mujer

La defensa personal es cuestión de actitud

La inseguridad urbana preocupa a todos, aunque quizás más a las mujeres. Vivir con miedo no aporta ninguna solución al problema y puede resultar estresante.

Domingo 06 de Julio de 2008

La inseguridad urbana preocupa a todos, aunque quizás más a las mujeres. Vivir con miedo no aporta ninguna solución al problema y puede resultar estresante. Un camino para afrontar los temores puede ser el aprendizaje de técnicas de defensa personal, tal como aconseja un grupo de profesionales rosarinos de distintas disciplinas.

El equipo ofrecerá un curso de defensa personal y seguridad urbana para mujeres mayores de 18 años. Estará a cargo del instructor mayor de taekwondo Guillermo O’ Keeffe, la psicóloga Carina Biglieri, el comisario general Carlos De Negri (ex jefe de policía de la provincia) y el instructor mayor de aikido, Eduardo Colazo.

Preocupados por el aumento de delitos, el grupo ideó la actividad con el fin de que las mujeres no se sientan vulnerables ante una situación de riesgo y puedan contar con recursos para zafar del atacante. Para O’ Keeffe un error frecuente de la población "es creer que a mí no me va a pasar, cuando en realidad todos estamos expuestos a posibles agresiones".

Pero lo importante para el equipo de profesionales no es sólo saber defenderse ante un ataque sino también prevenir situaciones de peligro. "El 100% de seguridad no existe. Casi siempre es un 85% de prevención, 10% de acción y 5% de suerte", agregó convencido O’ Keeffe, quien es Vº Dan en taekwondo y árbitro internacional. Si se va caminando con la cartera al descuido, se espera el colectivo en un lugar desértico y se sale de un banco con un portafolio, la persona se expone más al peligro (ver aparte).

La propuesta se basa en la enseñanza de mnemotecnias para evitar situaciones de riesgo, y la incorporación de actitudes de alerta y confianza en uno mismo para enfrentar este tipo de episodios.

"La actitud de una persona puede exponerlo como víctima. La práctica de artes marciales justamente modifica la actitud: en vez de mostrar miedo ante un problema se refleja seguridad", comentó Biglieri, que de eso sabe. Además de ser psicóloga, es punta azul en taekwondo y una vez en una situación de riesgo le alcanzó con levantar el puño cerrado para espantar a un posible atacante.

"Iba caminando con una amiga y un hombre nos cerró el paso. Levanté el puño cerrado y el hombre pegó un salto a la calle. No necesité pegarle. Mi reacción lo asustó", recordó Biglieri, quien agregó: "La actitud se refleja no sólo a través de la mirada sino también con el lenguaje corporal y el tono de voz. Hay que mirar fijo y hablar con un tono de autoridad".

"Nadie se sorprende más que el agresor cuando es atacado porque supone que la mujer se va a asustar y no va a ofrecer resistencia", destacó O’ Keeffe.

Zafar del atacante

Para suprimir o incapacitar momentáneamente a un hipotético atacante los profesionales sugieren la incorporación de técnicas de defensa personal provenientes de las artes marciales. La idea no es que la mujer se ponga a luchar a la par de un hombre, sino que aprenda cómo zafar del atacante para escapar.

Del taekwondo (arte marcial coreano) enseñan distintos tipos de golpes y del aikido (arte marcial japonés), técnicas destinadas a soltarse o sacarse de encima al agresor. "El aikido trabaja con el punto débil del otro (hay uno en la mano que al presionarlo lleva a que el atacante abra la mano). Algunas de las partes más vulnerables del cuerpo son los ojos, los testículos, la garganta y las rodillas", explicó O’ Keefe, quien aclaró que cuando el atacante tiene un arma de fuego, hay que sonreír y darle la cartera porque se está en desventaja.

En caso de tenerlos a mano, otros recursos de defensa son los diarios y revistas enrollados ya que pegan fuerte, además de las llaves que ayudan a dar un buen golpe.

Cuestión de género

Para Biglieri "la independencia ganada por la mujer en las últimas décadas —muchas tienen auto propio, se manejan solas y se autoabastecen— le ha dado una sensación de falsa seguridad. Cree que nada le puede pasar y eso facilita un posible ataque. Como el sexo femenino está en desventaja física, es necesario no llegar a la situación de enfrentamiento".

"Las mujeres que aprenden artes marciales piensan que no hay nada que las pueda vencer, cuando en realidad no es así", agregó.

El delincuente busca al más débil, elige el momento y el lugar donde atacar a la víctima. Hay que estar atentos y no exponerse a situaciones peligrosas para evitar un posible robo, ataque o abuso sexual. La clave es cuidarse y estar alerta ante cualquier incidente. Y si hace falta, ¡salir a defenderse!

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario