La ciudad

Un programa para que los pibes lleguen a la universidad

La UNR se acercará a las escuelas secundarias de los barrios con orientación vocacional, tutorías y propuestas de becas para los alumnos.

Viernes 11 de Octubre de 2019

La Universidad Nacional de Rosario implementará un programa para que adolescentes de sectores vulnerables puedan seguir estudiando. Para eso, a partir de marzo, trabajarán en conjunto con escuelas secundarias dando acompañamiento y orientación vocacional a sus alumnos que, cuando ingresen a las carreras, accederán a tutorías y becas de transporte, alimentos y material de estudios.

El rector Franco Bartolacci presentó ayer en el Consejo Superior el programa de becas que busca favorecer el ingreso de jóvenes que, pese a la gratuidad y el ingreso irrestricto, tradicionalmente no llegan a la universidad pública.

"Hemos destinado recursos, acciones y políticas para garantizar la permanencia de quienes ya ingresaron a nuestra universidad; pero es tiempo de que lo hagamos también para quienes tienen la vocación de estudiar en la universidad y no pueden llegar. El acceso a la educación superior es un derecho y es nuestra responsabilidad trabajar para garantizarlo", sostuvo Bartolacci.

La propuesta se presentó como Programa Integral de Becas para el Acceso a la Universidad Pública y tiene como objetivo facilitar la inserción de los alumnos que terminan el secundario. Con esa misión, desde el inicio del próximo ciclo lectivo, se realizará un trabajo conjunto entre universitarios y docentes de escuelas media para detectar aquellos grupos de alumnos que tengan interés de continuar estudiando.

Según explicaron desde Rectorado, la idea es organizar espacios de trabajo en común entre la UNR y las escuelas secundarias públicas con la idea de fortalecer el proceso de inserción de los alumnos en las distintas carreras.

Así, en el último año del secundario sumará actividades de orientación vocacional y de incorporación a la vida universitaria. Y, cuando los alumnos comiencen el cursado de la carrera, podrán acceder a tutorías y becas integrales que cubran el transporte, alimentación y material de estudios.

Con estas medidas, confían en el entorno del rector, se podrán garantizar las condiciones para que jóvenes de los sectores más vulnerables puedan acceder a una educación superior de calidad.

Si bien, la UNR no tiene estadísticas sobre el nivel de ingresos de sus alumnos, el último boletín estadístico incluye algunos datos que permiten hacer una lectura. De sus 82 mil alumnos, el 35 por ciento estudia y trabaja, un porcentaje que llega al 52 por ciento entre los alumnos de las carreras terciarias del Superior y al 58 por ciento en el Politécnico.

Y de los 17 mil inscriptos que empezaron a cursar alguna carrera el año pasado, el 57 por ciento son la primera generación de universitarios en la familia.

Las primeras

Si bien el programa comenzará el próximo ciclo lectivo, desde la UNR confiaron que en lo que queda del año se desarrollará una prueba piloto en las escuelas que ya participan de otros programas de extensión de la universidad.

Estas secundarias que ya tienen un contacto institucional con la UNR recibirán en las próximas semanas una invitación para sumarse a la experiencia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario