Newell's

Newell's depende todo el tiempo de Aguerre y Maxi

La lepra dejó una pálida imagen en el debut en la Copa de la Superliga y si le ganó a Gimnasia fue por el arquero y el capitán. De no ser por ellos, nunca hay otras respuestas.

Domingo 14 de Abril de 2019

En el debut de la Copa de la Superliga, Newell's fue la copia exacta de la pasada temporada. Sus aspiraciones se sostienen en la capacidad de dos de sus futbolistas ubicados en los extremos de la cancha. No es que un buen rendimiento del resto no contribuya. Pero sin Alan Aguerre ni Maxi Rodríguez, se reduce cualquier chance de triunfo. Las atajadas del uno para mantener el cero en el arco en La Plata fueron tan fundamentales como la clase de la Fiera para arrimar algo de peligro y coronar la noche del viernes con el gol de penal que le dio el triunfo a la lepra por 1 a 0 en la ida de los 16avos de final.

   Las cualidades futbolísticas de uno y otro no fueron un regalo caído del cielo. La aclaración sirve para que nadie se confunda y piense que ambos son unos desconocidos que pasaban por La Plata y el día del partido se pusieron la camiseta rojinegra. Son futbolistas de Newell's y hubo mérito al traerlos, amén de la enorme predisposición de Maxi para el regreso. La intención de remarcar la influencia que tienen es para subrayar que sin ellos no alcanza. No existen otras alternativas ni individuales ni colectivas.

   El flojo desempeño del equipo frente a Gimnasia fue más de lo mismo. Inexpresivo, sin agresividad ni dinámica ni solidez, tuvo un mal primer tiempo, siendo superada en el juego, con poco. Más equilibrada resultó la segunda etapa. Pero incluso en ese lapso donde hubo paridad fue cuando Aguerre intervino mayor cantidad de veces.

   La escasa contención del medio, con Cacciabue y Rivero dando ventajas, y una defensa que no anduvo firme exigió una y otra vez la respuesta de Aguerre. Después de algunos partidos en los que había perdido esa imagen de imbatible, se erigió en la figura, ante el lamento del lobo, que en las tribunas repetía hasta el cansancio que la culpa de la derrota de su equipo fue el arquero leproso.

Cerró el arco

Aguerre se interpuso para que no caiga su arco y sostener al equipo en los peores momentos. Se arrojó sobre la derecha para sacarle el cabezazo a Tijanovich en el cierre mismo del partido, estando todavía 0 a 0, evitando una repetición de lo ocurrido un mes atrás, cuando el mismo futbolista anotó un gol en el adicional y Newell's perdió por 1 a 0 en la Superliga.

   Hacia el otro palo se inclinó un rato antes para mandar al tiro de esquina el remate que intentó ubicar sobre la izquierda también Tijanovich.

   La pelota detenida tampoco resultó un problema para Aguerre. Resolvió sencillo el tiro libre de Ayala en el primer tiempo, mandando la pelota con ambas manos por encima del travesaño. En la misma etapa, y frente al mismo ejecutante, se arrojó al piso para sacar el tiro que llegó por abajo buscando el primer palo.

   Los reflejos de Aguerre no fallaron y se pusieron a prueba en el tiro libre de Mussis desde lejos que fue hasta el área rojinegra. La pelota pasó entre varios futbolistas sin que nadie la toque y el arquero siguió atento a la posible trayectoria y logró que no fuese al fondo del arco.

   El único aspecto negativo de Aguerre fue que se sumó a los problemas de la defensa para salir jugando, ante la presión del local. Si bien no arruga cuando se la dan, tomándose el tiempo para desprenderse de la pelota, no fue preciso y hasta un mal rechazo derivó en una contra que Gimnasia no usufructuó.

   La única acción en la que Aguerre tuvo colaboración fue en el tiro de Tijanovich, cuyo destino era el fondo del arco y despejó sobre la línea Paredes, que se había mandado una macana en la jugada previa al regalarla.

El toque de la Fiera

Maxi necesita que Newell's tenga la posesión de la pelota para que se la entreguen seguido y meta un pase medido donde los espacios son reducidos o para aprovechar el mínimo resquicio y patear. Como no ocurrió, porque no hubo circulación y cada entrega fue forzada, intentó dominarla y darle claridad al juego en medio de tanta confusión, con los volantes rivales comiéndole los talones.

   La dificultad de Newell's para que las líneas se muevan más adelante lo mantuvo lejos del arco, donde mayor influencia tiene Maxi. No sintonizó con nadie. De a ratos tocó con Formica, aunque el volante creativo anda una marcha menos que otros y eso lo perjudica.

   Maxi tiene la inteligencia de los distintos y la repentización para que con apenas un toque se la dé larga a Leal con la defensa rival a contrapierna. El portugués, apareado por dos defensores, la tiró afuera.

   Cuando la presión de los mediocampistas de Gimnasia cedió, Newell's la controló mayor tiempo y Maxi se movió en tres cuartos, apenas volcado sobre la izquierda, para ser el nexo. Más participativo, el ingreso de Figueroa por Leal sumó a otro de control de pelota y eso favoreció a la Fiera. Newell's siguió igual sin atacar con riesgo.

   La falta de elaboración en los últimos metros derivó en que Maxi estuviese cerca de convertir por dos pelotas que le quedaron casualmente en los pies. Salió cerca el derechazo medido y cruzado de la Fiera desde afuera del área, al recoger un rechazo de la defensa tras un centro de Formica. En otro balón, después de un mal control de Leonel Ferroni, apareció por detrás del lateral para sacar un tiro bajo que Alexis Arias desvió con un enorme esfuerzo.

   La mano de Mussis dentro del área le dio un penal a Newell's en el adicional y Maxi lo ejecutó con tranquilidad y categoría, contra el palo opuesto hacia donde fue Arias.

   Newell's no enmendó los vicios en La Plata. Lo rescataron Aguerre y Maxi, artífices de la victoria. No siempre le alcanzará. Ya es algo que se sabe.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});