Ovación

"La suspensión del fútbol genera conciencia"

El rosarino Gonzalo Belloso, hombre fuerte de la Conmebol, analizó los efectos de la pandemia a nivel continental y entendió que "los jugadores querían parar porque nadie quiere correr peligro ni arriesgar a su familia".

Jueves 19 de Marzo de 2020

“Pensábamos que a través de suspender el fútbol podíamos ser un ejemplo de lo más importante que tiene esta problemática sanitaria del coronavirus que nos afecta hoy, en la que la única receta para prevenirlo es el aislamiento, evitar el contagio y si bien quizá pareció medio apresurado de nuestra parte la postergación, lo que quisimos fue generar conciencia social del flagelo que estamos viviendo”, le confió ayer a Ovación, desde Paraguay, el rosarino Gonzalo Belloso, secretario general adjunto de fútbol y director de desarrollo de la Conmebol (Confederación Sudamericana de Fútbol).

   Belloso fue más que claro al afirmar que “el fútbol tiene un gran poder de llamar la atención. Es una disciplina que mueve la aguja en el interés de la gente. Cuando tomamos la decisión de parar luego nos fueron siguiendo las ligas de todos los países y los últimos fueron Argentina y Brasil. Comprendemos que estas dos federaciones son muy grandes y tienen muchos intereses. Entendemos que en Argentina tardaron en tomar la decisión y es normal porque es un fútbol muy grande, pero es lógico que todos después estuvieron de acuerdo en que había que parar. Y a través del fútbol se hizo un debate en muchos lugares sobre la situación en general. Es como que cuando para el fútbol, muchos terminan de dimensionar lo que ocurre”.

¿Cómo ves el avance de la pandemia que está atravesando a todas las actividades de la vida social y, obviamente, al fútbol también?

Nosotros al estar en una organización que es global en Sudamérica como la Conmebol y que estamos conectados permanentemente con las otras confederaciones mundiales estábamos manejando la situación del coronavirus bastante antes que llegara el problema a Sudamérica. Ya veíamos que muchos torneos se habían dejado de jugar y por ello la Conmebol reaccionó muy rápido con la suspensión de los campeonatos porque no analizábamos que la situación pudiera mejorar. Al contrario, tomamos las medidas el miércoles pasado y en una semana el tema empeoró enormemente. También pensábamos que a través de nuestro ejemplo todas las federaciones se podían dar cuenta de la magnitud del problema. Así, luego de la suspensión de la Copa Libertadores, otras competencias y la Copa América, las diez federaciones asumieron el problema y nos acompañaron rápidamente en la postergación del fútbol. La última fue Argentina, pero nosotros en Conmebol entendíamos que a través del fútbol podíamos generar una consciencia en la ciudadanía que todavía no estábamos viendo y que sí se vio en los últimos días.

Los jugadores en Argentina estaban un poco asustados de seguir jugando y se hicieron los partidos a puertas cerradas, este marco no era el mejor para que siga la competencia. ¿Coincidís?

Lo que les pasó a los jugadores es lógico. Todos en el ambiente del fútbol argentino tienen amigos jugando en Italia o España. Y si bien Europa toda la vida nos dio excelentes ejemplos en muchas cosas, en este caso Italia, sobre todo, nos mostró un mal manejo de la situación. En esta oportunidad Italia reaccionó tarde y los chicos argentinos que estaban jugando en ese país manifestaban lo que pasaba. Y acá en Sudamérica los jugadores querían parar porque nadie quiere correr peligro ni llevar peligro a su familia. Y esto nos está demostrando que hay que hacer un trabajo en equipo. Es clave el aislamiento y el cuidado general. Esta es la única manera en la que podemos cuidar a la gente más grande y en esto el fútbol tiene que ser muy agradecido porque cualquier jugador o persona que pasó por el fútbol si no fuese por los más grandes no hubiese llegado a ningún lado. Ahora hay que devolverles a todos lo que tanto nos ayudaron porque en este momento los adultos mayores son los más expuestos.

¿Cuál es la prioridad ahora de la Conmebol?

Estamos a disposición de los organismos sanitarios. Ofrecimos los espacios virtuales a la Organización Mundial de la Salud para difundir las medias de prevención. Suena increíble, pero parece que en el 2020 estamos aprendiendo a lavarnos las manos. Estamos monitoreando todo y ya trabajamos en posibles soluciones de calendario. Hoy lo único importante es la salud y generar consciencia sobre los cuidados.

¿Hay alguna hipótesis de retorno a la competencia o es muy pronto para saberlo?

Trabajamos en seis escenarios para comenzar cuando sea posible con las competencias continentales, tanto a fines de abril o en los meses siguientes. Lo bueno es que ahora los torneos como la Libertadores y la Sudamericana son anuales y esto nos permitirá recuperarnos y que las asociaciones de los países también puedan cumplir con sus calendarios. La idea es que este año seguramente terminen las competencias como siempre. Porque deben jugarse y son importantes para los presupuestos de los equipos participantes. Conmebol elevó cinco veces el monto por participar en los torneos. El campeón gana unos 20 millones de dólares. Vamos a hacer todo lo que esté al alcance para que se pueda jugar de la manera más normal posible cada certamen.

La Copa América fue postergada un año y ¿se mantienen las sedes?

Sí, se suspende para el año que viene y se hará en conjunto entre Colombia y Argentina, quisimos que primero los países atiendan el tema de la salud. La Copa América es más que un evento deportivo, porque es cultural y de turismo. Debe ser un torneo a todo vapor, sino no tiene sentido jugarlo. Y este año iba a ser imposible.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario