La Región

La planta de Guerrero en San Lorenzo vuelve hoy a su producción normal

La medida de fuerza de ayer generó incertidumbre tras la decisión de la empresa de un asueto sin aviso. Hoy, reunión en Trabajo.

Martes 03 de Julio de 2018

Guerrero, la planta productora de motos de San Lorenzo, cerró ayer sus puertas en una confusa situación y el gremio decidió una medida de fuerza. El aviso que dio la empresa fue de "asueto", pero coincidió con dos despidos del viernes pasado. Hoy, a las 11, el Ministerio de Trabajo citó a las partes, pero mientras tanto la empresa dijo que la normalidad reinará en el predio y abrirá sus puertas.

Ayer, el humo negro cubría el frente de la empresa y la preocupación se apoderaba de todos los rincones. La firma que suma unos 200 empleados, el viernes despidió a dos trabajadores e intercambió opiniones con el gremio. En consecuencia, envió un mail notificando que el lunes declaraba asueto y no abría sus puertas. Los motivos radicaban en "la caída de las ventas, en el aumento del dólar y un posible conflicto gremial".

Los rumores se acrecentaron el fin de semana y con los fantasmas de un posible cierre el Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte (Smata) cubrió el frente de cubiertas encendidas. Alrededor de las 16 con el llamado del Ministerio de Trabajo y la confirmación que hoy martes la empresa abría las puertas, se levantó la medida.

El subsecretario gremial de Smata Rosario, Román Moyano, en diálogo con LaCapital confirmó: "A las 11 tenemos una reunión en el ministerio donde vamos a discutir los dos despidos del viernes". Y reafirmó: "La empresa dijo que va a trabajar normalmente, sin desconocer la difícil situación que está atravesando".

guerrero.jpeg

Incertidumbre

Sobre el confuso episodio del lunes, Moyano detalló: "La empresa intuyó que íbamos a hacer una medida de fuerza y el viernes prefirió avisarles a algunos trabajadores para que no vayan, y evitarles que vivan un posible mal momento". Pero lo que llamó la atención fue que no estaba previsto el paro, sino que se concretó a partir del dudoso cierre: "Nosotros siempre agotamos los pasos administrativos y después decretamos una medida de fuerza. En esta ocasión los despidos fueron el viernes a última hora, todavía no habíamos ni presentado la denuncia en el ministerio".

Sobre el aviso que le llegó a los trabajadores por escrito el gremialista simplificó: "En el mail decía que no vayan a trabajar el lunes, que la empresa les daba una asueto, pero ponía como razón la disparada del dólar, la baja en las ventas y problemas gremiales".

Baja en las ventas

En relación a la situación económica de la empresa Guerrero, los obreros confirman una importante baja en las ventas que alcanza casi al cincuenta por ciento: "Nosotros podemos ver cuántas motos se venden por mes y antes vendían mensualmente alrededor de 3.000 motos y ahora llegan aproximadamente a las 1.400".

La crisis financiera es evidente, pero las partes se mantenían medidas hasta la confusión del lunes. "Nosotros siempre nos mostramos dispuestos a acompañar y apoyar a la empresa, pero con la gente adentro: algún tipo de suspensión, de banco de horas, retiros voluntarios, pero sin que ninguno pierda el trabajo", ahondó el subsecretario gremial de Smata.

smata3.jpg

Comunicado

Por su parte, la empresa también se mostró disconforme con la postal que ofreció su sede en el cordón industrial y decidió emitir un comunicado oficial: "Ante infundadas versiones que estarían difundiendo del cierre de nuestra empresa, nos vemos en la obligación de hacer saber que dicha información resulta totalmente falsa y descalificada. Pagoda SA es una sólida empresa con más de 40 años de reconocida trayectoria en la industria de la motocicleta, la cual de ninguna manera tiene previsto su cierre ni apartamiento del mercado, por lo que todas las versiones que están circulando resultan totalmente falsas".

Aprovechó la ocasión para confirmar la difícil situación financiera: "Por supuesto no somos ajenos a la realidad económica que atraviesa el mercado de la moto, con caída de las ventas, producto de la situación económica y políticas del país. En este marco estamos haciendo todos los esfuerzos y asumiendo todos los compromisos para superar la situación y esperamos una pronta recuperación del mercado en los próximos meses".

Al culminar, ratificó que hoy abrirán las puertas con normalidad: "Por ese motivo, con el objetivo de evitar toda confrontación con la entidad gremial y encontrar un entendimiento mediante un dialogo serio y responsable se ha tomado la decisión de no trabajar el día 2 de julio de 2018 y retomar normalmente el 3 de julio con todo optimismo y confianza".

Negociación

Desde el Ministerio de Trabajo observaron de cerca el panorama y ante las versiones rondantes decidieron llamar a las partes. En diálogo con LaCapital el referente de la cartera Julio Genesini, expresó: "Citamos a una audiencia a las 11 en el Ministerio de Trabajo a la empresa y al sindicato, y allí veremos la posición de las partes y tratar de resolver el conflicto".

Sobre las próximas medidas Genesini se mostró cauto: "La conciliación obligatoria está siempre a disposición, se verá a partir de lo que suceda en la audiencia". Y avanzó: "Estas audiencias tienen la intención de formalizar el conflicto, más allá de las especulaciones y los rumores. Arranca con dos despidos, por eso tratamos siempre de encontrar un ámbito formal para crear un espacio de conciliación, de paz social, para generar un diálogo positivo".

Destacando el asombro que generó la decisión del asueto de ayer, el funcionario provincial describió: "Veremos mañana cuáles son las razones de la decisión de la empresa, para el gremio fue sorpresivo. El asueto genera un escenario más allá del problema en sí, que significan los despidos y ameritan preocupación. Uno puede hablar de la magnitud de la situación, pero para la persona que está involucrada es un drama enorme así sea sólo un trabajador. El hecho del cierre genera más preocupación porque genera la incertidumbre de si va a haber continuidad o no de la empresa".

Panorama

Asimismo evaluó el complejo momento que enfrenta el sector: "Veníamos con un escenario del año pasado con un impulso de la obra pública, la generación de puestos de trabajo que implicó la construcción, el empuje que en sí genera la construcción en otros rubros, hubo un empleo registrado de más de un punto, alrededor de 5.500 puestos de trabajo. Esa tendencia se venía dando en el primer trimestre, si bien todavía no están todas las estadísticas, pero ya en abril hay una tendencia levente negativa y luego aparece la corrida cambiaria, el incremento de la tasa de interés, el acuerdo del FMI, la proyecciones que puede tener la económica con las políticas de ajuste, la admisión del gobierno nacional de que haya un panorama recesivo, la retracción de la demanda como consecuencia de la devaluación y la pérdida del poder adquisitivo en un contexto donde se genera un panorama realmente de mucha incertidumbre, no propicio para la generación de trabajo".

La industria enfrenta por la descripción del panorama macro una compleja situación, más aún los obreros que además de las dificultades económicas con una inflación creciente y un poder adquisitivo que pierde valor, debe enfrentar la duda de su continuidad laboral. En ese contexto, la susceptibilidad reina y el rumor desestabiliza. Afortunadamente en la empresa Guerrero todo volverá a la normalidad hoy. Al parecer, los 200 puestos de trabajo están garantizados y negociarán lo que sucederá con los dos despedidos del viernes, para que puedan reincorporarse a partir de la intervención del Ministerio de Trabajo.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});