Copa Argentina

Golpeando las puertas del título

Central va por todo ante Gimnasia. El equipo canalla quiere cortar una sequía de 23 años sin vueltas olímpicas y alzar de una vez por todas la Copa Argentina. Bauza busca sellar a fuego su idolatría en Arroyito. Enorme expectativa en Mendoza.

Jueves 06 de Diciembre de 2018

Hoy tiene que ser el gran día para Central. La noche en la que pueda levantar de una vez por todas la Copa Argentina luego de tres intentos fallidos, esa vuelta olímpica esquiva. Además, el pueblo auriazul no disfruta de la obtención de un campeonato desde aquella última conquista de la Conmebol en 1995. Lo que constituye una sequía que requiere un punto final urgente. Impostergable. La realidad es que ahora Central volvió a meterse en un partido definitorio y deberá dar ese último paso al frente para abrazarse bien fuerte al título. Es cierto que enfrente estará el aplicado Gimnasia de Pedro Troglio y la tarea no será sencilla. Pero si hay un técnico experto en cruces a cara o cruz es Edgardo Bauza y hoy este plus de experiencia y tranquilidad en el mensaje que llegará desde el banco de suplentes lo tiene el club de Arroyito. Con el apoyo de siempre del público en el Malvinas Argentinas de esta hermosa capital mendocina y con la expectativa enorme en Rosario, Central va por todo. Al pie de la cordillera quiere pegar un grito gigante.

Una de las claves de esta noche estará en que Central pueda plasmar en la cancha la experiencia de sus jugadores con mayor rodaje y que tienen el lomo curtido por contiendas trascendentes. Matías Caruzzo, Néstor Ortigoza, Marco Ruben y Germán Herrera, quien estará como alternativa en el banco, son los futbolistas que deben sacar a relucir la chapa de jerarquía que ostentan para encolumnar al resto de la tropa en el camino al título.

Claro que jamás hay que poner el carro delante del caballo, ni buscar dar la vuelta olímpica antes de ganar el partido. En este sentido habrá que hacer bien los deberes. Y aquí tendrá un rol clave el estratega Bauza, un viejo lobo de mil batallas decisivas.

El Patón sabe que para vencer a Gimnasia habrá que trabajar el encuentro con la paciencia de un orfebre, sin desordenarse en el fondo, teniendo especial atención en el Pelado Santiago Silva, manejando con criterio la pelota en el medio y sin apresurarse en la terminación de las jugadas. Además, será crucial saber acelerar en el momento justo para alimentar en cantidad y calidad a los tanques Marco Ruben y Fernando Zampedri, los que pueden tener la llave a la gloria. Claro que la bocha detenida y la precisión del Colo Gil, ya recuperado de una fatiga, también pueden vencer la resistencia del Lobo.

Aquella foto emotiva de los brazos en alto de Don Angel Tulio Zof en la conquista de 1995 para alzar la Copa Conmebol tras la tanda de penales ante Atlético Mineiro en el Gigante necesita actualizarse lo antes posible. Y esta noche la chance de lograrlo está a 90 minutos de distancia. Lo sabe muy bien Bauza, sus jugadores y también el pasional pueblo auriazul.

Lo que ocurra luego con el futuro del Patón en cuanto a su continuidad en Central es un tema que tomará trascendencia a partir de mañana, ya que hoy todo estará circunscripto a la chance cercana de obtener una nueva estrella para el escudo de Arroyito. Todo lo demás ahora no importa. Lo único trascendente es salir airoso del cotejo decisivo.

Por supuesto que el título también abrirá las fronteras para el canalla con lo que sería la participación en la próxima Copa Libertadores y todo lo que esto significará a la hora de amar un plantel que sea competitivo a nivel internacional, pero sin descuidar para nada la Superliga. Pero esta cuestión también puede esperar. Hoy todas las fichas están en la finalísima con Gimnasia.

Con el sector asignado en el mundialista de Mendoza que estará repleto de hinchas canallas, con medio Rosario en vilo por la definición, con Bauza como el líder de la cruzada que va en busca de la coronación y con un plantel que tiene hambre de gloria. Con estos argumentos Central buscará escalar la cordillera al título. Con tranquilidad y optimismo anoche llegó la delegación canalla a esta capital cuyana. Sabiendo todo lo que se juega y lo que podría significar alzar el trofeo federal.

A Central la Copa Argentina se le escapó de las manos en los penales ante Huracán, fue despojado por el árbitro Ceballos ante Boca y luego River le dio vuelta la final para dejarlo sin nada. Tras esos recientes antecedentes hoy quiere gritar campeón. Gimnasia es el último escollo. Los canallas vuelven a golpear las puertas del título. Esperan que esta vez la película tenga un final feliz.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});