Ovación

Clásico: la bolilla que faltaba y todas las chances

El clásico rosarino podría disputarse en breve en la zona complementación. El lunes el sorteo podría confirmar el choque de Central y Newell's

Jueves 03 de Diciembre de 2020

El fútbol rosarino está devaluado tras la vuelta al ruedo de la pelota. Tanto, Newell’s, que insinuaba con ser protagonista de la mano de Frank Kudelka con un plantel experimentado, como Central, en el afán de volver a su esencia en el naciente ciclo del Kily González, tuvieron una floja fase de grupos y a una fecha del cierre ya están sentenciados a jugar la zona complementación, la de los equipos que terminaron relegados y no pelearán por el título. Pero, en el marco de esta medianía surgió una oportunidad que puede reverdecer el entusiasmo de ambos en el futuro cercano y es la chance de que se juegue el apasionante clásico de la ciudad.

Claro que el azar deberá jugar también su partido para que se crucen canallas y leprosos en la fiesta pagana de la ciudad, aunque está claro sería sin público. De esta manera, salvo que surja alguna restricción en el seno de la AFA y la Liga Profesional que hoy no es tal, el próximo lunes en el sorteo del tramo final de la Copa Diego Maradona podría concretarse el duelo entre rojinegros y auriazules. ¿Se dará? Desde las matemáticas la posibilidad tiene un asidero real.

Central ya tiene asegurado el tercer puesto de la zona 3 y en caso de que Newell’s culmine en idéntica posición del grupo 4, las chances de que haya clásico rosarino por la fase complementación en el sorteo del lunes es del 40 por ciento. Mientras que si los leprosos terminan en la cuarta posición el guarismo sube y allí hay un 60 por ciento de posibilidades de que la ciudad reedite su fiesta del fútbol en breve.

Vale la pena recordar el contexto complejo por la pandemia en que se reanudó el fútbol y que en principio se optó porque no hubiera clásicos en la ronda inicial, algo que ocurrió. Pero, además, se especuló con que tampoco habría enfrentamientos clásicos en la definición del certamen que está pronta a comenzar. Ni para la zona campeonato (la juegan los primeros y los segundos de cada zona), como tampoco para la fase complementación (la que disputan los terceros y los cuartos). Todo conducía a que no era el momento de jugar los derbys, salvo en la instancia final.

Pero el reglamento que apareció, por lo menos en los medios y una vez comenzado el torneo, destaca que tanto en la fase campeonato como en la complementación se iba a realizar un sorteo y que la ventaja que iban a tener en la zona de arriba los que salieron primeros en cada grupo y en la zona de abajo los que terminaron terceros era jugar tres de los cinco partidos en condición de local.

Para que esto sea posible solamente van a sortear a los equipos que terminen en el primer y tercer puesto de cada zona. Y automáticamente al segundo y al cuarto lo van a mandar a la otra zona.

La tómbola de posibilidades

Es decir, en lo que incumbe a los equipos rosarinos, en la fase complementación, el primer tercero sorteado iría a la zona “A”, el segundo tercero sorteado iría a la zona “B”, el tercero de los terceros sorteados iría a la “A”, el cuarto sorteado a la “B”, el quinto a la “A” y la última bolilla a la zona “B”. Y los cuartos automáticamente van a la zona opuesta para no repetir un enfrentamiento de la primera fase.

Entonces, Central ya se aseguró el tercer puesto en el grupo, mientras que Newell’s finalizará en esa colocación si le gana a Lanús por dos goles de diferencia o más. Si Newell’s sale tercero, y en el sorteo tanto Central como Newell’s salen los dos en un orden impar (bolillas 1, 3 o 5) o en un orden par (bolillas 2, 4 o 6) van a la misma zona de la fase complementación y habría clásico rosarino. Por lo cual hay un 40 por ciento de posibilidades que ocurra esta situación.

Mientras que si Newell’s sale cuarto y en el sorteo de los terceros Central cae en una zona distinta a la de Boca, Talleres o Lanús (serían los terceros del grupo leproso), como automáticamente los rojinegros van a la otra zona, también habría clásico rosarino. Existe un 60 % de que se dé esta chance.

Leer más: La localía no es el fuerte

El tema de la fecha que se jugaría el clásico y la cancha ya tiene que ver con el organigrama del fixture que va a estar dado por el sorteo que se realizará el lunes. Si bien los terceros juegan 3 partidos de local y 2 de visitante, y los canallas ya se aseguraron esa ubicación, podrían jugar uno de esos dos partidos como visitantes en el Coloso, independientemente de que Newell’s salga tercero o cuarto en su grupo.

En consecuencia, si se alinean los planetas y la suerte del sorteo los ubica en la misma zona, en diez días hasta podría haber clásico rosarino. Esto siempre y cuando no haya alguna orden o pacto de último momento en la AFA y la Liga Profesional que evite que se jueguen los clásicos.

Hay que recordar que el ganador de la zona complementación jugará una final con el perdedor de la zona campeonato por un lugar en la Copa Sudamericana 2022. Central cierra el grupo el viernes a las 21.30 visitando a Banfield y Newell’s recibe el domingo a las 21.30 a Lanús. Podría ser la antesala del clásico.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS