Ovación

El Gringo frente a Central

Por su estrecha vinculación con Newell's, la presencia de Gabriel Heinze como director técnico de Vélez le otorgará al cotejo de mañana entre canallas y fortineros por la Superliga un plus simbólico especial.

Sábado 10 de Marzo de 2018

En el atardecer del domingo se jugará un partido más que interesante en el José Amalfitani. No hay dudas de que el duelo de mañana, a las 19.15 en Liniers, en la visita de Central a Vélez, estará lleno de condimentos futbolísticos y simbólicos. Por un lado, porque será un encuentro más que atractivo desde lo táctico, con un Fortín que saldrá a presionar en todos los sectores en base a la dinámica y la irrenunciable voluntad de ataque y con un Canalla que con cinco volantes buscará monopolizar la pelota y perforar por las bandas con la gambeta de sus extremos (Carrizo y Lioi). Pero, por otro lado, también estará sobre la mesa el componente folclórico, por más que este factor esté lejos de incidir directamente en el resultado. No se puede soslayar que hoy un símbolo y referente de la historia reciente de Newell's como Gabriel Heinze se sentará en el banco de enfrente del equipo de Arroyito y este dato por sí mismo ya le otorga un tinte especial al compromiso de mañana.

   El actual DT de Vélez es uno de los ídolos leprosos de la historia contemporánea. El Gringo dejó el mejor recuerdo en los hinchas rojinegros tras su regreso triunfal con vuelta olímpica incluida en el equipo del Tata Martino. Si hay un rasgo que exalta las cualidades profesionales y humanas de Heinze es que jamás se dirigió en términos agresivos ni irrespetuosos hacia el club auriazul. Esto no sólo lo define de manera íntegra como ex jugador y actual DT, sino especialmente como persona, que es lo que más importa.

   Heinze mañana saldrá a dirigir el partido con la ambición de siempre: ganar más allá de la camiseta que tenga enfrente. Claro que al ser Central el equipo a doblegar esto tendrá un condimento especial para él, debido a su identificación inocultable con el club del Parque. Lo mismo corre para el Canalla, ya que tener como adversario al Gringo genera en jugadores e hinchas un plus pasional.

   Heinze debutó en la primera de Newell's el 2 de octubre de 1997 ante San Lorenzo (L) 2-2 con Mario Zanabria como entrenador en la séptima fecha del Apertura 1997. Pero jugó solamente 8 partidos (estuvo 625 minutos en cancha) sin convertir goles y con 19 años emigró a Europa.

   Volvió al Parque tras 14 años y medio. Su reestreno con la camiseta rojinegra fue el 20 de agosto de 2012 ante San Martín de San Juan (L) 2-0. Y en el torneo Final 2013 se dio el gusto de salir campeón y jugar las semifinales de la Copa Libertadores. En sus dos ciclos en Newell's jugó 75 partidos y marcó tres goles.

   Mañana será la segunda vez que enfrente como entrenador a Central. La anterior fue el 19 de septiembre de 2015 cuando el Gringo era técnico de Godoy Cruz. En aquella ocasión Central ganó 3 a 1 en Mendoza.

   El objetivo excluyente de Heinze es sumar los tres puntos ante Central para aliviar el promedio velezano. Igual no se puede ocultar que el plus simbólico por su identificación con Newell's enmarcará este duelo. El lo sabe, como también en la vereda de enfrente lo saben Leo Fernández y sus muchachos.

Heinze: "Hay un periodismo mentiroso"

El entrenador de Vélez Sársfield, Gabriel Heinze, disparó contra el "periodismo falso y mentiroso" que sugirió esta semana una supuesta pelea con el capitán del equipo e ídolo del club, Mauro Zárate, a quien reemplazó en el transcurso de la última derrota con Racing en Avellaneda. "Se busca una rivalidad entre Mauro y yo que no existe. Son muchas mentiras las que se dijeron", consideró en la conferencia de prensa que brindó ayer en la Villa Olímpica. Enseguida, el Gringo justificó la decisión de suplantarlo justo después del segundo gol de Racing que definió el partido: "Un jugador no puede ser más importante que un equipo, esta es una profesión colectiva". Zárate, emblema del Vélez actual que intenta mantenerse en primera división, fue sustituido a los 29 minutos del segundo tiempo por el juvenil Nazareno Bazán Vera, luego de que el propio ex Fiorentina de Italia hubiese marcado el 1-1 provisorio, mediante un golpe de cabeza. "Lo mío es lo mejor para Vélez. Mauro estaba bárbaro, pero yo tengo parámetros para tomar decisiones durante el partido. Pero no me equivoqué", se defendió el técnico. La salida de Zárate en el choque ante Racing generó polémicas y discusiones entre los simpatizantes velezanos, que no sólo se expresaron en redes sociales sino que también le "regalaron" un pasacalle en las inmediaciones del lugar de entrenamiento, advirtiéndole al DT: "Gringo estamos hasta el final con vos. Pero Mauro juega siempre". "El pasacalle estuvo muy bien. No hubo insultos ni falta de respeto. Está muy bien que se banque a su ídolo. Eso es lo lindo del fútbol", sostuvo el técnico.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario