Rusia 2018

El cuento de la buena Pipa

Gonzalo Higuaín está en el ojo de la tormenta por la sequía goleadora de un año y ocho meses con la albiceleste. La selección necesita que el nueve que brilla en Juventus se reinvente en el Mundial de Rusia.

Domingo 03 de Junio de 2018

Gonzalo Higuaín (30 años) tiene por delante el desafío que más puede motivar a un centrodelantero: convencer a propios y extraños de que está vigente para ser el nueve de la selección argentina a través de la fabricación de goles y justamente deberá hacerlo en la máxima cita del deporte mundial, a partir del sábado 16 de junio, cuando el equipo de Jorge Sampaoli salga al ruedo en Rusia ante Islandia. Nadie puede negar que el Pipita tiene una capacidad notable para descubrir espacios en la zona caliente y que además conoce a la perfección todos los recovecos del área enemiga. Pero a pesar de haber sido nuevamente campeón con la Juventus en Italia, en la selección está con la pierna cambiada. Tiene un presente imperfecto desde hace rato. Con la camiseta albiceleste le cuesta horrores convertir y parece que el karma de goles clave errados lo persigue como una sombra endemoniada, que no lo suelta. Aquel gol servido que dilapidó en la final del Mundial de Brasil ante Alemania todavía resuena en el recuerdo de los hinchas y sólo podrá borrarse con una gran actuación del atacante surgido en River en la Copa del Mundo que está a 11 días de comenzar.

   A los nueve de raza nunca hay que soltarles la mano, jamás hay que sentenciarlos porque en el peor momento son capaces de sacar de la galera un gol que puede valer muchísimo para la historia futbolística de un país. Tiene que entrar el primer grito, para que las redes se abran definitivamente y la confianza sea la mejor aliada del Pipa. Nunca un delantero de elite se olvidará de hacer goles, más allá de que hoy el arco se le haya achicado demasiado y le cueste un Perú embocarla en la red.

   Y fue justamente ante Perú que Higuaín convirtió el último gol con la albiceleste, en octubre de 2016, en Lima, por las eliminatorias rumbo a Rusia. Es decir que hace un año y ocho meses que el atacante de la Juve no puede facturar en la selección y eso hasta bien pudo dejarlo afuera de la nómina definitiva para el Mundial, aunque Jorge Sampaoli lo bancó y sostuvo contra viento y marea. Incluso en el último ensayo en la Bombonera de la semana pasada frente a Haití, un rival ultradébil, no pudo sacarse la mufa y hasta en un momento pateó uno de los palos del arco para graficar su malaria en la red.

   Su competidor en el puesto en Rusia será Sergio Agüero, que era pensado como titular por Sampaoli pero el Kun no está en plenitud física y futbolística tras superar una lesión. Hoy la chances de arrancar desde el minuto uno ante Islandia se reparten en partes iguales entre ambos centrodelanteros. Deberán ganarse el puesto en la cancha, a fuerza de goles, a medida que avancen los partidos en la fase de grupos. Hasta el Zurdo probó con Messi de punta de lanza por si ninguno de los mencionados está a la altura de la circunstancia.

   Está claro que si Sampaoli convocó a Higuaín al Mundial es porque entiende que puede aportarle soluciones en la misión colectiva de llegar lo más lejos posible en suelo ruso. Y también sus compañeros conocen las virtudes del Pipa para castigar las redes ajenas, a pesar de que saben que necesita revitalizar la confianza de manera urgente. Los que sí perdieron la paciencia en muchos casos son los hinchas, que ante una jugada fallida del nueve lo reprueban y tapizan las redes sociales con burlas y memes agresivas hacia su capacidad futbolística.

   "Goles son amores", reza el refrán tribunero y justamente es lo que necesita hacer Higuaín para que el romance con la gente pueda reverdecer. Tal vez suene a sentencia cruel. Pero el Pipa sabe mejor que nadie que depende de sus goles para volver a ser importante para el equipo. Sus gritos pueden acercar a la selección a la gloria y la falta de ellos quizás genere armar las valijas antes de lo previsto. Ojalá que el cuento de la buena Pipa tenga un final feliz.


En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});