Opinión

El sol siempre está

Poder y peronismo. El autor de esta nota afirma que el PJ, con sus múltiples matices, reúne el 60% de los votos presidenciales. Análisis de la coyuntura tras la movida de Cristina.

Lunes 20 de Mayo de 2019

La frase de la canción de Marilina Ross ("aunque no lo vean el sol siempre está") es oportuna. En Rosario 32/38 por ciento de " te quiero", según qué encuestadora y quién la paga, indican que antes, durante o después de sus definiciones para las Paso, el voto de CFK existía. En el resto del país igual. Existía. Existe. Alberto Fernández no lo opaca.

La "Máscara de Fernando VII" nos enseñaron que la usamos para liberarnos sin liberarnos del Reino de España. Algo de eso hay. El país no lo gobierna el peronismo, pero no lo pueden evitar (al peronismo) y Alberto Fernández es eso. La máscara. Nos liberamos de CFK pero no nos liberamos. Imposible. Volvamos. El 35 por ciento es mucho. Es real.

Todas las encuestas sostienen que "corrupción" no es ni siquiera uno de los cinco primeros problemas del argentino medio. Consejo: no analicen el tema CFK y fórmula usando las causas judiciales como un impedimento. Valen, sí, para definir el porqué antes del martes 21 de mayo. Nada más. La corrupción no quita votos. No se sostiene que esté bien o mal se afirma, mediante encuestas, que no afligen a los votantes. Entender esto es empezar a entender al peronismo.

La clase media urbana se fue yendo del peronismo. Los informes de los medios (un actor político real y eficiente) construyeron opinión. El peronismo es un partido del poder y, por tanto, disputa eso: el poder. El peronismo era arbitrario e injusto. Algo hay de cierto. Saquemos el peronismo y se irçan la arbitrariedad y la injusticia. No sucedió. No era el peronismo. Era la índole. Peor, era la ineptitud del reemplazo. Eso dicen los mismos actores políticos que serrucharon la base del peronismo en el poder.

Recordemos que en primera vuelta Scioli le ganó a Macri y en el ballottage se invirtieron los términos. Pocos puntos. No hay certeza de la diferencia que los encuestadores del actual gobierno atribuían a Macri (hoy ni los mas cariñosos con el presidente sostienen que tenga diferencias importantes frente a CFK).

El punto de cruce fue "la 125 y el campo". Hoy sigue estando pero ay, ay, ay, no están tan firmes esos votos a la derecha de CFK y sus caprichos frente a "el yuyito". Allí se fue este Fernández que retorna.

La misma sumatoria que otorga 25/30 puntos a Cambiemos, como marca, y 35 puntos a CFK, deja una franja que alguien debe ocupar. Antes del ballottage y la polarización entre los dos mas votados. O se polarizarán. En octubre, acaso en noviembre.

Ja. ¿Si los dos más votados son el pálido Lavagna y la señora que espera detrás del jopo de Alberto…? Esta pregunta es el eje del vivac de Macri.

Todas las municiones para María Eugenia. Todas las pelucas para el nieto de "La gloria de Don Ramiro" (el Larreta). Ese es el 50 por ciento de los votos reales.

El triunfo de Schiaretti y su frase (peronismo republicano o mejor: no hay república sin el peronismo y no hay peronismo legal que no respete la república) es demasiado fuerte. Ese terreno, el de los peronistas territoriales y tranquilos, aflige a la señora y los suyos. No los tiene. Demasiadas humillaciones inolvidables. No los tiene.

La señora perdió a varios infatuados con esta, la maniobra Fernández, ahora quedan los mas fieles y sumisos. Y los de "el carguito". Alberto Fernández vive en la calle Juana P. Manso de Noronha, en barrio Puerto Madero y sale dos veces por día a pasear a un perro. Esta es una señal. Camporitos, Pérsicos, D'Elías deben leer que algo pasó. Algo como los envases truchos. No retornable.

En la provincia esto es un cataclismo anunciado. Roberto Miguel Lifschitz participa del gobierno de Schiaretti con un diputado socialista directo. Margarita Stolbizer también. El gringo Juan mandó señales al progresismo que nuclearía Lavagna, nuclearía. Se repite el condicional. Nuclearía. Señales concretas. Y, paralelamente, ayuda a Omar Perotti, que es el candidato peronista de unidad. Dentro de Perotti los tranquilos y dentro los K.

Antonio Bonfatti no puede insultar a "toooodo" el peronismo porque su gobernador aparece fotografiado con peronistas paladar negro. Un obstáculo que los periodistas no aprovechan.

Perotti no puede sostener que el socialismo es un proyecto con inseguridad y sin destino nacional cuando aún pueden encontrarse mañana con Lavagna /Schiaretti/ Stolbizer /Lifschitz/ Sergio Massa/ y él mismo. Todos contra el Mauri y los Fernández.

Mas allá del "cul de sac" de la provincia, donde los candidatos de las ciudades están decididos para un lado y los candidatos provinciales tienen números diferentes, que aún dicen otra cosa, hay una frase mas a resignificar.

Ella menciona al 22 de junio y los nombres. El 12 de junio los frentes y alianzas (nacionalmente hablando) y el 16 de junio se define la provincia. Todo muy apretado. Demasiado

La señora habló de "una lista para las aso"…¿con quiénes? ¿Deja fuera a los de la "alternativa", definitivamente fuera? Las Paso son en agosto. La señora los desafía con las Paso.

Asombran los analistas que pensaron que CFK actuaría como ellos imaginaban. Asombran los analistas que no entienden que el peronismo, desde febrero de 1946, gana con votos y se somete a ellos. A veces pierde. Asombran los que no entienden dos palabras. Movimiento. Jefatura.

Mínima recordación poscataclismo del helicóptero. Menem 25, NK 22, Rodríguez Saá 12. El peronismo es el 60 por ciento del país en votos presidenciales.

Al Mauri lo salva ser el primero y/o el segundo. Si juegan Lavagna, los Fernández y él, él mismo, el esfuerzo estará centrado en no salir tercero. No lo salva Comodoro Py de este peligro.

La señora ya dio la primera vuelta al circuito. Los otros aún no.

En la provincia la definición estará entre uno que no quiere al peronismo y otro que quiere ser peronista tranquilo.

Rosario, como siempre, es rara. Ese 35 por ciento de votos de CFK definirán una intendencia y una gobernación, pero nadie cree que estén firmemente encolumnados en sitio alguno. Nadie. Todos, igual, saben que están esos votos, ahí están. Como el sol.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario