Ovación

Jugó pensando en el Diablo

Central igualó sin goles ante el Charrúa con casi todos los apellidos que visitarán a Independiente. Gil suplió a Ortigoza y se destacó

Viernes 19 de Enero de 2018

Uno de los principales motivos medulares que llevaron al entrenador de Central a aceptar este convite ante Central Córdoba es que le posibilitó sacar algunas nuevas conclusiones de cara a lo que vendrá. Es que todo vale en este proceso preparatorio para vitaminizar más que nada la confianza y ratificar algunos conceptos esenciales. Aunque nadie pierde de vista que las prioridades pasan por ir soltando al equipo y que cada uno de los protagonistas lleguen finos el próximo miércoles 24, que será cuando visite a Independiente para cumplir con el partido postergado de la 11ª jornada de la Superliga. Por eso el empate sin goles ante el Charrúa no cuenta mucho desde el resultado en sí (ver aparte). No obstante, hay que destacar que Leo Fernández plantó al grueso de los jugadores que se perfilan para dar el presente en Avellaneda. Ayer no estuvo Néstor Ortigoza porque padece una leve molestia muscular. Fue reemplazado por Leonardo Gil, quien terminó luciéndose y hasta podría arrancar el año de titular en lugar del Gordo.

Para los auriazules fue el último enfrentamiento ante rivales externos. Sumó apenas 125 minutos de fútbol en dos amistosos. 90' ante Lanús en cancha de Colón con posterior triunfo desde los penales (8 a 7) el pasado domingo, y ayer 35' contra el Matador de barrio Tablada.

"No es poco porque a eso hay que agregarle los intensos trabajos que venimos haciendo con el resto del plantel. Incluso el fin de semana volveremos a sumar más minutos porque nos mediremos ante la reserva", explicó con firmeza Leo Fernández al ser consultado sobre si estaba satisfecho con el rodaje que tuvo el equipo en lo que va de la pretemporada. Y acotó: "Vamos a llegar a bien a Independiente".

La base es la misma que viene actuando desde el nacimiento de la Superliga. No hubo cambios además por la sencilla razón de que por el momento el club sólo sumó un refuerzo: Néstor Ortigoza. Y encima ayer no actuó porque padece una molestia en uno de los gemelos.

"Lo preservamos y por eso pusimos a Gil", argumentó con buen tino el técnico canalla. Y el Colorado terminó brillando con luz propia. Central generó cuatro chances en ofensiva. En todas estuvo involucrado el volante, que ofició de doble cinco junto a Maxi González.

Si bien desde el club mostraron optimismo en cuanto al estado de salud del Gordo, lo concreto es que será evaluado en el día a día. Llegado al caso, quien terminará saliendo en la foto principal bajo la luna de Avellaneda será Gil. De eso no hay dudas. Incluso habría que ir apostándole algunas fichas en la mesa de las posibilidades.

Es cierto además que a esta versión que intenta patentar con éxito Leo Fernández le faltan ajustar algunas pequeñas piezas. Sin embargo se percibe que hay una cierta evolución desde lo táctico. También que la actitud por pisar fuerte una vez que salga al ruedo está garantizada.

En líneas generales se observa que hay un saludable síntoma de crecimiento. El entrenador ya tiene los campos virtualmente cubiertos. Será cuestión nomás de esperar y ver qué apellidos presentará ante el Diablo. Aunque no habría que sorprenderse si terminan siendo los que mostró ayer en el empate contra el ordenadito Central Córdoba.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario