Central

Central ganó y nada más

El canalla jugó mal y padeció a Huracán, pero venció 2 a 1 y quedó a un punto de la cima.

Sábado 25 de Enero de 2020

Si hay algo claro en este fútbol es que no hay “fijas”. Central aparecía en la previa como candidato a quedarse con la victoria ante un remendado Huracán. Pero el globo infló el pecho, puso en aprietos al canalla con el tanto de Briasco y a poco del final Ribas parecía transformarse en salvador con un cabezazo goleador para poner el 1-1. Pero... en tiempo de descuento apareció Rinaudo para la victoria increíble por 2 a 1, para sumar, engrosar el promedio, estirar a seis los juegos que lleva sin perder y quedar a un punto de la cima.

Si hay algo que buscó el canalla desde el inicio fue el protagonismo. Y logró generar algunas situaciones de riesgo, aunque sin terminaciones. Porque las acciones no tenían la sincronización justa para lograr el gran objetivo: el gol.

Por supuesto que la mirada estaba puesta en Ruben, en su regreso a un Gigante colmado y ansioso por rugir. Más aún teniendo en cuenta que en esta recta final no puede desperdiciar puntos en la pelea por la permanencia y, además, para quedarse en el lote de los protagonistas.

El canalla no pudo dar el golpe en el inicio y en el complemento Huracán se animó. Se dio cuenta de que podía generar riesgo bajo los palos de Ledesma. Y hasta estuvo ahí de romper el cero. Hasta que pasando el cuarto de hora, Briasco enmudeció el estadio con un disparo venenoso que se le coló al arquero. Sorpresa “gigante”.

Cocca hizo gestos de fastidio, los jugadores quedaron estupefactos y los hinchas perplejos. Central debía salir del modo avión y, a la vez, conectarse futbolísticamente para cambiar un destino de partido que le era adverso. Si hasta Ledesma tapó una bocha tremenda en un mano a mano y acto seguido Ribas, recién ingresado, ganó de arriba para establecer la calma con su gol para la igualdad.

Central ganó cuando pudo perder. Y da pelea arriba.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario