Central

Almada vivió una noche especial

Después de un error. recompuso su imagen con un gol propio, el primero en su carrera.

Martes 26 de Noviembre de 2019

La noche le tenía planeado algo especial a Facundo Almada, el marcador central que durante la semana Cocca probó como lateral izquierdo por la molestia inguinal de Colazo (mialgia en el aductor derecho)). Y el pibe tuvo de todo. Nervios, error que desembocó en el gol de Aldosivi y recomposición de imagen con un gol propio, el primero en su carrera.

Colazo aguantó apenas 22 minutos y el DT, consecuente con su idea, apuntó al juvenil de 21 años como reemplazo. Todo un desafío para el pibe que tiene un puñado de partidos en primera para que se las arreglara pegado a la raya y con pierna cambiada.

Una incomodidad que se le notó en los primeros movimientos. Llevaba menos de 10 minutos en cancha cuando quiso despejar de zurda, la pifió y le regaló la pelota y el campo a Rincón, para que el delantero echara el centro y llegara la definición de Andrada.

Fue un mazazo para el defensor, a quien las cámaras siguieron cuando dos minutos después Zabala anotó la igualdad. Desde la TV entendieron que ese rápido empate le venía bárbaro a Central pero más aún a Almada.

Los hinchas hicieron prácticamente la misma lectura. Porque esperaron que el futbolista tuviera alguna intervención acertada, por mínima que fuera, para demostrarle apoyo. En una jugada en la que sin hacer nada extraño limpió el juego, la gente lo aplaudió. A esa altura ya la comodidad era otra dentro de la cancha.

Pero le faltaba algo más a la noche particular: el gol. A los 18’ del complemento, Gamba levantó la cabeza, lo vio y envió un centro desde la derecha. El pibe leyó bien la jugada, se anticipó en el primer palo y con el parietal izquierdo le cambió la trayectoria al balón, que se metió en el palo izquierdo de un indefenso Pocrnjic. Luego, corrida loca hacia el banderín y festejo para una acción que sirvió para sellar prácticamente la victoria canalla (fue el 3-1) y que además ofició de alivio para él mismo. Para subsanar el error que había cometido en esa intervención que hizo que el tiburón se pusiera en ventaja. Almada tuvo una noche especial.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario