Newell's

Dos aportes básicos

Aguerre volvió a ser clave para desactivar ataques rivales. Y Leal no puede estar relegado.

Domingo 10 de Marzo de 2019

Newell's ayer tuvo dos jugadores que rindieron dentro de la lógica y fueron los extremos del equipo. Porque Alan Aguerre, más allá de los dos goles recibidos, tuvo varias intervenciones confiables que ahogaron acciones de sumo riesgo de la T. Y Luis Leal también demostró, sin un desempeño brillante, que es un delantero que siempre debe estar adentro de la cancha en este Newell's al que no le sobran atacantes de área. Porque a la Pantera la que le quedó redonda en zona de gatillo y con poco ángulo la mandó a guardar. Lo mismo había hecho una semana atrás en el Monumental ante River en el 2-4. Por ello el portugués, aunque venía bajoneado y sin continuidad, ratificó credenciales de atacante temible para los rivales y que no puede estar ausente.

   En cuanto a Aguerre no es novedad que tiene un gran torneo y suele terminar los partidos raspado de tanto volar. Esto también evidencia que Newell's no retrocede de manera armoniosa y que Bidoglio deberá volver a sentar las bases del equilibrio en campo propio. Porque ayer, siendo uno de los mejores de Newell's, recibió dos goles, que se suman a los cuatro del pasado fin de semana ante River. Seis tantos en 180 minutos evidencian que el sistema defensivo tiene falencias marcadas, que exceden a los jugadores de la última línea.

   Mientras que Leal, sin descollar y sin ser nueve de área, sigue siendo el punta más temible del plantel. La que tuvo redonda la definió con un sablazo tremendo que venció al arquero de la T. Y después pidió la pelota constantemente, aunque no siempre fue elegido como opción de pase por sus compañeros.

   Tras el gol de ayer, Leal emprendió una carrera frenética hasta uno de los laterales, cerca del ingreso al túnel local. Ningún compañero pensó en detenerlo. Llegó hasta donde quería y se abrazó para festejar el gol con quien fue uno de sus confidentes y su sostén cuando las cosas no le salían, el siempre afable utilero Francisco Aquilano. No dudó ni un segundo en el momento de la celebración. Sabía que si alguien se merecía la dedicatoria era Aquilano, con quien tantas veces habló en Bella Vista.

   En un contexto en el que a Newell's no le sobra nada y que Bidoglio probó con varios atacantes, quedó claro que Leal al menos debe estar en cancha.


Una despedida sin demasiados reclamos

Más allá del traspié sufrido en el Coloso (estuvo colmado) después de seis meses, los jugadores tuvieron una despedida de la cancha sin demasiados reclamos ni enojos más allá de algunos futbolistas puntuales (caso Ribair Rodríguez).

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});