Ovación

La pilcha del goleador

Con dos conquistas en un par de minutos Cristian Yassogna fue el héroe de la clasificación de Central Córdoba a la Copa Argentina 2018

Jueves 01 de Febrero de 2018

Cristian Yassogna todavía no cae. Y tampoco se la cree. Pero fue quien pasó por ventanilla para sacar el pasaje con el que el charrúa se irá a soñar por los caminos que transitará la edición 2018 de la Copa Argentina. Gracias a sus dos goles en la victoria por 2 a 1 del domingo ante Dock Sud, puso de pie al Gabino Sosa para pegar el grito ganador. "Fueron dos minutos espectaculares, pude convertir dos goles muy importantes para dar vuelta un partido complicado y por suerte con ellos terminamos ganando y consiguiendo la clasificación. Un momento que quedará grabado como los mejores recuerdos que me dio el fútbol", dijo el goleador en el comienzo del diálogo mano a mano con Ovación, en el que no solamente repasó esas conquistas para que el Matador volviera a tener la chance de disputar un certamen nacional (el último partido fue ante Huracán, un 1-2 el 18 de julio de 2016) y a la vez lo metió de lleno en la lucha por lograr el título de la Primera C y el soñado ascenso, aunque resta toda una rueda (19 partidos).

En el corazón del barrio Casiano Casas, el goleador del charrúa transcurre su vida cotidiana en el anonimato. Claro, no es la zona fuerte de los de Tablada. Pero eso no lo preocupa porque no le gusta darse a conocer a pesar que después de cada entrenamiento se pone al frente de su local de indumentaria de ropa junto a su mujer Erica. "Soy un persona de perfil bajo, no me gusta estar en los medios. Jugar en Central Córdoba lo tomo como un trabajo y con mucha profesión. Por eso cuando termino de entrenar parto rápidamente al negocio para darle una mano a mi esposa y también a ocuparme de mis hijos Valentín (5 años) y Joaquín (7 meses). Y por la tarde voy a entrenar al gimnasio como hice siempre", sostuvo el artillero de Central Córdoba , quien en el presente torneo anotó 6 goles.

A la hora de hablar del presente del equipo de Tablada, el jugador nacido en barrio Ludueña se mostró optimista por la campaña del equipo: "A pesar de que todavía nos resta jugar toda una rueda, la campaña del plantel es muy buena. Nuestro objetivo principal es salir campeones de la divisional, por eso decimos que todavía falta mucho. Claro que a la vez puedo decir que cumplimos dos objetivos importantes. Primero salir de la zona roja de los promedios y ahora meter al club en una copa nacional. Estamos por el camino correcto".

Para llegar a este presente en el que se destaca en un club de la ciudad, Yassogna hizo un repaso de sus inicios. Entonces resaltó al club de baby en el que hizo todo el fútbol infantil, Argentina 78. "La cancha de Argentina 78 fue mi segunda casa. En ese club pase los mejores años en el baby, junto a mis viejos (Raúl y Patricia). Mi primer entrenador fue Daniel Roldán, quien me inculcó muchos valores para la vida y el deporte. A todo eso hoy lo llevo presente. Después pasé a Rosario Central para jugar en la octava división y estuve 5 años, hasta jugar en reserva de la mano de Hugo Galloni. En esa división pude anotar un gol", recordó el delantero charrúa.

Ese gran momento lo llevó a ser convocado para formar parte de los seleccionados juveniles. Pero cuando todo estaba dado para llegar a primera división, un grupo empresario comandado por Daniel Grinbank compró el pase y junto a otros 5 jugadores (Alejandro Faurlin, Jorge Rodríguez, José Herrero, Alvaro Moisés y su hoy compañero Renzo Funes,) pasaron a River.

"Mi llegada a River la tomé con mucha sorpresa. En esa época estuve tres años haciendo de sparring de los equipos de Marcelo Bielsa en la selección argentina y a la vez fui convocado al plantel del Sub 20. En el regreso de la gira por Corea me avisaron que me tenía que quedar en el predio de Ezeiza porque era jugador de River, no entendía nada. Recuerdo que estuve tres días con el buzo del seleccionado", tiró el ex canalla.

Después de un año de jugar en la reserva del club de Núñez, Yassogna pasó a Tigre y debutó de la mano de Caruso Lombardi en la temporada 2005/2006 de la B Nacional. "Fue una etapa muy linda que tuve, jugué dos temporadas. Caruso me dio la posibilidad de debutar en primera y fue ante Unión, en Santa Fe. Después él dejó el cargo y el nuevo entrenador fue Diego Cagna no me tuvo en cuenta. Por suerte rápidamente pude arreglar con Defensores de Belgrano y jugué seis meses. Luego pasé por Brown de Adrogué una temporada. El buen rendimiento en el torneo hizo que Estudiantes de Caseros adquiriera mi pase, y ahí jugué 6 años. En el 2015/16 recalé en Deportivo Morón y en 2016/17 en UAI Urquiza, hasta que en el segundo semestre del año pasado, tuve una charla con Ariel Cuffaro Russo y arreglé para venir al charrúa para esta temporada", señaló el autor de los dos goles que le dieron a los de Tablada la clasificación a la Copa Argentina.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario