Central

Central - Almagro, un plato fuerte con sabor a aperitivo

Central enfrenta a Almagro (a las 21.30, por TyC Sports) por el pase a cuartos de final de la Copa Argentina, donde espera nada menos que Newell's.

Miércoles 03 de Octubre de 2018

Un partido por Copa Argentina. Otro de tantos en los últimos años. Pero no uno más. Se trata de uno en el que estará en juego nada menos que el pase a cuartos de final, pero que de la misma forma se mira como una especie de aperitivo de cara a otro plato fuerte. Y ahí estará ni más ni menos que el enorme desafío de Central esta noche en cancha de Unión frente a Almagro. Es que de avanzar ya hay un equipo que espera. Y ese equipo es Newell's. Qué difícil tarea para el Patón Bauza y los suyos meter la cabeza pura y exclusivamente en los colores azul, blanco y negro que porta Almagro sin prestarle alguito de atención al rojo y negro de la lepra. Será difícil, pero es lo que corresponde. Esta misma noche, con el resultado puesto, se podrán hacer infinidades de conjeturas sobre si la abstracción funcionó o los pensamientos precoces traicionaron, pero en la previa el tema está instalado y quien no quiera poner el tema sobre la mesa de análisis se estará comiendo una parte de la historia.

Cuando Central jugó su último partido de local, ante Defensa y Justicia, días después de haber sorteado a Talleres por Copa Argentina, los hinchas se envalentonaron y cantaron por el clásico que imaginan. Es cierto, la irracionalidad que habita en las tribunas muchas veces toma distancia de la realidad, pero fue todo un indicador.

Esa postura triunfalista, nacida desde las entrañas, salteó una etapa: la de Almagro. Es que el hueso es demasiado tentador como para detenerse en un partido, no importa el rival de turno si la posibilidad de jugar un clásico en una competencia de corte eliminatorio está a la vuelta de la esquina.

Pero lo dicho, para Central hoy Almagro es "un paso a". No por una simple acción de subestimación, sino por la tentación que genera el más allá.

Después, el pensamiento, el deseo y las acciones en lo que todo eso desemboque formarán parte de la sapiencia y la inteligencia de un equipo que deberá lograr la abstracción necesaria para no pisar un escalón más arriba de lo debido.

Futbolísticamente Central cuenta con la mayor obligación. Porque Almagro es un equipo que milita en una divisional menor y porque la jerarquía debiera ser la que marque una tendencia pero sobre todo dicte una sentencia. Igual, si algo demostró la Copa Argentina, y esta edición en particular, es que las sorpresas forman parte de la vida misma de la competencia. Ejemplos sobran.

A lo que sí estará obligado el canalla es a dar un salto de calidad en cuanto al juego para hacer que las ganas y el entusiasmo del rival de turno no gocen de demasiadas libertades. Los últimos partidos del equipo del Patón estuvieron bastante lejos del ideal y por eso los resultados obtenidos: apenas un punto sobre los últimos 9 en disputa en la Superliga, con un pase de fase contra Talleres, que formó parte de una seguidilla de encuentros en los que los goles no sólo no abundaron sino que fueron escasos: apenas un grito en los últimos cuatro partidos (contra Gimnasia). Contra eso también deberá luchar Central.

Por todo eso es que al canalla se le presenta un partido incómodo, en el que la condición de favorito lo sumergirá en el terreno de las obligaciones, sabiendo que cuando eso ocurre la traición de la mente siempre está al acecho para hacer de las suyas.

Y en medio de esas obligaciones y pensamientos traicioneros aparece la previa de un posible clásico. Rosario vive el fútbol de esa forma y Central no escapa a las generales de la ley. No habrá un solo hincha, un solo dirigente, que desande los 170 kilómetros que separan esta ciudad de Santa Fe sin pensar que pasar Almagro significará meterse de lleno en la previa de un cuarto de final a pura adrenalina. Los jugadores son los que deben separar los tantos, aunque para ellos seguramente tampoco será una tarea sencilla.

La mesa del fútbol está servida para un gran banquete y Central tiene la posibilidad de sentarse a la misma. Eso sí, para disfrutar el plato fuerte no debe indigestarse con el aperitivo.


Valla invicta

En los dos partidos que lleva jugados Central en esta Copa Argentina terminó con la valla invicta. El equipo del Patón venció 6-0 a Juventud Antoniana y 0-0 con Talleres.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario