Newell's

Ahora, la pelea de Newell's contra Lanús es en la cancha

El año pasado le ganó en el TAS y le devolvieron dos puntos. El objetivo de hoy es sumar para el promedio

Domingo 16 de Febrero de 2020

En junio de 2019 el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) falló a favor de Newell’s y le devolvió dos puntos de los tres con los que había sido sancionado por irregularidades en la declaración jurada de los futbolistas. El club del Parque recurrió a esa instancia por un reclamo de Lanús, aceptado por la AFA. La lepra logró un buen final en esta puja judicial con el granate. Hoy la disputa entre ambos se traslada al campo de juego. El equipo de Kudelka llega con un invicto de cinco partidos, aunque en este comienzo de año experimentó un declive ofensivo, siendo el principal aspecto a corregir. Y su atención sigue puesta en el promedio. Con los resultados de ayer, Colón quedó en zona de descenso, a seis puntos de distancia de la lepra, justamente al que visitará la próxima fecha. El partido en el conurbano bonaerense promete emociones, ante un rival igual de ambicioso y que divide su tiempo entre la Superliga y la Copa Sudamericana.

   El presente de uno y otro era parecido en 2017. No estaban bien con el promedio. Ese año Newell’s sufrió la quita de tres puntos por irregularidades en la declaración jurada. Luego AFA le devolvió dos puntos. Lanús protestó. Lo movilizó no sólo el hecho de que consideraba a la lepra un adversario en la lucha por la permanencia, sino porque estaba pujando por quedar arriba del rojinegro en la tabla del torneo anterior, para cobrar más por derechos de televisación. La AFA dio lugar a la queja y nuevamente le sacó los dos puntos al club del Parque. Newell’s apeló ante el TAS y logró que le dieran la razón.

   Desde el comienzo de este conflicto, Newell’s nunca dejó de mirar el promedio. Recién en esta temporada lo incrementó, sacando una luz de ventaja en relación a los más comprometidos. Pero no puede encadenar resultados negativos porque el peligro estará latente. Colón tiene hoy el antepenúltimo peor promedio y está descendiendo, ubicándose 6 puntos abajo de la lepra. Lanús, por el contrario, empezó a salir a flote muy pronto de la mano de Luis Zubeldía, que inició un nuevo ciclo en el club a partir de 2018. La mejora fue tal que hoy participa de la Copa Sudamericana y el miércoles le ganó a Universidad Católica de Ecuador por 3 a 0 en el partido de ida de la primera ronda.

   En cambio la cabeza de Newell’s está puesta sólo en la Superliga. A cuatro partidos del final del torneo, y con la Copa Superliga por delante, el equipo tiene aprendida la idea de juego de Kudelka. Lo que le faltó es consistencia en la reapertura del torneo para que la propuesta ofensiva sea efectiva en el arco rival. Es el déficit más evidente. Desde la generación hasta la falta de profundidad son los signos más claros de que Newell’s perdió fortaleza en campo contrario.

   Hoy Pablo Pérez volverá a vestir oficialmente la camiseta rojinegra. Será uno de los responsables de mejorar la distribución. Sebastián Palacios también jugaría desde el inicio, con el propósito de contar con mejores variantes de ataque por la banda derecha. También se necesita el gol y es allí donde Newell’s debe afinar la puntería. Lucas Albertengo, si es que finalmente ingresa, carga con esa deuda. La pelota detenida, que tan buen resultado le estaba dando al conjunto rojinegro el semestre pasado, tiene que volver a ser una opción para convertir.

   La serie sin derrotas es positiva. Sirve para ratificar una campaña aceptable en la que está consiguiendo el principal objetivo, que es despegarse del fondo de la tabla del promedio. De paso se ubica en zona de clasificación a la Copa Sudamericana, no tan lejos del ingreso a la Libertadores. Pero la prioridad hoy es otra.

   “Va a ser una buena prueba para seguir escalando en nuestros objetivos”, planteó Kudelka en relación al desafío que representa Lanús. El entrenador es consciente de las cualidades del granate, ambicioso en su fútbol como Newell’s. El augurio para esta tarde es de un encuentro intenso, con planteos ofensivos de ambos lados. Para la lepra se trata de una oportunidad interesante de sumar, escalar con el promedio y dar un salto de calidad considerando las virtudes del rival.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario