Newell's

Pablo Pérez, un jugador con sentido de pertenencia

Pablo Pérez reflejó su felicidad y confió: "Me causa mucha emoción volver a ponerme la camiseta de Newell's". Además, adelantó: "Estoy a disposición para el fin de semana".

Viernes 14 de Febrero de 2020

"Siempre pensé en volver" confió Pablo Pérez y, por la forma en la que se dio su regreso a Newell's se nota que es así, además fue algo que siempre expresó cuando se le mencionaba la chance. Y si se tiene en cuenta que es su segundo regreso se reafirma la frase. "Estoy a disposición para el fin de semana", también adelantó el volante. Algo que los hinchas leprosos querían escuchar y que, decisión del técnico mediante, se haría efectiva su inclusión entre los titulares para redebutar frente a Lanús, el domingo en tierra granate. "Me causa mucha emoción volver a ponerme la camiseta de Newell's", reflejó el ya experimentado PP26 (por el nuevo número que lucirá en la espalda, el de sus comienzos, el que reemplaza al más conocido PP8).

De todo un poco habló el último refuerzo leproso en la conferencia de prensa que brindó ayer tras la práctica, en la que durante todo momento reflejó su alegría por poder defender la casaca rojinegra que tanto quiere desde chico. "Desde los 5 años que voy a la cancha siguiendo a Newell's. Mis viejos me llevaban siempre. Somos una familia muy leprosa", destacó con orgullo.

"Desde el momento en que me fui siempre pensé en volver a Newell's", dijo Pablo con contundencia. Y remarcó que dos compañeros fueron clave en este aspecto: "Sí influyó que Maxi (Rodríguez) y el Gato (Formica) me llamaran".

Lo importante también es "el sentido de pertenencia que genera Newell's. Los jugadores que nos vamos en algún momento siempre queremos regresar a nuestra casa, a donde están los amigos, a donde aprendí, en donde la pase bien y mal. Por eso en la mente del jugador siempre está la idea de querer volver y eso hacemos todos".

Y para ratificarlo agregó: "Esto es por el amor y el cariño con el cual nos tratan desde las inferiores hasta llegar a primera división".

Este no es un regreso más, ni tampoco el mismo que tuvo la primera vez. Aquella se había dado sin bombos y platillos como ahora. Cómo habrá sido que apenas jugó un puñado de minutos en los primeros partidos (entró a los 86' por Víctor Figueroa, en un 1-1 en cancha de Argentinos Juniors y con Javier Torrente como DT) hasta que fue ganando la titularidad y el prestigio que lo llevó a ser pieza principal del conjunto campeón de la mano del Tata Martino en 2013.

“Mi primera etapa fue de mucho aprendizaje. Cometí muchos errores y aprendí muchísimo (esto antes de irse a Emelec de Ecuador y Unión). La segunda llegué mucho más maduro. Aunque me tocó interpretar bien el fútbol a los 27 años y el Tata Martino tuvo mucho que ver con eso. Mientras que en esta oportunidad el regreso (luego de sus pasos por Málaga de España, Boca e Independiente) me encuentra mucho más maduro, mucho más tranquilo”, confió.

“Mejoré muchísimo en cosas importantes, como por ejemplo el cuidado personal. Además no tuve lesiones graves y eso juega a mi favor. Se nota en que físicamente estoy mucho mejor que antes”.

Y como para que no queden dudas y reafirmando este concepto mirando a lo que vendrá, adelantó: “Me siento muy bien, a los entrenamientos los estoy haciendo a todos, con buen aire y con buenas piernas”.

Claro, de ahí a jugar como titular y en qué posición y con cuales características se lo dejó para Frank Kudelka. “Estoy a disposición para el fin de semana, pero eso va a depender del técnico”, señaló para al toque agregar: “Lo que me pide es que agarre la pelota, haga jugar al equipo y que presione”.

Justamente al entrenador lo conoce de aquel paso por Unión en la temporada 2010/2011 en la que lo tuvo como DT y la recuerda como “una época muy linda mía, en la que estaba aprendiendo a jugar al fútbol. Es una ventaja que él me conozca y yo a él”.

En este sentido también el técnico se había pronunciado a favor de que Newell’s se reforzara con él ni bien surgió la chance de cortar su vínculo con Independiente, cuando dijo: “A mí dámelo”, dejando a un lado si lo amonestan mucho o no.

“Las negociaciones, como todas, siempre tienen un desgaste emocional pero por suerte llegaron a buen fin. Por eso les agradezco a Seba (Peratta, con quien jugó en la 2ª etapa en Newell’s y hoy es mánager leproso) y a Cristian (D’Amico, el vicepresidente leproso), quienes se estuvieron comunicando conmigo durante varios mercados de pases”.

Además, sobre su salida de Independiente tras el partido frente a Boca con la polémica de la tarjeta roja directa que vio tras una infracción fuertísima sobre Campuzano, que sumado a las cuestiones económicas que el club rojo quiso liquidar con su desvinculación, el mediocampista sostuvo que “eso pasó porque la novela vende. Cuando me vean adentro de la cancha van a ver que tantas expulsiones no tengo. Por eso digo que me molesta la mentira”.

Volviendo a meterse en tierra rojinegra, destacó: “Veo que hay muy buena gente en este plantel. Me hicieron partícipe desde el primer momento que entré” y obviamente esto también tiene mucho que ver con su muy buena relación con dos compañeros y amigos, Maxi Rodríguez y Mauro Formica, con quienes se vio reflejado en las primeras fotografías que le tomaron a su llegada.

En cuanto a la actualidad rojinegra y la pelea de abajo por el promedio y la de arriba, Pablo sólo indicó que “nosotros tenemos que pensar en sumar puntos, después se verá”.

Y, obviamente, la pregunta sobre el clásico no faltó: “Es el partido que más se disfruta. Ojalá pueda jugar varios y que sea con muy buenos resultados”.

Por último, el mensaje para el hincha leproso fue simple pero positivo: “Al hincha le digo que vengo a poner todo de mí, no vengo a hacer la plancha. La verdad que regreso con un compromiso muy diferente al que tenía en las otras dos etapas. Vengo a jugarme mucho, todo lo que sea sacrificio y esfuerzo estará en la cancha. A eso no lo negocio”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario