linda cuerpo a cuerpo con los rivales en ataque o defensa.

¿Hablás mucho en la cancha o preferís que lo hagan otros?

Depende de los momentos del partido. A veces lo hago yo y en otros algún compañero. Me gusta bastante hablar. Desde atrás siempre se ve con mayor facilidad lo que pasa en el juego.

Gritaste fastidioso en el primer gol de Independiente. Se notó que te dio bronca que ellos se pusieran tan rápido en ventaja.

Es que duele empezar así. Planificás un partido durante la semana y recibir un gol tan temprano y de local a veces puede golpearte. Pero lo pudimos empatar.

¿De Felippe te plantea cuestiones particulares del juego en sí, de cómo actuar en la defensa?

Es un técnico que te da indicaciones, enseña, sabe de fútbol, y eso te ayuda para sentirte confiado. Y para que a la hora de resolver situaciones tengas la cabeza tranquila para hacerlo bien. De todos los técnicos siempre se aprende algo.

¿El aprendizaje es permanente, si bien ya tenés 25 años?

Creo que sí. Hay cuestiones que el técnico te apunta y que a lo mejor vos no sabías. Para mí se sigue aprendiendo todos los días.

Hablaste del desafío que representa Newell's, ¿cuál es tu objetivo personal en esta temporada?

Todo jugador tiene objetivos a corto y largo plazo. Lo mío es vivir el día a día, disfrutar lo que es el club y la ciudad. Me siento muy feliz desde que llegué acá. Mi objetivo es tratar de ayudar al equipo, estar bien físicamente, comprometerme con el club y a fin de año, cuando termine la primera etapa del torneo, estar lo más alto posible en la tabla de posiciones.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario