La Región

Alvarez reza por los desaparecidos la tarde del domingo en el río Paraná

La iglesia del pueblo estuvo muy concurrida durante todo el día. Todos iban a orar por el joven muerto y por los que todavía son buscados.

Miércoles 18 de Julio de 2018

El pueblo de Alvarez permanecía ayer sumido en la congoja y la consternación por la tragedia que asoló a la pequeña comunidad ubicada 30 kilómetros al sudoeste de Rosario, con la muerte de un joven y las ya pocas esperanzas de encontrar con vida a otros tres oriundos de la localidad y un pescador de Pueblo Esther que desaparecieron en las aguas del río Paraná en la tarde del domingo.

Estas cinco personas, más otras tres que lograron sobrevivir regresaban de una excursión de pesca por las islas, pero el oleaje y el viento hicieron zozobrar a una embarcación que era insuficiente para transportar ocho personas y sus equipos de camping y pesca. La lancha se hundió en el río y ayer seguían los operativos de rastrillaje de Prefectura en la zona, mientras en Alvarez la comunidad se recogía en el silencio o la oración.

Una parte de la comunidad eligió darse ánimo en la oración, el lunes ante una imagen ubicada en la entrada de la localidad y desde el mediodía de ayer en la iglesia local.

Por allí fueron pasando a lo largo de la jornada numerosos vecinos a orar ante el altar donde se ubicaron, acompañado cada uno de una vela, los retratos de Agustín Laporta, Lucas Villagrán y Ernesto Rodríguez, que aún son buscados en el río, y el fallecido Damián Vivas.

Estos cuatro jóvenes habitantes de Alvarez, junto a Guillermo Barrionuevo, Pedro Renzone y Bruno Cetto, quienes sobrevivieron a la tragedia, habían emprendido una excursión de pesca en las islas del Paraná, desde la parada de pescadores denominada Bajada Colacho, en la localidad de Pueblo Esther. Desde allí partieron el sábado en la embarcación del pescador Ricardo Guerín, que también está desaparecido, con la intención de pernoctar en las islas y retornar el domingo al atardecer. Sin embargo, el oleaje y los fuertes vientos a la hora del regreso conspiraron contra una embarcación sobrecargada de pasajeros que zozobró por el ingreso de agua.

Según indicaron a este diario vecinos que anoche estaban frente a la iglesia, donde seguían incesantes las oraciones, la excursión tuvo como excusa celebrar el cumpleaños de Laporta, uno de los desaparecidos, y del viaje de ida también participó su hermano mayor quien retornó solo el sábado a la noche ya que no tenía ganas de pernoctar en la isla con el frío reinante. La fortuna, en su caso, estuvo de su lado.

Antes de la misa vespertina oficiada por el cura Sergio Echerberger, y luego también, la iglesia fue una verdadera romería de vecinos que iban a orar por el joven muerto y los otros desaparecidos.

Testimonios

Allí, dos vecinas, Aurora y Pilar, contaron que el lunes fueron "a la entrada del pueblo con la Virgencita, y ahí convocamos a todo el pueblo y vinimos a la iglesia a rezar". También les costaba pensar en una tragedia de estas características que hubiera afectado al pueblo en el pasado, pero recordaron que "hace muchos años pasó algo similar con la familia Struppeni, que se ahogaron en el río cuatro integrantes y sólo se salvó uno de los chicos que no lo llevaron al río porque era travieso".

Susana, vecina del pueblo y también es asistente en la parroquia, señaló que "el pueblo está muy dolido, hay mucho silencio, se ven las calles vacías, hay mucho dolor porque son todos chicos conocidos, acá somos todos una gran familia". Añadió que "todos son compañeros de la misma escuela, van al mismo club, acá hay dos clubes —Sportivo y Unión— pero llega un momento que los chicos se juntan todos, comparten los mismos boliches".

La tragedia paralizó al pueblo a tal punto que el clásico del fútbol local —Unión versus Sportivo— que debía jugarse el domingo próximo fue suspendido, al igual que todas los festejos previstos para el sábado por el Día del Amigo . "Incluso se levantaron actividades por las vacaciones de invierno, la gente tiene ganas de estar en oración", aseveró esta vecina.

A ella también le costaba mencionar una tragedia similar en tiempos recientes y tuvo que ir unas cuatro décadas atrás cuando "ocurrió un accidente en la curtiembre donde fallecieron muchas personas".

En la iglesia había varios familiares directos de las víctimas orando. Soraya, hermana de Rodríguez, que está desaparecido, dialogó con este diario en el acceso al templo. "Somos 14 hermanos, Ernesto no tiene hijos pero los tiene su mujer, los hijos de ella lo aprecian mucho. Mi hermano tenía un grupo de primos y tíos que iban casi todos los fines de semana a pescar. También iba con los amigos", señaló.

Sobre el trágico viaje, la joven explicó que "él ya lo conocía al dueño de la lancha, porque hace 10 años que van al río. Era el cumpleaños de su amigo Agustín y por eso fueron a pasear". Y añadió: "Nos enteramos (de lo sucedido) porque mi hermana estaba consolando a la amiga del chico fallecido —Damián Vivas— y después, a los 15 o 20 minutos nos enteramos que era mi hermano que estaba desaparecido".

En la puerta de la iglesia también estaba Raúl, un vecino de la zona de La Carolina, cercana a Alvarez, pero que compartía el dolor ya que "conozco a todos los de aquí y estamos siempre yendo y viniendo". Compartió que "todo el pueblo está conmovido con esta tragedia. Ellos siempre iban a la Bajada Colacho, en Pueblo Esther, a que un pescador los cruzara en su lancha", y apuntó que "Prefectura es responsable porque tendría que controlar a las lanchas que están siempre allí y te cruzan. No pueden decir que no sabían lo que pasa".

Mientras seguía la búsqueda de los cuatro desaparecidos en el río, ya sin pocas esperanzas de encontrarlos con vida, algunos familiares habían pasado la jornada en la Bajada Colacho o en la sede de Prefectura de Arroyo Seco esperando novedades, y mientras efectivos de la fuerza realizaban tareas de rastrillaje. En tanto, los tres sobrevivientes se recuperan con sus familias y contención psicológica para tratar de empezar a superar la tragedia.

Rastrillajes

Al cierre de esta edición, tras una segunda jornada de rastrillajes en el río, los efectivos de Prefectura no habían podido hallar a los cuatro desaparecidos. Respecto del naufragio, el jefe de la fuerza para la Zona Bajo Paraná, Fernando Santucci, explicó que "se intensificó el trabajo de los buzos en la zona del hundimiento, pero hay que tener en cuenta las condiciones climáticas ya que el viento conspira mucho para la tarea de los buzos".

Señaló que "hay que ser realistas, las esperanzas de hallarlos con vida son prácticamente nulas. Se acudió de forma inmediata una vez tomado conocimiento de lo sucedido, y además se cuenta con el relato previo de los mismos compañeros que vieron como sus amigos se iban hundiendo a medida que pasaba el tiempo".

El prefecto consideró que "lamentablemente conspiraron una serie de hechos: una embarcación que estaba siendo cargada con ocho personas, con equipamiento y elementos de pesca, con un río bastante complicado en cuanto a viento y oleaje, un motor fuera de borda que según me informan no superaba los 25 HP, toda una serie de elementos que nos llevaron a este triste desenlace".

Respecto de los controles de la actividad de estos pescadores que cruzan en lancha a terceros, Santucci indicó: "Tenemos que separar la actividad que desarrolla el pescador artesanal, que por lo general es una persona muy prudente en la navegación, de aquel que hace un traslado de personas de una costa a otra con una embarcación rudimentaria, sin autorización, sin inspección, sin elementos, y está haciendo una tarea comercial que está en infracción, y lamentablemente realiza esa actividad cuando la institución no está en el lugar, cuando el guardacosta o la unidad que patrullaba se alejó. Ellos saben bien que es una actividad ilegal por la que se le incauta a embarcación, pero aprovechan para hacerlo cuando nuestras unidades no están en el lugar".

También confirmó que "la persona que los cruzó no tenía habilitación, no solo él como navegante sino la embarcación, e hizo una actividad comercial sin autorización y encima sobrecargó una embarcación que no estaba en condiciones".

Incesantes Oraciones. Los habitantes del pueblo se reunieron en la iglesia a pedir por la vida de los jóvenes.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});