Rusia 2018

"Franco recibió el llamado el sábado antes del asado"

El hermano del arquero de River y la selección le contó a Ovación la emoción familiar tras la convocatoria. Además, relató las peripecias que debió sortear para llegar a este momento.

Viernes 25 de Mayo de 2018

El arquero del pueblo es Franco Armani. El que se ganó un lugar en los últimos metros de la carrera hacia la lista de 23 que eligió Jorge Sampaoli. Seguramente por convicción, pero también por el gran momento que está atravesando en el arco de River y que lo llevaron a que todo el mundo futbolero hablara maravillas.

Y el sueño de ese muchacho de Casilda que se inició en Aprendices Casildenses hoy se transformó en realidad, pero sin dejar atravesar todos los obstáculos que se le presentaron en el camino y que hasta lo hicieron dudar de seguir en el fútbol. Todo es fruto de la "perseverancia", tal como lo definió su hermano Leandro, en diálogo con Ovación.

¿Cuándo recibió la grata noticia de que se iba a poner la celeste y blanca?

"El sábado pasado cuando estábamos por comer un asado en Casilda lo llamó el técnico (Jorge Sampaoli) para avisarle. Hubo un abrazo interminable y lágrimas", contó el ex delantero de Newell's, entre otros tantos equipos.Franco debe haber tocado el cielo con las manos con esta convocatoria.
Fue una alegría inmensa que esté en la selección. Es el anhelo de todo jugador. Si bien Franco venía con cierta regularidad en Colombia desde 2014 él sabía que necesitaba otra vidriera. Tuvo la chance de venir a River en 2016 y se quedó en Nacional para jugar la Libertadores y tener la chance de ganarla.

Dicen que el tren pasa una sola vez, pero en esta ocasión lo hizo dos veces porque lo llamaron otra vez de River y tomó una decisión que no fue fácil. Fue lo que sentía, vino a un club grande y ser más considerado por el entrenador para estar en la selección. Tuvo partidos buenos y eso lo llevó a ser convocado.
La gente lo descubrió ahora porque no sigue mucho el fútbol de Colombia, pero este rendimiento ya lo tenía en Atlético.

Estamos un poco lejano del fútbol colombiano, pero yo que estuve a su lado desde 2014 y venía teniendo buenos rendimientos. En 2017 logró un campeonato y a partir de ahí lo empezaron a ver de otra manera. Ratificó esos buenos momentos en el arco de River.

¿Cómo vivieron esta etapa donde mucha gente pedía a Armani a la selección?

Una alegría muy grande porque queda reflejado todo lo que luchó para llegar adonde está. Por lo que le está pasando. Lo tomamos con mucha cautela para no transmitirle esa euforia. Es una persona muy tranquila, nunca se relajó, siempre persiguió el sueño de estar en la lista. Siguió trabajando para eso hasta último momento, nunca se creyó adentro y el sábado recibió el llamado del entrenador (Sampaoli). Justo estaba en Casilda, en familia.

¿Cómo fue ese momento?

Estábamos en mi casa, yo prendiendo el fuego para el asado y ahí recibió el llamado de Sampaoli. Habló al lado mío y cuando cortó hubo un abrazo interminable, con muchas lágrimas. Y cuando se lo comunicamos al resto de la familia fue un momento muy lindo. Todo llegó en un momento en donde estábamos todos juntos.

Seguramente habrá soñado con eso.

Sí, es algo que anhela todo futbolista. Es lo máximo estar en la selección. Trabajó para eso y el sábado nos agarró a todos juntos. Fue una sensación hermosa porque uno pone en la balanza todas las cosas que le pasaron en su carrera para llegar a esta instancia. Fueron muchas malas y tuvo la fuerza y perseverancia para salir adelante. Tiene bien merecido todo lo que le pasó porque como familia vivimos todo el proceso y sabemos lo que luchó para llegar a conseguir esto.
La gente ve el resultado final, lo más agradable, pero atrás hubo mucho sacrificio y, seguramente, dolores.

¿Qué cosas tuvo que soportar para llegar donde está hoy?

Nosotros somos un país muy exitista. Yo escucho o leo que dicen que Armani con diez partidos en River está en la selección. Y eso no es así. Viene con un nivel parejo en Atlético Nacional desde 2014. Tuvo que pasar muchas cosas desde Central Córdoba, donde fue conmigo, luego en Estudiantes, club en el que llegó a reserva y lo dieron a préstamo a Ferro. Ahí atajó un solo partido. Su mayor auge lo tuvo en Deportivo Merlo porque logró continuidad, le fue bien y ascendió a la B Nacional. Por esas cosas de la vida Atlético Nacional vino a jugar un amistoso con Merlo, anduvo bien y se lo llevaron. En el camino hubo mucho sufrimiento, tanto enlo económico como deportivo. En Colombia la pasó mal porque le tocó debutar en el partido en que se rompió la rodilla. Pensó en volverse, pero le dimos todo el apoyo y se la aguantó. Ahora está a la vista lo que logró, por eso digo que el camino de un futbolista no es fácil. Uno ve lo bueno, pero detrás de eso hay situaciones malas que fueron superadas.
Lo económico siempre influye en una carrera de un futbolista,

¿Franco pensó alguna vez en largar todo?

Como familia se hizo un esfuerzo muy grande. En Deportivo Merlo pasaban meses en que no le pagaban, en Ferro le daban vales de supermercado. El también aguantó todo eso. Cuando se lesionó en Colombia, que volvió a Argentina, no quería volverse a Colombia. Llegamos a Brasil en un avión y no quería ir, hasta que lo convencimos. Después de ahí forjó toda su carrera en base a esfuerzo y sacrificio. Y logró todo esto. Cuando me preguntan una palabra para describir a mi hermano es "perseverancia". Por eso digo que el camino fue muy duro, con muchos obstáculos. En Colombia conoció a la que es su esposa que lo ayudó mucho también para que pueda tener fortaleza para seguir. Y siguió por su sueño.

¿Cómo es la relación con Sampaoli?

En Casilda nos cruzamos siempre. El Zurdo me dirigió en el 99 y 2000 en Aprendices Casildenses, a mi hermano no lo tuvo. Sí hay una relación porque en los verano nos juntamos a jugar al tenis fútbol.

¿Franco fue siempre arquero o jugaba en otro puesto?

No, desde chiquito cuando lo peloteaba en el garaje de mi casa. Se hizo arquero entre llantos y vidrios rotos, ja. Cuando se presentó en el club a los 6 años se paró en el arco y nunca más salió.
El momento que vive es tremendo, a tal punto que ya lo miran clubes de Europa.
Ojalá, Dios quiera. El siempre dice que hay que vivir el presente y disfrutar. La pasó en Colombia, en River y ahora en la selección. Defender la camiseta albiceleste es lo mejor que te puede pasar y jugar con grandes monstruos. Le dije que lo disfrute porque es algo hermoso lo que le pasa. Lo que vendrá a futuro que sea lo mejor. Y que dé lo mejor por su país que si todo sale bien se abrirán muchas puertas.

¿Cómo la vez a la selección?

Hay que ir paso a paso. Somos muy exitistas y ojalá nos veamos levantando consiguiendo el título. Vamos a enfrentar selecciones buenas y Argentina tiene ese plus del sentido de pertenencia, la garra. Ojalá Sampaoli le pueda dar una identidad al equipo, sea sólido y superemos los obstáculos y lleguemos a la final. Es el sueño de todos conseguir la copa del mundo.


En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario