Newell's

Newell's perdió con Independiente y el futuro se conjuga en tiempo imperfecto

Fue 2 a 1. Sebastián Palacios y Fabricio Bustos hicieron los goles con los que el equipo de Falcioni, mientras que la Fiera logró achicar la distancia. A los 37' el árbitro no cobró un penal a favor de la Lepra

Viernes 05 de Marzo de 2021

No hay manera de que Newell’s pueda lograr un funcionamiento sin velocidad y con las líneas tan distantes. No hay forma de que el equipo de Frank Kudelka pueda articular juego sin dinámica. Es muy difícil formatear un esquema con un conjunto tan largo y que por lógica deja tantos espacios libres. Es complicado alcanzar un sistema defensivo eficaz si no hay contención organizada y los laterales otorgan ventajas. Por todo ello la Lepra perdía sin atenuantes 2 a 0 con Independiente. Sólo algún destello fugaz de jerarquía podía generar incertidumbre en el resultado final. Y así fue. Maxi Rodríguez metió un cabezazo para descontar y darle un sustento a lo imprevisible. Por eso lo que era derrota segura mutó en empate probable. Pero no. Newell's perdió 2 a 1 y ahora todo se conjuga en tiempo de verbo imperfecto condicional.

Los errores sistemáticos convirtieron en crónico el problema futbolístico de Newell’s. Se repite hasta el cansancio. Como si con el transcurrir de los partidos no haya incorporado que no habrá un final diferente haciendo siempre lo mismo. Pablo Pérez puede ser conductor, pero si los compañeros no se mueven para liberar marcas y generar espacios no hay manera de que sean receptores. Más allá de que cuando los de Kudelka toman la pelota todo se hace en cámara lenta.

Fue tan previsible lo de Newell’s que Independiente rápidamente comprendió qué hacer para obtener dividendos enseguida. Una asistencia de Lucas González le permitió a Silvio Romero meter un pase para que Sebastián Palacios aprovechara las ventajas que le dieron Lema y Orihuela para convertir el primero.

Embed

Y en un ratito más, Orihuela se equivoca en la salida y la pelota le queda a Fabricio Bustos que de manera calcada a Palacios convierte el segundo, y la diferencia reflejaba con certeza la distancia entre los equipos en el campo.

Embed

Perdido por perdido, Kudelka en el complemento movió piezas, mandó a Cristaldo y Cingolani para superpoblar el ataque. Cada incursión de Llano por derecha asomaba como una posibilidad. Pero el joven así como acertó con el centro que la Fiera cambió por gol, también culminó mal un par de jugadas que bien podrían haber derivado en la igualdad.

A esa altura Independiente cedió campo y pelota. Y comenzó a sufrir. Porque si bien Newell’s dependía de lo que pudieran hacer los más experimentados, Falcioni hizo replegar tanto a su equipo que cualquier pelota podía rebelarse y terminar en el fondo del arco para la igualdad.

Embed

Lo buscó Newell’s al final con más amor propio que fundamentos futbolísticos. Independiente resistió. Y se llevó una victoria que aseguró al principio pero que puso en dudas en la última recta. Y que dejó una herida abierta en el Parque, y muchas dudas sobre el futuro inmediato.

Embed

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario