Newell's

Los refuerzos de Kudelka le dan jerarquía a Newell's

Las caras nuevas le dieron un salto de jerarquía a Newell's. De los ocho, cuatro son titulares sólidos y otros dos ingresan seguido.

Martes 24 de Septiembre de 2019

Newell’s acertó con los refuerzos. Tras seis encuentros es evidente que los nuevos jerarquizaron el plantel. Con mayor o menor nivel, en el inicio de la Superliga tienen una buena cuota de responsabilidad en este presente auspicioso del equipo. La mitad de ellos se consolidó desde el principio, siendo titulares indiscutidos: Cristian Lema, Santiago Gentiletti, Julián Fernández y Lucas Albertengo. Otros dos, Rodrigo Salinas y Julián Villarruel, son habituales recambios, que cumplen cada vez que ingresan. Los que aún no jugaron son Ramiro Macagno y Matías Orihuela.

   Pasaron varios mercados de pases en los que Newell’s falló en la búsqueda de futbolistas, más allá de las restricciones económicas que tuvo en esos momentos. Fueron pocas las caras nuevas que mejoraron el nivel que ya había en el club. La gestión cambió de raíz para esta temporada y hoy es posible decir que los que se sumaron son refuerzos y no incorporaciones.

   Frank Kudelka había solicitado reforzar la columna vertebral del equipo y la comisión directiva le cumplió. Es precisamente en esa zona media, desde el fondo y hasta arriba, donde se sostiene el rendimiento óptimo del equipo, con jugadores de trayectoria que elevaron la calidad.

La firmeza de la zaga

La dupla de Cristian Lema y Santiago Gentiletti le brindó una seguridad a la última línea rojinegra que no se conseguía desde la época de Fabricio Formiliano y Néstor Moiraghi en 2016/2017. Lema es expeditivo y buen cabeceador. Gentiletti es ubicado y defiende con prestancia. Ambos se complementan y sostienen la estructura defensiva de un equipo que, teniendo un partido pendiente, es el cuarto menos goleado, con 5 tantos.

   Hacía rato que la lepra no contaba con un primer marcador central como Lema. En la temporada pasada alternaron Teodoro Paredes y Stéfano Callegari, que sigue en el club. Y en 2017/2018 el que jugó fue Bruno Bianchi.

   Si existe una cuestión a corregir por parte de Lema es cuando sale a cortar lejos del área. Por lo general lo superan y queda mal parado y lejos de su arco . Pero su rendimiento en general es positivo y hasta excede lo que le corresponde. Es que por el momento es el goleador rojinegro, con tres conquistas, dos de cabeza y una de penal. El gol en el clásico, que terminó 1 a 1, tuvo el aditamento del valor emocional.

   La virtud de su compañero de zaga, Gentiletti, es la de manejar los tiempos y la velocidad al momento de marcar. Es complicado superarlo en el mano a mano. Tiene aplomo y ubicuidad. No le incomoda salir con pelota al pie. Lo que le costó en ciertos partidos fue imponerse en el juego aéreo, en esos pelotazos que tenían como destinatarios a delanteros rivales.

   Gentiletti le dio un salto de clase a la posición de segundo marcador central, que en las dos últimas temporadas había sido de Fabricio Fontanini.

La lucha del medio

La aparición de Julián Fernández era una incógnita. Nadie tenía presente sus condiciones ni recordaba con certeza su paso por All Boys y Olimpo. El volante central despejó de inmediato todos los interrogantes, siendo el mejor de Newell’s en la victoria del debut. Desde esa primera fecha expuso lo que es capaz.

   Fernández se ubica cerca de los marcadores centrales y quita mucho. Gana seguido en las pelotas divididas, mantiene el orden y es relevo de los compañeros del fondo. Por momentos sube a campo adversario para presionar alto. Tiene entrega, con inteligencia.

   Uno de los pocos momentos en los que defeccionó fue contra Vélez, aunque es cierto que todos anduvieron mal. En Liniers no pudo obstruir a los futbolistas ligeros del conjunto de Gabriel Heinze.

El cabezazo que significó el segundo gol de Newell’s contra Aldosivi le puso un broche a una buena actuación personal. El vacío que dejó el retiro de Diego Mateo en 2016, y que no fue cubierto desde ese momento por Leyes, Sills y Bernardello, encontró ahora a un mediocampista central que trae reminiscencias de Pomelo.

El número nueve

Lucas Albertengo no tuvo tiempo de entrenar para ser titular ante Central Córdoba en la apertura de la Superliga. Pero entró en el segundo tiempo. Lo hizo con el pie derecho, ese mismo con el que señaló el 2 a 0. A partir de ese momento fue el nueve del equipo.

   En la fecha siguiente, ante Unión, terminó como el jugador más destacado del partido. Ese día resolvió bien ante el arquero, amagando para anotar el segundo tanto y el segundo de su cuenta personal en el club del Parque.

   Albertengo sabe controlarla y aguantarla frente a marcadores que lo enciman todo el tiempo. Está siempre en posición de gol, aunque luego de los dos primeros encuentros falló en la definición. Es una de las principales deudas.

Las alternativas

Rodrigo Salinas es un delantero de fuerte contextura física que no desentonó en los cuatro partidos que entró en los segundos tiempos. Y el mediocampista central Julián Villarruel ingresó en la misma cantidad y respondió. Son las principales opciones desde el banco.

   Por su parte, el lateral izquierdo Matías Orihuela fue suplente, aunque todavía no pudo jugar. En tanto, Ramiro Macagno ataja en la reserva porque adelante tiene a Alan Aguerre y Nelson Ibáñez.

   Newell’s encontró refuerzos que son útiles, con los que intenta despegarse de los puestos de abajo de la tabla del promedio. El nivel de ellos permite que sea algo posible.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS