Central

Cocca necesita reaccionar para que Central mejore

Central necesitará revertir el próximo domingo en el Gigante frente a Racing la frágil imagen que viene mostrando en la Superliga.

Martes 24 de Septiembre de 2019

Llegó el momento de dar respuestas. Central no tocó fondo porque recién van siete fechas. Pero el equipo lleva cinco partidos sin ganar y llega al desafío contra Racing del próximo domingo tan invicto como con el lastre de venir jugando de mal en peor. El canalla encima no se despega de la calculadora luego de cada presentación. Sigue incómodo en zona de descenso, una gimnasia que el conjunto de Diego Cocca empezó a practicar de manera regular tras el irregular presente que lo envuelve.

   Los números pintan el cuadro de situación: los canallas tienen 11 puntos en lo que va de la Superliga que domina Boca con 17. Sin embargo, hay un dato que no es menor. De los últimos 15 sacó apenas cinco unidades, lo cual refleja que transitando de esta manera perderá cada vez más terreno. No le suma acopiar así.

   Le urge ganar porque ya se generó un microclima bastante espeso en el ambiente auriazul. El grueso no percibe el arco iris que tanto pregonó Cocca cuando asumió. “Lo peor ya pasó, que fue jugar la Copa Libertadores y el torneo cada tres días”, dijo en su momento cuando le concedió una entrevista a Ovación.

   “No vine a pelear el descenso, vine a pelear el campeonato”, remarcó en la misma charla con este medio. Eso marca que estaba equivocado. O que realmente no imaginaba que lo peor no había llegado. Porque luego de una extensa pretemporada, con el armado del equipo a su paladar y relegando a casi todo el capital de casa, el entrenador viene acumulando muy pocos porotos y no puede sacar los pies del barro.

   Y a Central no le sirve de mucho nutrirse de empates. Sobre todo cuando dos de ellos fueron ante rivales directos por el descenso como Patronato y Newell’s. Y si se le agrega que ambos fueron en el Gigante de Arroyito, la crisis se agudizaría.

   Pero ya no sólo preocupa no ganar. Contra Unión lució abandonado. Un equipo sin identidad ni ánimo. Como perdido en su laberinto. Potenció la floja performance exhibida ante la lepra. No se trata sólo de nombres. El principal problema es que no hay generación de juego. La pelota tiende a llorar en cada apuesta en escena que levanta el técnico canalla.

   Por eso esta semana no será determinante, pero sí más que importante. Los entrenamientos arrancaron ayer a la tarde en el country de Arroyo Seco (ver aparte). No hubo indicios de cómo formará el domingo ante el Racing campeón que comanda un conocido y querido de la casa como el Chacho Coudet.

   Cocca dejó el pasado viernes a la noche algunas frases antes de dejar la cancha de Unión que podrían marcar tendencia a la brevedad. También causarían sorpresas. “El técnico pone la camiseta para quien la quiera agarrar. Esta semana será para ver quiénes son los que darán un paso adelante”, manifestó sin dudar, pese a que el eje de la problemática radica en que todavía no se sabe a qué juega Central.

   Porque con el Patón Bauza la masa canalla y cualquier futbolero de ley tenía en claro que defender era prácticamente una cuestión de honor. Sin embargo, se obtuvo un título como fue la Copa Argentina luego de casi 23 años sin poder dar una vuelta olímpica. De aquel muy festivo diciembre pasado a este inicio de primavera marchita parece haber pasado un crudo invierno que dejó duras secuelas. Porque está a la vista de todos que el club está ahora en emergencia de puntos.

   El domingo tendrá la chance de tomar una buena bocanada de aire cuando reciba a Racing. La lógica indica que el entrenador auriazul debería hacer algunos retoques. Sobre todo luego de la demacrada actuación frente al tatengue, donde conservó el invicto casi por obra y arte de la casualidad y las manos de Ledesma.

   La realidad marca además que cada vez hay menos margen para seguir tirando de la soga. Diego Cocca está obligado a ponerle freno a esta situación. El rendimiento de los últimos dos partidos es para ocuparse y preocuparse. Incluso es causa suficiente para poner, al menos, bajo sospecha el actual proyecto deportivo. No caben dudas de que Central necesita dar una inmediata respuesta.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS