Ovación

"Estoy acá para que Newell's juegue bien y estemos orgullosos"

Fernando Gamboa habló de todo en la charla que mantuvo con Ovación en su primera semana como DT leproso. Cómo jugará su equipo, en qué posición piensa a Maxi, y cómo afrontará el próximo clásico.

Domingo 20 de Junio de 2021

Fernando Gamboa se siente pleno y a gusto en Newell’s. Está en su casa. Es la imagen que transmitió durante la charla que mantuvo ayer con Ovación por más de una hora en el hotel Jorge Bernardo Griffa de Bella Vista. La primera semana de trabajo ya había llegado a su fin y el entrenador, sereno y convencido se explayó sobre el equipo que comenzó a preparar para encarar lo que viene. “Estoy acá para que Newell’s juegue bien, sea protagonista y todos estemos orgullos”, dijo el Negro con énfasis. El DT leproso desmenuzó la idea futbolística y tocó todos los temas, desde la relación con los referentes, lo que significará jugar el clásico y la lamentable partida de Diego Maradona, hasta la agenda de amistosos ya definida y el escenario electoral donde él no participará de la política. Un Gamboa auténtico, frontal, ya metido de lleno en su gran desafío: que Newell’s vuelva a las fuentes para ser competitivo y luchar lo más arriba posible.

¿Es mayor la presión si se trata del club que es tu casa?

Cuando estás en tu casa esperando la oportunidad, tenés una mezcla de entre incertidumbre y convencimiento. Y en el momento que se da, la emoción es tan grande que hasta cuesta explicar lo que estás sintiendo. Pero cuando pasa eso, que dura muy poco, no hay una presión sino que tenés que hacerte cargo de la situación por la que estás acá. Y yo estoy acá para que Newell’s juegue bien, sea protagonista y el hincha y todos estemos orgullosos. No es una presión sino una obligación que tiene que ver con el profesionalismo. Soy muy responsable porque sé lo que significa dirigir a Newell’s y más cuando uno es parte de la historia del club.

¿Cómo es el trato con los máximos referentes?

La igualdad de condiciones les cabe al más grande y al más chico. Donde uno puede diferenciar un poco es a lo mejor en el tema de que es normal que no es lo mismo correr a los 40 años que a los 20. Pero siempre hablando de que el entrenamiento es al máximo de cada uno. Pero hay toda una planificación y un estudio metodológico para eso. Nosotros buscamos que cada uno de los chicos, tenga la edad que tenga, esté a su máximo. Y si está a su máximo en el momento que yo tenga que decir quién juega y quién no, y cuanto tiempo, obvio que el que entre tendrá la posibilidad de entregar absolutamente todo. También lo hago que hago en los clubes que dirigí, después de hablar con todos, es juntar a la gente grande, que son los que sostienen el grupo y el vestuario, para que cuando el grupo necesite algo decirles que estamos a disposición. Lo que está claro es que en el trato y el día a día está la igualdad de condiciones. Uno no puede ser tratado mejor ni peor por tener 40 años o 17, si no deformas absolutamente todo. Desde lo humano cuando tenés que armar un grupo, que es el que te va a sostener, porque de ahí sacas a un equipo, cuando tenés que conducir y marcar igualdad de condiciones y si después no lo hacés en los hechos, cualquier persona te empieza a mirar de reojo y empieza a decir este es un mentiroso y yo no me lo permito.

Preferís el sistema 4-3-3 o 4-2-3-1. ¿Sos de los técnicos que ponés el esquema táctico por encima de todo o lo adaptás a tu plantel?

Uno como entrenador prefiere un sistema. Tampoco considero que son absolutamente determinantes para que a un equipo le vaya bien. Los sistemas son modificables y de hecho cuando se mueve la pelota el 4-3-3 u otro sistema son muy pocas las veces que realmente los ves bien marcados y definidos con un cámara de arriba. Obvio que uno que vive de esto se da cuenta de la idea táctica. Nosotros también como club tenemos una historia y una manera de jugar, donde más allá de que el sacrificio y la entrega no se negocian, somos un club que nos gusta ganar y que juguemos bien al fútbol. Ganar nos gusta a todos, pero la idea es hacerlo de la mejor manera. Sería una tontería de mi parte implementar un sistema si no tengo a los jugadores aptos para ese sistema. Porque en realidad lo único que estaría haciendo es dejarme contento a mí mismo. Y yo el día del partido soy nadie o en realidad soy muy poco, porque ese día doy la charla, tengo la última arenga, pero después en la realidad de la competencia el entrenador está afuera. Si obvio que tenés que leer el partido rápido, saber qué tenés que corregir o mover a un jugador para mejorar. El Flaco Menotti siempre decía que cada mueble va en su lugar de la casa. Lo que le hace bien al jugador es que yo no le invente un puesto para mí alegría o comodidad.

gamboa-9.jpg
Foto: Celina Mutti Lovera

Foto: Celina Mutti Lovera

¿Dónde pensás usar a Maxi Rodríguez?

Acá lo más importante es que Maxi se sienta cómodo y esté bien. Y eso va a pasar. A veces es conveniente tener la inteligencia y la humildad suficiente para sentarse con un jugador, con dos o con tres y preguntarles qué necesitás, cuál considerás que es tu lugar en un sistema táctico y a partir de ahí uno decide. Pero Maxi es un jugador que de acuerdo al sistema puede gravitar de tres cuartos hacia arriba. Es un jugador que marca la diferencia por la jerarquía, de gran pegada y de una mente muy rápida. Es un futbolista que aporta algo que es difícil de encontrar, que rompe a los equipos rivales con un pase entrelíneas. O como el último golazo que hizo ante Sarmiento con su pegada. Además, Pablo Pérez y Fernando Belluschi pueden ser volantes internos o volantes mixtos y Nacho es nueve y debe jugar en esa posición.

>> Leer más: "Tenía ganas de volver"

¿El cinco de tu equipo te gusta que sea metedor?

Primero me gusta mucho tener jugadores inteligentes, los que entiendan la situación que ocurre en el partido. Y más un cinco, que tenga la inteligencia para comunicarse con todos sus compañeros que están alrededor. Tiene un lugar de privilegio para hablar con todos. Después claro que necesito que esté físicamente bien, firme, apto o que tenga muy buena lectura táctica, como la tiene Julián Fernández, que ocupa los lugares a los que debe llegar cuando se produce algún hueco. Sí necesito que sea agresivo para el momento de recuperar. Tampoco me conformo con eso y que cuando tenga la pelota en los pies se la dé a un compañero.

De los que están, como por ejemplo Gentiletti, que no se sabe su futuro y hace mucho que no juega. ¿Te gustaría que se quede?

Los jugadores que están acá se quedan todos. Después lo que el club decida porque están hace mucho más tiempo y Lucas tiene una evaluación más profunda de cada uno y me dice que tiene la posibilidad de que alguno sea prestado, se charla y si estamos convencidos de que es lo mejor, se hace. Gentiletti entrena con nosotros, con la salvedad que en donde hay roce y duelo, no lo hace. Lo mismo le pasa a Panchito (González).

gamboa-2.jpg
Foto: Celina Mutti Lovera

Foto: Celina Mutti Lovera

¿Para el inicio del torneo estarán Panchito González y Gentiletti?

Por lo que tengo entendido, Panchito no. Y Santiago está progresando mucho día a día. Lo que pasa es que cuando venís de una lesión larga, como entrenador respeto absolutamente lo que dicen los médicos y después lo que dice el jugador, si siente confianza o no.

Bernardi habló de que los refuerzos están adentro del club, ¿pero estás analizando incorporaciones en algunos puestos?

Siempre miramos, pero hay que tener mucha precaución en ese sentido. A veces me divierto con los nombres que aparecen (risas).

¿Y la cantidad de jugadores que te interesan que vengan?

Lo que intentamos en los lugares que buscamos es alguien que nos pueda aportar algo más. Cuando contratás es porque tenés la idea de que pueda ofrecer algo diferente a los que hay acá, pero eso no significa que el que venga no vaya a tener después la competencia diaria para ganarse el puesto.

¿Qué es lo más difícil en el fútbol marcar con orden defensivo o generar juego para hacer goles?

Es más fácil destruir que construir, marcar que crear. Lo más difícil de todo es construir fútbol, que es en lo que me encanta trabajar, ya que desde una buena construcción, desde una idea clara, desde lo que estás convencido es más probable hacer goles. Sin construcción hay que tirársela larga al nueve. Eso no me gusta y no tiene que ver con la idiosincrasia del club, pero obvio que en algún momento puede pasar. La idea es salir jugando, pero sin cometer errores.

gamboa-7.jpg
Foto: Celina Mutti Lovera

Foto: Celina Mutti Lovera

"Entrega absoluta en el clásico"

La última victoria de Newell’s de local en un clásico fue precisamente con Gamboa de entrenador, en 2008, con el gol de Rolando Schiavi de penal. Sabe que en los últimos tiempos se le complicaron a la lepra los enfrentamientos contra Central. Y pese a que todavía no se sabe cuándo lo volverá a enfrentar, fue tajante acerca de la postura que hay que tener para esa clase de partidos. “No vamos a transar con caminar ni con no tener una entrega absoluta”, subrayó.

“El hincha ya sabe lo que significa el clásico. Y nosotros también. Lo que sí uno busca más allá del rendimiento y de querer ganarlo y jugar mejor que el rival, es tener actitud. Le aseguro al hincha que no vamos a transar con caminar ni con no tener una entrega absoluta. Eso hay que descartarlo. El cuerpo técnico, los jugadores y los dirigentes somos los que más anhelamos ganar. Siempre quiero que mi escudo esté por encima del rival. Y en el momento del clásico tenemos que estar compenetrados, aunque obviamente es algo que menos se necesita remarcar en la previa porque todos te lo hacen sentir, los hinchas, los familiares, los vecinos. Pero no solamente pasa por estar metidos, sino por proponer algo bien desarrollado desde lo táctico y lo estratégico”, señaló.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario