Opinión

Principio de incertidumbre

Hay un mundo civilizado a los golpes donde el que más estudia califica mejor. Pero en nuestro país el estudio no es lo más importante: lo primordial es que te voten

Sábado 28 de Octubre de 2017

Al incidir sobre la física cuántica el físico alemán Werner K. Heisemberg con el "principio de la incertidumbre", que le sirvió para obtener el Premio Nobel, puede haber supuesto o no, vaya uno a saber, que lo suyo sería considerado como herramienta de análisis de las ciencias sociales.

Argentina no tiene pensadores que hayan desarrollado líneas propias ni aportes sustantivos, sino un padrón de citas y reescrituras. Eso decía, me decía en una entrevista, Mario Bunge. A Bunge lo odian los psicólogos porque sostienen que toda ciencia es falible y toda creencia dogmática y si el psicoanálisis reconoce dogmáticamente que el Edipo siempre existe es una pseudo ciencia y chau. Lo odian.

Ese principio, que indica que no se puede repicar las campanas en el fondo de la iglesia y acompañar la procesión, todo a la vez, nos acomete. Se nos viene encima. Todo es incierto, todo es oscuro, afirma Miguel Hernández, pero el aclara: menos tu vientre. Para el físico, uno de los mentores de la física cuántica, el asunto aparenta así de sencillo pero le llevó una vida probar que no se pueden medir las cosas desde lugares iguales y etc …

El país vasco, por ejemplo, mientras asesinaba, mediante sus terroristas (la ETA) negociaba por detrás un status de país asociado que los catalanes, más comerciantes, más fenicios y, aparentemente más prácticos, creían no necesitar. El terrorismo consiguió más rápido y claro, condiciones para los hombres de paz. Dudas. Qué conviene.

El "menemismo" subió siempre por el voto popular, el peronismo siempre lo ha hecho de ése modo y deberíamos insistir, por las dudas: el menemismo es peronismo. Esa década, con el valor dólar por moneda, trajo adelantos técnicos fenomenales y destrucciones insoportables. Favorecida por el voto popular. Dudas. Qué conviene. El voto popular resuelve.

De los Santos y Lascano: "Los Monos no podrían existir sin la policía y la política". Así se titula la nota. Los colegas, entrevistados por Alconada Mon, otro colega, en este caso del diario La Nación, con ese título, participan de una importante duda: Quienes son Los Monos. Quienes "los" políticos y quienes "la" policía. No se trató de un libro de ficción sino de un relato periodístico basado en las investigaciones de dos colegas, que firman el documento, que de eso se trata, del primer documento que revela las relaciones de una sociedad que no se ha curado. Es diferente Rosario y sus Monos de lo que pasa en el oscuro fondo de La Matanza o el iluminado patio de Avellaneda. Siglo XXI a pleno. En esta sociedad hay "barrabravas" que fueron titulares de los contratos de jugadores de fútbol, que vendieron propiedades, que participan de negocios de todo tipo, desde venta de vinos finos hasta bares de moda. El crecimiento inusitado de sus dineros, como de su situación social, pone a todos cerca de la pregunta: es esta la sociedad de Los Monos o estamos en otra dimensión. Una brillante reflexión de Adrián Gerber sobre la ciudad y sus gobernantes de los últimos 28 años ("Qué le pasó al socialismo") pone un número sobre la mesa. El 16 por ciento de los votos reales aprueba a la intendencia y su representante. Vamos de nuevo. El 84 por ciento de los sufragios válidos no votó positivamente al gobierno municipal. Dudas. Qué conviene. El voto popular resuelve. Resolvió.

Los más serios analistas de la política dominguera ofertan dos salidas en sus análisis rapiditos. Aconsejan leer que este es un tiempo nuevo, con líderes diferentes y que sonrían para la foto. Amor y paz. Otros, integrantes de la agorería auto cumplida, indican que esto se va al diablo y que pronto pedirán la restitución del poder a Cristina. Hay quienes, más ligeros que los rapiditos, advierten que el peronismo con CFK no tiene otra función que de partenaire del nuevo modelo. Nadie lee el Siglo XXI, los nuevos modos de producción, los nuevos oficios, el fin de un sistema de trabajo y dependencia y el fin, al cabo, de unas proporciones sobre riquezas, capitales, materias primas y mercado interno y externo que, a escala mundial, nos dejan chiquititos, últimos en el tarro de la repartija global. Porque es sistémica y global la controversia y, al cabo, la salida. Global. Que conviene, reconocernos partes de un mundo o del otro, el de las bombas del conflicto de las civilizaciones y las religiones.

Hay un mundo civilizado a sopapos donde el que mas estudia califica mejor y para estudiar hay pisos a cumplir en grados de conocimiento y esos no los ponen los alumnos sino el conocimiento. Y el estudio se paga, siempre se paga. La ignorancia también. Hay un mundo civilizado a sopapos donde existen los ladrones pero van presos, donde los autos matan gente pero los conductores van presos y un mundo lleno de buenos y malos pero en ese mundo no es posible entrar a la función pública con seis pesos en el bolsillo y salir con seis mil. No es posible sin que todos reconozcan que hubo algo feo en eso del crecimiento inusitado del funcionario. Nada es perfecto, pero todos tienden a mejorar. En Argentina, tendemos a mejorar, ésa es la tendencia, si o no. El principio de incertidumbre indicaría que no. Pero ése es solo un Premio Nobel, conocimiento, alguien que estudió. En nuestro país el estudio no es lo más importante, lo primordial es que te voten.

"Principio de indeterminación de Heisenberg. W. Heisenberg ( Premio Nobel de Física 1932) enunció el llamado principio de incertidumbre o principio de indeterminación, según el cual es imposible medir simultáneamente, y con precisión absoluta, el valor de la posición y la cantidad de movimiento de una partícula". Que Google nos ayude. Vote a Google. No lo va a defraudar. Tal vez.

Propietario: © Editorial Diario La Capital S.A. Inscripta en la Sección Estatutos del Registro Público de Comercio de Rosario al T° 80 F° 3602 N° 197 en fecha 19 de mayo de 1999. Dirección Nacional del Derecho de Autor (Registro de propiedad intelectual en trámite). Prohibida toda reproducción total o parcial del contenido de este diario. Dirección, redacción, comercial, circulación y administración: Sarmiento 763, Rosario, CP 2000, provincia de Santa Fe.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario