Central

A reforzar la retaguardia

La última línea de Central dista de demostrarse sólida y ante Newell's tendrá una prueba de fuego.

Sábado 07 de Septiembre de 2019

Es una amenaza que no puede ignorar. La defensa de Central no logra brindar esa confiabilidad que necesita todo equipo. Menos aún cuando lo que está en pugna es nada menos que la permanencia. Si bien recién es el amanecer de la Superliga, también es verdad que la última línea no la pasó nada bien cuando el grueso de los rivales de turno la puso contra las cuerdas. Diego Cocca debe poner mayor énfasis en este aspecto para poder llegar mejor parado a la venidera cita frente al eterno rival Newell’s en el Gigante. Pese a lo irregular que viene mostrando la retaguardia, la resultante marca que el canalla acuñó dos triunfos y tres empates en las primeras cinco presentaciones. También que sigue muy empantanado en el barro del promedio.

   Central está forjando su identidad a medida que avanza la rueda de la Superliga. Todavía cuesta decodificar a qué intenta jugar el equipo. Pero a la vez se percibe que el plan de los jugadores es tratar de imponerse primero desde lo físico y actitudinal para luego poder doblegar al rival de turno.

   Además ante Colón quedó al desnudo que la defensa sigue estando verde. Con laterales que pasan poco al ataque, quizá por decisión táctica claro está. Además, Caruzzo y Barbieri volvieron a dar señales de flaqueza. Las alarmas están encendidas puertas hacia adentro del universo canalla.

   Sobre todo porque se viene el partido que todos quieren ganar. O, realmente, el que nadie quiere perder. El clásico ante Newell’s está a la vuelta de la esquina. Será el próximo domingo en el Gigante, desde las 15.30. Diego Cocca no sólo tiene que pensar en ver cómo reemplaza al lesionado Lucas Gamba (ver aparte). También tiene que apuntalar la defensa como sea porque la grieta que sufre es notoria, pese a que hasta ahora viene camuflada por la ola de triunfos y empates que barren todos los detalles y sólo deja reluciente el momentáneo invicto.

   Pero cuando hay necesidades y obligaciones como tiene Central en torno al promedio, los detalles ocultos pueden atentar contra el crecimiento y evolución. En otro momento la solidez defensiva era como una especie de estandarte en el canalla. Aunque ahora es como abrir y leer una página de un viejo libro.

   El presente marca que el equipo no está bien en el retroceso, pese a los dos grandes triunfos y empates que cosechó en las últimas tres veladas del campeonato local. También indica que sigue en zona de descenso. Sin embargo, el domingo ante la lepra buscará ser sólido en materia defensiva por encima de todas las cosas.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario