Ovación

Newell's empató con Estudiantes pero igual sigue siendo el líder del campeonato

Al equipo del director técnico Alfredo Berti esta vez le costó tomar el control. Y cuando marcó la diferencia replegó todas sus líneas y Estudiantes se lo igualó en el tiempo adicional.

Domingo 01 de Septiembre de 2013

Lo tenía, pero se le escapó en el segundo final. Newell’s había trabajado la victoria, sin el fútbol de otros juegos, pero esta vez teniendo que dar pelea. Parecía que los tres puntos quedaban en un Coloso que estaba rugiente, pero en la penúltima bocha apareció el testazo de Desábato para equilibrar el tanteador y dejar con bronca a un rojinegro que venía dulce por el juego que había mostrado el martes y que lo elevó a la cima del torneo, donde aún permanece. Esta vez pagó caro haber cedido la pelota después del gol de Pérez. Justamente la mejor virtud de este equipo.

   Ñuls juega. Y ese es su principal atributo. Estudiantes llegó al Parque con la materia bien estudiada y sabiendo que para tener protagonismo debía presionar y manejar la pelota. Y eso hizo, porque los volantes-delanteros del Pincha hicieron el desgaste para ensuciar la salida leprosa. De esa manera al equipo de Berti le costó encontrar las riendas del partido que fueron trocando a medida que pasaban los minutos. Por eso esta vez no fue avasallante en el dominio y hubo cierta paridad. Bernardi finalmente jugó, pero le costó hacer pie y transformarse en la manija producto, quizás, de la dolencia que lo tuvo en duda hasta último momento. Pero más allá de eso, en la primera mitad los laterales estuvieron contenidos producto de la presión del rival, que vino a darle batalla jugando en terreno contrario (después se supo que Casco y Cáceres tenían molestias).

   El juego no era agradable porque no había demasiada acción en los arcos. Un cabezazo de Carrillo a los 11’ que se fue cerca y un disparo desviado de Pérez. Newell’s careció de la salida por los costados. O, en realidad, no tuvo la que siempre lo caracterizó. La explicación estaba en que tanto Cáceres como Casco no estaban plenos, por eso el Loco movió el banco en el complemento y mandó a Orzán por el paraguayo y a Ortiz por el ex Gimnasia. Ahí la defensa tuvo que reacomodarse con Ortiz y López de centrales y Heinze pasó al costado izquierdo.

   El último campeón fue más incisivo. Empezó a tener mayor control y a los 4’ avisó con un tremendo derechazo de Figueroa que movió la red e hizo gritar a la gente. Tres minutos más tarde Mateo ensayó una chilena en la medialuna del área para despertar una sonrisa y aplausos instantáneos. Y en la acción siguiente Pérez capitalizó un centro bárbaro de Maxi —ayudado por un defensor platense— para clavarla en un ángulo y romper el cero. A partir de ahí la cuestión se le simplificó al local, porque el Pincha tuvo que salir más y dejó espacios libres que fueron ocupados por camisetas rojinegras. Así llevó y controló el partido hasta el minuto fatídico. Parecía que la suerte estaba echada también, porque Auzqui metió un segundo cabezazo y la bocha rebotó contra el poste a cuatro del final. Y, después, el Patito Rodríguez la mandó a la popular cuando estaba solito para definir.

   A esa altura Ñuls hacía largos minutos que se había arremangado para defender la victoria. Cerró todas sus líneas para aguantar el resultado ante la búsqueda de Estudiantes. Y en tiempo extra apareció el centro de Rodríguez para que Desábato ganara en lo alto ante la marca del Gringo y Víctor López y clavara la pelota contra un palo.

   El empate golpeó al rojinegro porque había defendido el triunfo con intensidad. Se le escabulló en los últimos segundos y eso es lo que lastimó el ánimo de los jugadores. Está claro que no siempre se puede mostrar el mejor fútbol, sí intentar repetirlo. Ayer no fue el mismo de otros encuentros porque no tuvo a todos sus jugadores activos o en su máxima plenitud (Bernardi, Casco y Cáceres). Igual sumó, sigue invicto y siendo protagonista. Y eso no es un detalle menor.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario