LA REGIÓN

Festram expresó su rechazo a la política salarial del municipio de San Cristóbal

El gremio manifestó que las autoridades de la ciudad llevan adelante un plan sistemático de precarización

Martes 29 de Septiembre de 2020

La Federación de Sindicatos de Trabajadores Municipales de la Provincia de Santa Fe (Festram) rechaza la política salarial que intenta imponerse a los trabajadores municipales en la ciudad de San Cristóbal. El gremio se manifestó a partir de que tomó estado público un intento de acuerdo salarial llevado adelante por el intendente Horacio Rigo con el personal contratado y el informal (Pasam) de ese municipio.

Festram expresó que la autoridades de la ciudad de San Cristóbal desde hace varios años han tomado la decisión política de desarrollar un plan sistemático de precarización con sus trabajadores que se expresa en la situación que hoy se hace pública.

El gremio manifestó que esta nefasta decisión de las autoridades que han dirigido los destinos de la ciudad cuenta con el consenso de todo el arco político, incluido el regional y provincial en general, y del propio senador departamental Felipe Michlig en particular, provocando un perverso sistema de pérdida de derechos de los trabajadores municipales.

Festram recordó que el propio Michlig, siendo presidente comunal de Ambrosetti, pagaba con bonos de su propio supermercado a los trabajadores de esa comuna.

Según la federación, nada tienen que ver los recursos con los que se cuenta en este contexto, sino que se trata de una decisión mucho más profunda, iniciada hace muchos años para incorporar las peores prácticas del modelo neoliberal al sector público municipal.

El gremio dejó en claro que no existe ningún posible acuerdo en un marco de precarización, irregularidad, violencia e intimidación como ocurre en la ciudad de San Cristóbal, pues allí no se respeta el modelo de discusión salarial que la Ley 9.996 exige, y el intendente pretende mostrar un acuerdo que en realidad es una imposición para mantener la política de precarización decidida.

Los montos abonados cada mes a estos trabajadores y trabajadoras no son solo irrisorios —agregó Festram—, sino también los aumentos anunciados ahora como mejoras salariales ($8 la hora, lo que equivale a $1.000 por mes), que lo único que logran es profundizar la precarización.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario