Ovación Grip

Canapino: van cuatro y no se conforma

El TC regresa el domingo en Viedma y el tetracampeón Agustín Canapino avisa que va por más. Y asegura: "No fue magia" lo conseguido

Lunes 10 de Febrero de 2020

El próximo domingo, unas horas después del mediodía, se conocerá quién es el primer ganador del año del Turismo Carretera, en una de las dos fechas que este año tendrá el autódromo Ciudad de Viedma.

En 2019 fue Facundo Ardusso, el de Las Parejas, el que dio las primeras hurras de un campeonato que volvió a llevarse Agustín Canapino. El Titán de Arrecifes así coronó tres veces seguidas, como lo hizo el hepta Guillermo Ortelli a comienzos de siglo, para ceñirse la cuarta corona que lejos de relajarlo lo induce a ir por más. Y en el primer Ovación Grip, no podía faltar la palabra del, sin dudas, gran campeón. El hombre a batir, el que encarará la tarea “como si no hubiéramos ganado nada”, el que ve al Flaco de la región como el principal oponente, el que sostiene que lo conseguido “no fue magia”.

¿Definitivamente te sentís el piloto a vencer?

No me pongo a pensarlo mucho, en verdad. Trato de disfrutar lo que conseguí y mantener la cabeza fría. Y de ahí en más buscar ganar más carreras y más campeonatos. En eso me enfoco.

¿Qué es lo que motiva a alguien seguir persiguiendo títulos cuando tan joven conseguiste cuatro en el TC, además de los de STC 2000 y Top Race?

Me parece que la pasión por lo que hago. Tengo más ganas de correr ahora con 30 años (los cumplió el 19/1) que cuando tenía 15 y ojalá las mantenga a los 40. Amo lo que hago cuando me subo a un auto de carreras, por eso lo disfruto tanto.

¿Fue una prueba superada el último título?

Los tres anteriores no llegaste de favorito y en cambio en el de 2019 sí y no fallaste. En los otros llegué segundo o tercero a la última fecha de la Copa de Oro y con una gran carrera final pudimos ganar los campeonatos. En este caso fue todo lo contrario y pudimos concretar pese a que empezó complicado en la clasificación. Pude pasar esa prueba, como decís, y salir campeón siendo el favorito. Fue importante, sin dudas. Dos de esos títulos se los sacaste del buche al mejor representante de la región, que es Facundo Ardusso.

¿Habrá una devolución?

(Risas) No, si él me ganó esos dos años (2017 y 2018) los del Súper TC 2000, estamos a mano. Lo vengo diciendo en todos lados, el Flaco es el máximo rival que tuve todos estos años y seguramente lo será en el 2020. Habrá otros, pero a él lo pongo un escalón por arriba. Es muy difícil ganarle, realmente.

¿Por qué Arrecifes parió tantos campeones? ¿Cuál es el secreto?

Que en la mamadera nos ponían nafta en vez de leche (risas). Pero la realidad es que creo que fue por contagio. La ciudad dio enormes figuras en el automovilismo desde siempre y siempre hay quien sigue los pasos. Es un pueblo chico pero tiene una pasión enorme por los fierros.

¿El último que llegó para dar pelea es Valentín Aguirre?

Sí, creció muchísimo y ahora viene mi hermanito, Matías (en TCM), quien si bien no es arrecifeño tiene su corazón en la ciudad. También está Norberto Fontana y estamos orgullosos de tantos talentos que hubo. Yo lo estoy. Luego de la gran presentación del equipo rosarino Rus Med que viviste, mejor para vos que no haya aún un piloto en el TC. Pero seguro pronto lo tendrá (risas). Hay mucho talento acá y van a llegar. Y la presentación no me sorprendió. Lo conocí a Mauro (Medina) en este último tiempo y enseguida me di cuenta de que es una persona extremadamente capaz y proactiva. Tiene una mentalidad diferente, así que no me queda más que felicitarlo.

¿Qué significa tener a tu papá trabajando con este nuevo equipo?

Es una cuestión de mi viejo y Cruzetti (Gonzalo), no se relaciona conmigo, pero me pone contento porque es un proyecto serio y a largo plazo en el que están involucrados desde el principio.

¿El TC da más prestigio que las otras categorías en las que participaste o participás?

No lo creo. Cada una tiene sus características, lo que sí es innegable es que el TC es el más popular, el más convocante y llega al público. El Súper TC 2000 tiene tal vez un matiz más europeo, con apoyo de las terminales. Son diferentes.

¿Ser el número uno te obliga más o con tanto que conseguiste te puede relajar un poco?

No, no me relaja. Pienso simplemente en volver a ganar el campeonato y encarar el año como si no se hubiera ganado nada. Todas las cosas de mi vida las tomo así, buscando aprender más día a día.

El año pasado parecía que a la mitad tirabas la toalla, ¿qué pasó después?

Son carreras de autos, no fue más que eso, sólo la preocupación de que el auto no funcionaba como uno pretendía. En vez de estar primero estaba décimo o octavo, que no es malo en el TC, pero venía de ganar títulos y siempre me exijo, por eso no me conformaba. Pero trabajamos duro, no fue casualidad, no fue magia (risas) y aparecimos cuando debimos, para entrar a la copa y definir al final.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS