Central

Prueba bien superada tras una semana agitada

Central hizo lo que necesitaba y terminó goleando 5 a 2 a Godoy Cruz, en un partido por demás de especial.

Domingo 03 de Noviembre de 2019

Demostró que no quiere vivir en el perpetuo desafío. También que le dio un espaldarazo al cuerpo técnico. Central cantó victoria tras 10 fechas en las que hubo más angustia que disfrute. El plus es que lo hizo luego del tirón de orejas que le dio un grupo de hinchas caracterizados en la previa. El equipo no se apichonó y la resultante marca que el paso de Godoy Cruz por el Gigante fue una gran prueba superada. No por el 5 a 2 obtenido para sorpresa de todos, sino porque necesitaba una victoria para nutrir el ego del equipo.

   No es que Central haya sido una sinfónica. Menos una máquina demoledora. Supo capitalizar las oportunidades que se le presentaron en cada esquina. Sobre todo en el primer acto. Donde la ebullición en las tribunas estaba a flor de piel. Consiguió mantener la tensa calma en el amanecer de la cita cuando el Colo Gil lanzó un centro y Tomás Cardona terminó derribando su propia valla ante la sorpresa de la masa local.

   Los dos trataban de hacer pie cuando antes del cuarto de hora llegó el segundo festejo canalla. Gil sacó un centro y el Morro García despejó mal. La pelota le quedó servida a Brítez, quien metió un zapatazo con alma y vida para alegría de todo el pueblo auriazul. Parecía que la paz interior se había adueñado de cada uno de los protagonistas. Pero no.

   Central ratificó viejos vicios en el retroceso y lo pagó carísimo. El lateral Arena se filtró por las espaldas del improvisado defensor Gamba y sacó un misil recargado que hizo crujir los cimientos del Gigante. El Tomba, con poco y nada, le aceleró el pulso a los locales casi sin proponérselo.

   Y cuando parecía que los fantasmas se instalaban con furia en Arroyito llegó el bálsamo de tranquilidad. Sobre todo para la continuidad de Diego Cocca. Otra vez los auriazules lograban facturar. Y otra vez por un error del rival.

   Nahuel Molina sacó un buen centro tras varios fallidos, el defensor mendocino Néstor Breitenbruch rechazó pésimo y le dejó servida la pelota a Ciro Rius quien no perdonó y decretó el 3 a 1 en medio de un desafío dónde los errores de uno y otro estaban a la orden del día.

   La segunda mitad ofreció una intermitente acción. Por momentos los dos les inyectaron una dosis de adrenalina a ambas áreas. Lo tuvo Barbieri de movida. Respondió luego Ledesma, con seguridad. Hasta que el Tomba marcó vía el ingresado Badaloni. La incertidumbre e impaciencia volvió a instalarse en el Gigante.

   Gamba casi estampa el cuarto de no haber sido por los pies de Breitenbruch. Sin embargo, Fito Rinaudo se animó y sacudió de verdad la red a los 75’ ante las sonrisas espontáneas y de ensueño de todos. Central no era una tromba. Tampoco se lucía. Pero le salieron casi todas en una jornada especial porque Cocca le había puesto fecha de vencimiento a su continuidad. Y antes de retirarse del césped con el pecho inflado le regaló otro festejo al hincha cuando Molina sorprendió y rubricó el 5 a 2, que sirvió nada menos que para prolongar la estadía del entrenador canalla en el puesto y también para cortar largas y convulsionadas diez fechas sin ganar. Central ganó y Cocca sigue al frente del plantel.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario