PANDEMIA

Intendente santafesino contrajo Covid y reavivó la polémica por las marchas

En el gobierno provincial no ocultaron su malestar y reforzaron medidas preventivas por contactos recientes con el dirigente radical.

Viernes 21 de Agosto de 2020

La confirmación en boca del propio intendente de Avellaneda, Dionisio Scarpin, de que padece coronavirus, diagnosticado al día siguiente de haber participado de la protesta callejera del #17A en esa ciudad del norte santafesino, no sólo reavivó ayer la polémica por las movilizaciones políticas en plena pandemia sino que obligó a una meticulosa reconstrucción de las recientes actividades desplegadas por el radical afín a Juntos por el Cambio (JxC).

   A través de un video difundido en redes sociales, Scarpin contó que el martes a la mañana tuvo “un pequeño malestar”, por lo que al mediodía le realizaron un hisopado. “Me acaban de notificar que dio resultado positivo de Covid”, indicó el intendente, que contó que tanto él como su familia están “bien, en buenas condiciones de salud”.

   El radical también pidió a los habitantes de Avellaneda extremar los cuidados para evitar contagios y aclaró que “todos aquellos que hayan tenido contacto” con él iban a recibir un llamado telefónico de las autoridades sanitarias de la provincia. La Municipalidad de esa ciudad, en tanto, dispuso asueto administrativo para ayer y hoy.

   Apenas difundido el video de Scarpin, los medios de comunicación de Avellaneda y Reconquista (ciudad vecina) multiplicaron fotos y filmaciones que reflejaron al intendente durante la convocatoria del #17A, realizada el lunes, con una bandera argentina sobre los hombros, rodeado de varias personas y con un tapaboca celeste y blanco bien puesto y, en otras oportunidades, caído a la altura del mentón.

Embed

   Consumada la movilización en rechazo a las políticas del gobierno nacional (Rosario, la Capital Federal y otros puntos del país), se ensanchó la grieta entre quienes reivindicaron la defensa de “la República y las libertades individuales”, más allá de las restricciones sanitarias que impone la pandemia, y los que objetaron la convocatoria por considerar que puso en riesgo el bienestar colectivo.

   La participación de Scarpin en el #17A y la posterior confirmación de su contagio de Covid-19 recalentó la polémica. Y en la Casa Gris deslizaron a La Capital sus reproches al radical: “Es preocupante. Los ciudadanos suelen tomar como referencia a sus dirigentes, cuyas acciones muchas veces marcan el camino a seguir. Sin minimizar el impacto económico y social que estamos acusando, pedir una apertura constituye una señal hacia la gente de que todo está bien, cuando la situación sanitaria es compleja”.

   Pero la inquietud oficial sobre las recientes acciones de Scarpin sumó fundamentos: el intendente estuvo sobre el cierre de la semana pasada en la Gobernación realizando diversas gestiones. En ese sentido, autoridades sanitarias continúan abocadas a la reconstrucción del periplo del radical.

   Los expertos en salud vienen trabajando con un protocolo que, frente a un enfermo de coronavirus con “una vida normal”, estipula un rastreo (48 horas hacia atrás a partir de la confirmación del contagio) de entre siete y diez personas con las que pudo existir contacto personal.

   Por eso, no hay que soslayar la amplitud que suele tener la agenda de la dirigencia política, como tampoco el rango de las últimas actividades desplegadas por Scarpin hasta la confirmación de su contagio, que incluye la movida de la oposición.

   Entre los participantes del #17A en Avellaneda también pudo verse al senador provincial radical Orfilio Marcón (departamento General Obligado), quien posteó en redes sociales: “Acompañamos a los vecinos en el banderazo”.

   Días atrás, la muerte del CEO de Vicentin, Sergio Nardelli, potenció la incertidumbre que rodea al gigante agroexportador en default desde fines de 2019 y reactivó la discusión en torno a la injerencia de la Nación y la provincia a modo de rescate.

   En ese marco, Scarpin señaló que el Estado, en casos como el de la cerealera en concurso de acreedores, “tiene que sentarse en una mesa para tratar de ayudar a resolver los problemas”. De todos modos, ratificó su rechazo a una eventual intervención o expropiación de la empresa.

   El pronunciamiento del radical no pasó desapercibido ya que, en los últimos meses, impulsó las marchas realizadas en Avellaneda, donde se encuentra la sede central de Vicentin, en respaldo a la continuidad de la firma en manos privadas.

Otra movilización

Luego de que el oficialismo ratificara la continuidad del debate de la reforma judicial y fijara para el miércoles próximo el debate en el Senado nacional, donde podría obtener media sanción, en redes sociales se viralizó la convocatoria a una nueva movilización con el hashtag #26ATodosAlCongreso.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS