Ovación

El dueño de la clínica tildó de delincuente al juez que liberó al asaltante

El dueño de la clínica de cirugía plástica A&E, Fernando Soraires, remarcó los antecedentes de Ricardo Albertengo, el delincuente que ayer llevó adelante la toma de rehenes y señaló al juez que permitió la libertad transitoria de esta persona: "Hay que saber quién es, señalarlo, ralearlo", dijo.

Miércoles 21 de Octubre de 2009

Fernando Soraires es uno de los dueños de la clínica de cirugía plástica A&E que ayer fue asaltada en pleno centro. El médico estuvo presente al momento de la toma de rehenes y la posterior balacera que se produjo cuando irrumipó la policía.

Un día después más tranquilo apuntó a los jueces y remarcó los antecedentes policiales del autor del hecho condenado por homicidio calificado que aún no cumplió su condena y tenía permiso para salir a trabajar: "Hay que saber quiénes son estos delincuentes que permiten que estas personas queden libres, hay que ralearlos".

En una entrevista en LT3 Soraires contó cómo se sintió ayer después de todo lo ocurrido: "Te das cuenta que estás vivo, empezás a reflexionar un poco. Cuando llegué a mi casa me agarró todo el miedo que no tuve antes", dijo y destacó la premura con la que actuó la policía.

El médico sin embargo hizo especial hincapié en el funcionamiento de la Justicia. "Si lees los diarios y ves los antecedentes de esta persona, estuvo en Coronda, mató una persona, el modus operandi es igual, con toma de rehenes y ayer iba a terminar igual y felizmente no ocurrió".

"Lo que quiero saber es el nombre del juez que permite la salida, ese juez está entre nosotros, quizás juega al fútbol con amigos, tiene chicos en el colegio, y esa persona tuvo una actitud delincuente al liberar a estas personas. Entonces hay que saber el nombre, saber que hace, que frecuenta. Esas personas hay que ralearlas, hay que indicarlas, señalarlas con el dedo, tenemos que saber quiénes son los que liberan a los delincuentes", dijo enfático.

Además propuso que dentro de los penales los presos trabajen y reciban un sueldo a cambio. "Los delincuentes están alojados, y no tienen oportunidad de trabajo, entonces tienen que hacer el trabajo forzoso dentro de los penales, si sale tiene que tener ganar un sueldo desde adentro, la familia tiene que tener una remuneración si el tipo está preso. Igual creo que no tienen que salir. Los familiares del detenido tienen que luchar para que los detenidos tengan trabajo", señaló.

Ayer Ricardo Albertengo ingresó a la clínica de Oroño al 700, fingiendo ser un paciente, para iniciar un robo. Encañonó a la empleada de recepción y cuando ya tenía el botín en su bolsillo, unos 5 mil dólares, arribó la policía. Eso hizo que la situación de robo calificado derivara a la toma de rehenes. El punto culminante del drama se produjo al estallar una feroz balacera entre los vigilantes y el hampón en el hall de la clínica. Hubo entre 12 y 15 disparos.

Tras la intervención de la policía Albertengo fue detenido y quedó a disposición del magistrado de ejecución penal que rige sobre su condena.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario