Ovación

Dayana Sánchez, la boxeadora argentina que hizo historia en los Juegos Olímpicos

La cordobesa se convirtió en la primera mujer en representar el país en su disciplina en la máxima cita del deporte. Entró a 15 días de la inauguración y en reemplazo de su hermana Leonela

Viernes 30 de Julio de 2021

En la historia de los Juegos Olímpicos en general, y en la de Argentina en particular, Tokio 2020 quedará grabado para siempre. Son los Juegos de la pandemia, claro, con todo lo que eso significa. Y también son los Juegos que a priori se llamaron de la Igualdad, por la pretensión del Comité Olímpico Internacional (COI) de lograr misma cantidad de participantes mujeres que hombres. En la práctica, hay muchas razones por las que Tokio 2020 también se están transformando en los Juegos de las mujeres. En este caso particular de Argentina, en su propia historia, podrá narrar esto: el 30 de julio de 2021 la cordobesa Dayana Sánchez se convirtió en la primera boxeadora del país en participar en unos Juegos Olímpicos. Abrió la puerta para que otras la sigan. El suyo fue un combate fundacional.

La mayor de las tres hermanas Sánchez, dos de ellas pugilistas, se enteró de que iba a ir a Tokio 2020 sólo con 15 días de anticipación. En realidad, quien había quedado designada algunas semanas antes había sido su hermana del medio, Leonela. Para las dos los Juegos eran el gran sueño de su vida. "Nuestro sueño es ser campeonas olímpicas", le dijeron al diario La Nación antes de los Juegos Panamericanos de Lima 2019. Y ratificaron el deseo: "Tenemos que mejorar si queremos estar el año que viene en Japón, es nuestro gran anhelo". El año pasado, lo sabido: la pandemia obligó a posponer un año la cita olímpica y casi paralelamente ambas dieron positivo de doping por furosemida. Se defendieron diciendo que sólo buscaron reducir grasas y tuvieron una sanción leve, de sólo 5 meses, porque se comprobó que aquello no aumentaba el rendimiento deportivo. La sanción se cumplió el 31 de mayo, razón por la cual los Juegos volvieron a estar en el radar de ambas.

77834805.jpeg

Décima en el ranking mundial y primera en el continente en 57 kilos, Leonela se vio beneficiada por la no realización del Preolímpico de América, a raíz de la pandemia y en la primera semana de junio recibió la invitación para estar en Tokio 2020. La alegría fue tremenda. Sin embargo, días después anunció que no podría estar. Fue mamá en octubre del año pasado y un tema de salud vinculado a esa situación hizo que no pudiera llegar en condiciones pese a que seguía entrenando. Seguía entrenando con Dayana, porque todo lo hacen juntas. Ante la baja, hubo un tiempo de dudas y finalmente la invitada terminó siendo... Dayana.

Así, la mayor de las tres hermanas (la menor es Tania, pero no boxea) se convirtió oficialmente en la primera argentina en estar en los Juegos Olímpicos. Se enteró sólo 15 antes que iba a ser olímpica. No le importó, porque era su sueño y a los sueños se los cumple. Por eso hasta resulta casi anecdótico lo que pasó en su debut: una de las máximas referentes del amateurismo femenino de los últimos años cayó ante la turca Esra Yildiz en los octavos de final de la división ligero. Los jueces del combate decretaron la victoria de la turca de manera unánime (5-0) con tarjetas de 30-27, 30-27, 29-28, 29-28 y 30-27. Pese al resultado, la argentina mostró su satisfacción por el hecho histórico que protagonizó. El boxeo es la disciplina que más medallas le dio a Argentina en Juegos Olímpicos, un deporte medular en la historia de este país en este tipo de citas. Que ahora suma este capítulo: tuvo a la primera mujer arriba de un ring olímpico.

https://graph.facebook.com/v8.0/instagram_oembed?url=https%3A%2F%2Fwww.instagram.com%2Fp%2FCR8xhqEpDi2%2F&access_token=EAAGZAH4sEtVABALyAbu3DpQ473zpjePuiCVS8Rwj9OtOnrdg2FYKdL9UtMz7juqmr67cF2NS0cZC3ZBPWFg4uFM4TnTqrvFGt3Ieq9rXD7f9VkR18E4LTkF6tAmHyXA8ZBzsHfMZBWrbd9czKbKiTbUZCoKZCVRSgF3zGLaQ3yxFeU6FU6PSYXT0rRNAvpmJXoZD

Dayana Sánchez, de 28 años, es múltiple medallista panamericana y su hermana Leonela campeona. Vienen de abajo, muy de abajo. Y son peleadoras natas. En el cuadrilátero y en la vida. Transitaron por la oscuridad y las carencias, hasta viviendo en lugares tomados, en villas o barrios sumamente humildes en Córdoba. Un poco la elección del boxeo se debe a esas adversidades, a la necesidad de saber defenderse. Desde hace unos años ya pueden decir que viven en un lugar digno, una casa que les fue asignada por el Ministerio de Desarrollo Social de Córdoba, que fueron pagando y mejorando de a poquito gracias a lo que lograban con el box. Conviven con su mamá Rosa, el pilar y el faro de ambas; con Héctor "Pajarito" Sarmiento, también boxeador, pareja de Leonela y padre del bebé Bastián. No tienen relación con su padre, Víctor, ex boxeador profesional, con quien el vínculo quedó disuelto hace varios años.

77834780.jpeg

Las adicciones del padre, la violencia familiar y los abusos que la propia Dayana confesó que recibían por parte de su padre, moldearon una vida de dificultades y necesidad de lucha. Si bien llegaron al boxeo por él, insistiendo desde niñas con querer subirse al ring, la profundización de aquellos problemas las llevó a un distanciamiento prolongado y sobre todo a priorizar el bienestar de los otros miembros de la familia cuyos integrantes se ensamblan como piezas perfectas, levantándole un muro al sufrimiento. Porque en la adversidad también crece la unión. Entonces ahora, que Dayana ya es olímpica, en cierta manera ese sueño compartido ya se extendió a Leonela. Y a todas las que sueñan como ellas.

Sonrió Dayana al terminar el combate olímpico que marcó la primera presencia argentina femenina en el ring de unos Juegos. Sonrió como sonríen las dos siempre, juntas. El boxeo las hace ir más relajadas por la vida. No es poco. Mucho menos cuando se sabe que se está haciendo historia.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario