Rusia 2018

¿Por qué el técnico no hace jugar a Lo Celso?

El rosarino pasó de ser la carta que Sampaoli tenía en el mazo para el debut a practicar con frecuencia con el equipo de suplentes.

Miércoles 20 de Junio de 2018

Los movimientos de los enviados especiales de medios argentinos alrededor del centro de entrenamiento de Bronnitsy siempre tienen que ver con la pasión por informar. Día tras día los ávidos periodistas, fotógrafos y camarógrafos corren detrás de un dato o de una imagen exclusiva que revele alguna situación o entregue certezas sobre un nombre que anda por la cabeza de Jorge Sampaoli. Desde que el plantel argentino se instaló en Rusia, la pregunta que más sobrevoló sobre el ambiente en las charlas entre colegas es: ¿por qué no juega Lo Celso? Todavía no tiene una respuesta literal de Sampaoli, más allá de las conjeturas o especulaciones que puedan hacerse del caso ya que imaginar no cuesta nada.

Lo concreto es que el ex volante de Central pasó de ser la carta que el Zurdo tenía guardada en el mazo para poner contra Islandia entre los titulares a este jugador que entrena casi siempre para el equipo de suplentes.

Se sabe, porque el propio Sampaoli lo dijo públicamente varias veces, que está en plena consideración del entrenador. Pero es evidente que hay algo que no termina de meterlo definitivamente en el equipo. Se aclara: los periodistas sólo pueden observar 15 minutos de la práctica y en ese tiempo habitualmente los ejercicios que realizan los jugadores no ayudan demasiado para detectar si se ganaron o perdieron la titularidad en los entrenamientos.

Debe entenderse en la situación de Lo Celso que hay una valoración de Sampaoli hacia su juego y sus condiciones futbolísticas. De lo contrario no hablaría maravillas del pibe que se inició en el baby en el colegio San José, luego se lució en la academia de Jorge Griffa hasta que lo ficharon para la novena de Central.

Qué le gusta y qué no al DT

Para el DT del seleccionado, Lo Celso es un volante de tejido y confección. Aunque para llenar el formulario le falta el corte francés por más que juegue en PSG. En Europa se lo ve seguido corriendo a rivales y tratando de recuperar rápido la pelota para tenerla y amasarla como tanto le gusta.

Pero a Sampaoli le seduce mucho más la idea que no se desgaste tanto en esos menesteres y asuma otro tipo de responsabilidades. Quizás ese aspecto le dinamita el camino para estar entre los once. El Zurdo necesita verlo más comprometido, queriéndose comer crudos a los más grandes.

Seguramente por subordinación, Gio todavía atraviesa esa etapa en la que los pibes juegan embobados al lado de Messi. Los que ni le piden la pelota por vergüenza a quedar pintados o a que no se las dé. Pero Leo es más bueno que Lazy atada en ese sentido. Lo que más quiere el capitán argentino es tener jugadores para descargar y que lo entiendan. Alguna vez Paulo Dybala, quien ayer dio una conferencia de prensa y le preguntaron por este tema, dijo que le resultaba difícil jugar al lado de Messi. Esa declaración lo condenó mediáticamente y hasta lo marginó de la selección argentina en las giras previas a Rusia 2018. Pero estuvo un tiempo sin ser citado no por lo que dijo, sino porque Sampaoli entendió que Dybala no era el socio que estaba buscando para Messi o cuando Leo no estuviera.

Con Lo Celso pasa algo parecido. Incluso, en la gira previa al Mundial jugó de titular los dos partidos. En la victoria contra Italia en Manchester y en la humillante derrota 6-1 ante España en Madrid.

El ladero de Mascherano

Durante la concentración en Barcelona, antes de desembarcar en Bronnitsy, Sampaoli tenía a Gio como el acompañante de Mascherano para el debut ante Islandia. Era el futbolista indicado, según propias palabras del Zurdo, para activar la conexión canalla con Angel Di María y ser el socio en la elaboración de las jugadas para Messi. No sólo no jugó contra los islandeses porque el titular fue Biglia, sino que ni siquiera sumó un minuto. Antes que él entró Ever Banega, un volante con otro perfil, quien venía de recuperarse de una lesión y estaba notoriamente fuera de ritmo. Se notó en el partido contra Islandia, cuando llegó tarde a varias pelotas, falló algunos pases, justamente una de sus especialidades, y no se pareció en nada al de siempre.

No se entendió la decisión de Sampaoli, como tantas otras que viene tomando en el armado del equipo. Para Croacia también consideró a Lo Celso como una opción C para jugar en el medio, pero entre la práctica del lunes y la de ayer la duda quedó reducida a Meza o Enzo Pérez. El volante de River no sólo venía a kilómetros de distancia de Gio sino que se sumó al plantel por la lesión de Manuel Lanzini en plena preparación para venir a Rusia.

Si algo faltaba para comprender que Lo Celso perdió terreno fue el posicionamiento que ganó Enzo Pérez. Es cierto que se está hablando de dos volantes arropados con diferentes funciones. Pero con Mascherano en el equipo en la función de volante tapón, Lo Celso podría jugar tranquilamente contra Croacia para darle una impronta de más desfachatez a la zona media. Pero ni eso convenció al Zurdo. Por algo en la línea de largada están Meza y Enzo Pérez, mientras que Lo Celso por el momento entró en boxes.


Pocas chances

Hasta ahora Lo Celso jugó cinco partidos en la selección de Jorge Sampaoli. En la gira de fines del año pasado lo hizo contra Rusia y Nigeria, y en la de este año contra Italia y en la catastrófica goleada de España. Por último, también lo hizo contra Haití en la despedida de la selección en la Bombonera.

Hasta tuvo en cuenta a Enzo Pérez

Uno de los temas que más desconcertó a la prensa argentina esta semana fue el hecho de que en algún momento Jorge Sampaoli pareció considerar la posibilidad de incluir como titular ante Croacia a Enzo Pérez. Esa probabilidad sorprendió porque el volante de River ni siquiera estaba entre los 23 convocados y sólo fue convocado de urgencia por la lesión de Lanzini cuando el plantel ya entrenaba en Barcelona, a días del debut en el Mundial.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario