Ovación

Central con sonrisa juvenil, Newell's con la deuda externa

Como se viene repitiendo en la Superliga, un pibe le dio el triunfo al canalla. Esta vez fue Maziero. Y los rojinegros fueron una sombra ante Argentinos y encadenaron la quinta derrota consecutiva

Lunes 19 de Marzo de 2018

Como se viene repitiendo en la Superliga, un pibe le dio el triunfo al canalla. Esta vez fue Maziero. Y los rojinegros fueron una sombra ante Argentinos y encadenaron la quinta derrota consecutiva

El último fin de semana no hizo más que ratificar el perfil que vienen teniendo canallas y leprosos en la Superliga, en la que está claro que los equipos rosarinos lamentablemente están atravesando una temporada de transición, muy lejos de aspirar a pelear por los objetivos de máxima. Porque el viernes Central "encontró" la victoria en el final desde el atrevimiento de un carasucia de inferiores como Agustín Maziero, que estampó un doblete notable que hizo explotar al Gigante ante Chacarita (3-1). Y el sábado Newell's fue una sombra en La Paternal, no tuvo reacción y por ello encadenó la preocupante quinta derrota en fila en la competición. En síntesis, los auriazules volvieron a salvar las papas por la aparición goleadora de un juvenil en un plantel que sigue con soldados importantes recuperándose en boxes. Y los del Parque sufrieron otra vez la "salida" del Coloso y en territorio ajeno besaron la lona ante Argentinos (0-1).

Por orden de aparición, la fecha 20ª de la Superliga le dejó a Central el sabor alegre de reencontrarse con la victoria (tras dos empates y una derrota) y lo consiguió otra vez desde la astucia de un recurso surgido en la "fábrica" de Granadero Baigorria. El duelo ante el funebrero estaba empiojado y con una palomita, primero, y un soberbio remate, después, Maziero puso la casa en orden y el utilitario equipo de Leo Fernández ratificó su alta eficacia desde que asumió (7 victorias, 3 empates y 2 derrotas).

En Central el recambio eficaz de los pibes le permitió a Leo Fernández emparchar al equipo en las últimas fechas ante la seguidilla de lesiones y suspensiones y logró mantener la productividad de su ciclo. Y el viernes otra vez se vio esta faceta. Un pibe hizo un par de "travesuras" y ganó el canalla.

Más allá de los promisorios números de la era Fernández, en el global de la Superliga, Central transita la mitad de la tabla, algo lejano a la aspiración inicial de tratar de pelear arriba. Claro que está a tiro meterse en zona de clasificación a la Copa Sudamericana y si encadena una recta final a puro triunfo hasta podría soñar con llegar a la Libertadores, aunque para ello deberá pasar a casi una decena de equipos.

En la vereda de enfrente, lo de Newell's fue más de lo mismo. Otra vez una actuación decepcionante fuera de su terruño. Más allá de que esta fue la primera excursión del ciclo de Omar De Felippe, el repertorio rojinegro fue muy flojo y se consumó la quinta derrota al hilo de visitante. Es más, los números fuera del Coloso son lapidarios. Porque apenas rasguñó cuatro puntos de los últimos 39 que disputó.

Está claro que Omar De Felippe tiene muchísimo trabajo por delante y este parate de dos semanas por la fecha Fifa le viene como anillo al dedo para recomponer la línea futbolística y, además, potenciar el aspecto anímico, que ahora volvió a resquebrajarse. El envión de la fecha anterior ante los sanjuaninos (2-0) quedó estancado y el flamante DT deberá volver a empezar.

Lo dicho, Central sonríe por los pibes y Newell's sufre de visitante. Así se viene dando la Superliga y el fin de semana que pasó no fue la excepción.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario