Central

"No estamos sobre barro, sino sobre piso firme"

Adrián Raguza, tesorero de Central, dijo que el club tiene los números equilibrados y que respetando el presupuesto harán el esfuerzo en el mercado de pases de cara a la Libertadores.

Domingo 23 de Diciembre de 2018

"No estamos sobre barro, sino sobre piso firme". Adrián Raguza entiende que los números de Central están ordenados, pero lo saliente en la larga charla que mantuvo con Ovación fue la confianza que tiene en que el club logre amoldarse a la nueva matriz económica y financiera. El tesorero canalla habló de los esfuerzos que deberá hacer la institución por los desafíos que se avecinan, pero nunca se apartó de la idea de que la tesorería "debe poner límites" para "no caminar por la banquina". El directivo considera que el terreno está dado para que el crecimiento deportivo potencie el económico y más teniendo en cuenta la apuesta que realizará la institución el año próximo a través de un fideicomiso financiero, en el que Central podrá tomar deuda "a tasa muy baja" en el mercado de capitales.

¿Cómo está Central hoy económica y financieramente?

Económicamente está bien. Eso lo decimos porque operativamente equilibrado, lo que no es un tema menor y esa operatividad incluye fútbol. Desde lo financiero estamos al día con los sueldos del plantel. Sí ahora hay que armar una estructura nueva por los nuevos desafíos que se vienen por haber logrado la Copa Argentina. Es que para afrontar lo que se viene será necesario armar un plantel de otras características.

¿Central es un club que tiene un déficit mensual?

Ese análisis habría que dividirlo en dos. Estamos hablando de un déficit operativo, pero a lo operativo le tenemos que incluir o excluir fútbol. Hoy operativamente estamos sin déficit incluyendo fútbol. Después depende de cómo se actúe en el mercado de pases en lo que hace a ingresos y egresos para equilibrar por ese otro lado lo que es fútbol también y eso depende mucho de los éxitos deportivos que se vayan logrando. Obviamente lo que viene es afrontar una nueva estructura económica y financiera para encarar todos los torneos que tenemos por delante.

¿Cómo se posiciona la tesorería frente a un mercado de pases? ¿Cuál es la injerencia que tiene tu área en la toma de decisiones?

Tiene mucha injerencia porque dentro de esta estructura financiera estamos trabajando, de acuerdo a los compromisos que tenemos por delante, con un presupuesto en el que todo lo que parte de fútbol tiene que atenerse a ese presupuesto con cierta calidad de jugadores. También si se presenta alguna posibilidad de venta será analizada. Nos manejamos con un presupuesto y por un tiempo nos tenemos que sacar el hincha para pensar de una manera lógica porque no podemos dañar al club. En esto la clave es hacer la mejor gestión posible. Tenemos acordado ya el presupuesto para refuerzos, concomitante con alguna venta, pero no estamos sobre barro, sino sobre piso firme.

¿Pero puede poner la tesorería algún límite?

Nosotros como tesorería tenemos la obligación de poner los límites y de darle cordura a todo esto. Obvio que si aparece algún jugador con algunas características distintivas, que cuente un poco más y que se nos vaya un poco de presupuesto analizaremos cuánto más nos puede rendir eso para que se termine autosustentando. Pero vamos con reglas claras y por un camino bastante recto. Intentaremos no pisar mucho la banquina.

Hace algunos días, Di Pollina y Carloni dijeron que era necesaria una venta para equilibrar los números en el presupuesto. ¿Es indispensable vender?

De acuerdo al presupuesto que tenemos la idea es realizar al menos una venta, pero no para equilibrar, sino para optimizar la estructura de lo que estamos pensando. Apuntamos a mantener el equilibrio con las metas que tenemos.

¿Tienen un número definido o estimado sobre por cuánto se debería vender en este mercado de pases?

El número obviamente lo fija el mercado y será analizado, pero insisto con que no estamos necesitados, sino que estamos estructurándolo. No se trata de un número. Esto es como una sábana, estirando de un lado y del otro. De ese tire y afloje de la sábana es que nos quede lo mejor ubicada posible dentro de la estructura.

La Libertadores invita y obliga a formar un equipo competitivo, pero también otorga mucho dinero. ¿Esa plata se va a utilizar para la contratación de refuerzos?

Está contemplado y estará dentro de la estructura financiera, ya sea para refuerzos o para la operatividad del club. Es un aporte muy importante. Un club como Central no puede no estar todos los años en una competencia internacional porque eso también nos aumenta los activos que tenemos.

¿Central tiene un plantel caro?

No sé si tiene un plante caro, pero sí es uno de los más costosos del fútbol argentino. Hoy, con todo lo que hay que afrontar diría que se acomodó bastante.

¿Cómo se trabaja en los contratos que son en pesos, pero que muchas veces se actualizan de acuerdo al valor del dólar?

Todos nuestros contratos están firmados en pesos. Sí se acostumbra a poner cláusulas de un tope dólar. Por ejemplo, si el dólar varía de 36 pesos hasta 42 y está 39, se le puede llegar a pagar el ajuste hasta 42, pero si se va a 50 y se paga hasta 42. Y si baja a 35 se le paga a 36. Es una negociación que se denomina con tope de valor dólar. De igual forma todos los contratos están en pesos y sería una irresponsabilidad de parte del club hacerlo en dólares.

¿La tesorería de un club como Central es lo que habías imaginado?

Mi aporte es netamente profesional. Yo soy empresario y me dedico al manejo de empresas tanto en Argentina como fuera del país. Lo que estoy haciendo es armar el equipo de trabajo para darle mi sello a la tesorería, con lo cual estamos dividiendo todo en distintas áreas, como el fútbol y la infraestructura. Tratamos de establecer hacia dónde debemos ir y cuál es la matriz financiera.

¿En qué grado está la conformación de esos equipos de trabajo?

Hace poco más de dos meses que asumimos, pero hoy ya estamos en 50 o 60 por ciento de esa estructura que pensamos. Creemos que para febrero cada área va a estar actuando a pleno en la tesorería.

¿Cuál fue el impacto de la enorme devaluación que vivió el país?

El impacto es importante, pero nuestra visión es tratar de aprovecharlo.

¿Qué provecho se le puede sacar de una situación así?

Nosotros teníamos salarios que estaban dolarizados mientras seguimos recaudando en pesos. El club de contratos dolarizados tenía poco y nada, por lo cual ese ajuste no nos perjudicó, pero sí es importante que los activos del club son en dólares, como los jugadores que pueden ser vendidos y eso nos va a permitir aprovechar esa devaluación como una oportunidad para poder bajar los pasivos en pesos, que claramente se reducen con relación a los dólares. Esa es un poco la estrategia a seguir. Pero es simplemente una meta dentro de un plan estratégico mayor. La obtención de la copa nos pone nuevos desafíos y nos arma una estructura nueva para poder competir en todos los frentes, como el club lo merece.

¿Cuál es esa meta a futuro, de la que podrían dar cuenta cuando termine el mandato?

Cuando finalice el mandato aspiramos a contar con una estructura de club saneada a nivel operativo, con una posibilidad de que el club se financie tasas mucho más bajas de las habituales. La idea es entrar al mercado de capitales con el club para financiarnos a tasas bajas, además de realizar algunos cambios en la infraestructura para dejarle al socio. Aspiramos a licuar todos los pasivos en pesos para tener una buena base para seguir creciendo.

¿Esto de la crisis se vio en la adquisición de abonos por ejemplo?

Recién vamos a tener la primera venta de abonos ahora, pero estamos previendo mínimamente mantener el número de abonos, aun ya con precios actualizados. En esto repercute mucho loo futbolístico. El haber logrado el título nos va a dar una mano jugar la Copa Libertadores. Creemos que vamos a vender más que el promedio en los dos últimos años. Tenemos la convicción de que vamos a poder vender un 20 o 25 por ciento más de abonos que en los últimos años.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});