Ovación

Mereció al principio festejó en el final

Newell's jugó un gran primer tiempo y dispuso de chances inmejorables. Pero cuando el 1 a 1 parecía inamovible apareció Cacciabue para sellar una victoria conmovedora.

Martes 17 de Abril de 2018

Newell's festejó un triunfazo anoche en el Coloso. Superó con holgura a Talleres en el primer tiempo, pero dilapidó chances netas y apenas pudo facturar el remate alto de Víctor Figueroa en el amanecer del juego. Encima en el final de esos muy buenos 45 minutos iniciales el juez Patricio Loustau inventó un penal para la visita, que canjeó por gol el Pelado Silva. Ese 1-1 parecía inalterable en el complemento, porque los rojinegros ya no tenían al lesionado Leal y le quedaban pocas energías para ir por más. En tanto, Talleres no sabía cómo pisar el área de enfrente. Y cuando la paridad estaba casi sellada apareció el debutante Jerónimo Cacciabue y tras un córner largo de Torres sacó una volea notable que desató el deliro en el Coloso. Un 2 a 1 emocionante y ampliamente merecido para los leprosos. El equipo de De Felippe supo pelear hasta el epílogo y se quedó con todo: los puntos, la alegría y la frente bien alta por la entrega.
   En el primer tiempo, Newell's debió y mereció irse al descanso ganancioso. Porque hizo el gasto para presionar al rival, neutralizarlo en la mitad de la cancha y por sobre todo porque dispuso de chances inmejorables para agitar varias veces la red del tallarín. La Lepra arrancó muy enchufada y la pared que le devolvió Ferroni a Figueroa sirvió para establecer el primer grito de la noche. El Negro tomó la pelota con la cara interna y la alojó arriba del arco adversario. Golazo y sensación que la historia pintaba bien para el local.
   Lejos de cuidar la ventaja, los rojinegros fueron por más. Siguieron jugando en campo adversario en base a la presión alta y el manejo dinámico de la pelota. A los 25 hubo un gran pase del debutante Cacciabue para Alexis Rodríguez, que corrió en soledad en busca del gol, pero el arquero Guido Herrera le atragantó el grito al primo de la Fiera. Después fue el propio Alexis el que asistió a Leal para que vaya por su recompensa. La Pantera enfiló al área como una locomotora, pero intentó definir con la pierna derecha cuando tenía espacios para eludir al arquero y el tiro se le fue apenas arriba. Segunda chance dilapidada.
   Hubo más. Gran combinación ofensiva entre Leal, Figueroa y Fértoli y justamente el Rayo al límite de la posición adelantada pateó esquinado y manoteó Herrera, aunque el juez Loustau cobró saque de arco. Y justo en una contra aislada apareció como una flecha Araujo y Ferroni, apareado, lo tocó con la pierna afuera del área y de manera errónea el juez sancionó penal. El Pelado Silva lo canjeó por gol y decretó un empate inmerecido de cabo a rabo. Así Newell's se fue al vestuario martirizado por los goles que erró, fastidioso con el árbitro y encima sin su principal carta ofensiva: la Pantera lusitana, que salió lesionado.
   En el complemento la Lepra intentó mantener la intensidad. De entrada Daniel Opazo, que tomó la posta de Leal, remató fuerte abajo y atajó Herrera. De Felippe mandó a la cancha a Joaquín Torres por Fértoli con la intención de revitalizar la ofensiva.
   Talleres se adelantó en el campo y Guiñazú empezó a hacerse amigo de la pelota. El dominio se hizo repartido. El delantero Joao Rojas se animó a gambetear. Newell's había hecho el gasto en la etapa inicial y sin dudas que la exigencia del jueves en el partido jugado en Brasil ante Paranaense comenzó a hacer mella en el físico. Pero mientras hay vida hay esperanza. Y el equipo aguerrido de "don Omar" estuvo dispuesto a entregar la última gota de sudor para forzar el resultado. Y lo logró.
   Córner de Joaquín Torres y aparición demoledora de Cacciabue por el segundo palo. Desde el costado del área, el carasucia Jerónimo se llenó el botín derecho de pelota y cruzó el remate para el golazo espectacular que hizo delirar al Coloso.
   Triunfazo leproso. Merecidísimo por lo que entregó uno y otro equipo. Newell's, con el último envión de energía, fue por todo y festejó una victoria grandota.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});